lunes, 31 de octubre de 2011

Soberanía alimentaria y el nuevo ‘descubrimiento' de la biodiversidad




Hace miles de años que en especial las mujeres, pero también los hombres, de diferentes pueblos en las más diversas partes del mundo, han garantizado la soberanía alimentaria, basándose en la biodiversidad de las regiones donde viven. Con sabiduría, supieron distinguir y utilizar semillas, raíces, frutas, hojas, árboles, arbustos, plantas medicinales, animales, peces y mucho más.
Pero nuestro mundo llamado moderno consiguió reducir de forma drástica la riqueza de la biodiversidad, introduciendo monocultivos en gran escala para la producción de alimentos y productos como la madera.
Mientras los defensores del modelo del monocultivo argumentan que éste ha producido más granos, más comida, se constata que ha reducido la soberanía alimentaria.
Parece curioso que en las últimas décadas y, sobre todo, más recientemente, la biodiversidad captó nuevamente el interés de las grandes empresas que tanto defienden el monocultivo y contribuyeron en mucho para reducir la biodiversidad. ¿Por qué será?
Además del patentado de las semillas, en curso desde hace años, más recientemente, también otros elementos de la biodiversidad están en la mira del gran capital, en la medida en que estos elementos se vuelvan más escasos, como el agua, la regulación del clima, la conservación del suelo, etc.
En este boletín, los diversos artículos tienen que ver con esa nueva amenaza del redescubrimiento de la biodiversidad por parte de las empresas transnacionales por ejemplo, cuando quieren vender servicios ambientales. Eso puede generar profundos impactos sobre la vida de las personas, como muestra el proyecto de la empresa británica New Forests Company que actúa en Uganda, e incluso está certificada por el sello verde del FSC. Para que esa empresa plante sus monocultivos de árboles, expulsó nada menos que a 22 mil personas, con vistas a la venta del servicio ambiental de carbono, comprometiendo drásticamente la soberanía alimentaria de toda una población.
Dedicamos este boletín a las poblaciones que resisten al intento de mercantilización de la naturaleza y buscan defender sus territorios con toda su biodiversidad. Apoyamos a Via Campesina que, en este mes de octubre, junto a otras organizaciones, presionaron a la FAO en Roma, en especial al Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, para que se prohíba el ´acaparamiento de tierras´, la apropiación y concentración de tierras en manos de inversores, estados y empresas extranjeras, que ocurre, principalmente, en África. Este proceso perverso incentiva la agricultura del monocultivo, los agrocombustibles y la apropiación y venta de servicios ambientales. Según Oxfam, cerca de 227 millones de hectáreas de tierras ya estarían vendidas o dadas en concesión, un área del tamaño de todo el Noroeste de Europa, mostrando la profunda injusticia social y ambiental de ese modelo. ¡Reforzamos el llamamiento para que la FAO tome medidas que garanticen los derechos de los campesinos a sus tierras y a los recursos naturales!
Finalizamos con una buena noticia que nos motiva y anima: felicitamos a la organización amiga GRAIN, una de las organizaciones que desde hace muchos años alerta sobre la destrucción de la biodiversidad, mientras defiende la soberanía alimentaria. GRAIN ganó el llamado Right Livelihood Award, una especie de premio Nobel Alternativo, por su trabajo contra el ´acaparamiento de tierras ´ y en defensa de la agricultura campesina.
Editorial del Boletin del WRM / Nº171

------------------------------------------------------

No existe soberanía alimentaria sin biodiversidad
Los monocultivos en gran escala para la producción de alimentos han sido introducidos, junto a "paquetes tecnológicos" de la "revolución verde" que, a lo largo de los años, han envenenado y empobrecido la biodiversidad, afectando en especial a las mujeres, porque ellas son, en muchas comunidades alrededor del mundo, las principales responsables de velar por la salud, el abastecimiento de agua y la producción de alimentos- actividades muy vinculadas a la conservación de la biodiversidad.
Al mismo tiempo en que gran parte de esa diversidad ya se perdió, se introdujeron y avanzan los monocultivos transgénicos de soja, maíz, eucalipto, etc. En sus definiciones, los organismos oficiales como la FAO apoyan y fortalecen el modelo de monocultivos, llamando ‘bosque' al monocultivo incluso de eucalipto transgénico y, de esta forma, desconsiderando completamente la enorme biodiversidad de un bosque de verdad.
El modelo de monocultivo en gran escala siempre ha alegado su supuesta ‘productividad', la cual, sin embargo, no logró – ni logra evitar que aproximadamente mil millones de personas sigan sufriendo de hambre en el mundo. Cabe aclarar que esa 'productividad' viene siendo cuestionada seriamente, incluso por la ciencia. El mayor estudio sobre este tema en los Estados Unidos comprobó que la agricultura sin insumos químicos es muy superior al modelo convencional en términos de cosecha y viabilidad (1). Y aún más, es un hecho que los campesinos, a pesar de todas las presiones vividas, siguen siendo responsables de la producción de la mayor parte de la comida consumida por la población mundial.
Y fueron justamente campesinos y campesinas, organizados en la Vía Campesina, los que a comienzos de la década de 1990 desarrollaron el concepto de Soberanía Alimentaria, un concepto amplio que engloba enfoques especiales para enfrentar y generar alternativas a las políticas neoliberales que mantienen el paradigma de desarrollo dominante fundamentado en el comercio y laproducción industrial agrícola y de alimentos. Tales políticas, canalizadas en gran medida por el “marco” internacional dado por la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otros organismos de la política económico- financiera internacional, han sido responsables, entre otras cosas, de la continua expulsión de los campesinos y campesinas del campo y del creciente control de algunas empresas transnacionales sobre la cadena productiva que va desde la producción de las semillas hasta la venta de granos- factores que provocaron una reducción de la soberanía alimentaria.
Dentro de esta misma lógica, hace algunas décadas que está en curso un proceso de apropiación y privatización de semillas en el mundo por parte de algunas pocas empresas transnacionales, occidentales, que se conoce como 'patentamiento'. Hoy en día, muchos campesinos se ven obligados a comprar semillas, pagando ‘royalties' a las empresas 'dueñas' de tal semilla. Así pierden su autonomía para reproducir la vida en la tierra, y enriquecen a dichas empresas. Y para las empresas es estratégico tener el control sobre todas las semillas para seguir garantizando el abastecimiento a los agricultores.
Más recientemente surgió el concepto de los llamados ‘servicios ambientales', que implica que los elementos de la biodiversidad como el agua, la regulación del clima, la conservación del suelo puedan ser comercializados, inclusive en las bolsas de valores, abriendo margen a la especulación con la naturaleza. El hecho de que su valor dependa necesariamente de la oferta conduce a una lógica perversa: a más destrucción, más podrá rendir un ‘servicio ambiental'. Y todo eso se llama ‘economía verde'.
¿Qué significa eso para las poblaciones locales y, sobretodo, para la biodiversidad y la soberanía alimentaria? Significa más presión sobre los recursos naturales y la biodiversidad de los que esas poblaciones dependen, y a su vez, implica más expulsión de miles de personas. Y si eventualmente se acepta su permanencia, la población no podrá interferir más en los recursos, en la biodiversidad. Es una falta de respeto a su cultura y reduce su soberanía alimentaria, por ejemplo, cuando se les prohíbe plantar sus cultivos de subsistencia- algo que ya está ocurriendo en diversas partes del mundo. De esta forma, pierden el control sobre el territorio, pierden su autonomía.
Por ello, es muy importante que las comunidades, hoy en día, busquen entender plenamente las propuestas ‘verdes' que les hacen, desde el mecanismo de carbono forestal -REDD+ - hasta la venta de servicios ambientales. Generalmente, se presentan como algo bueno que beneficiaría a la comunidad y mejoraría el medio ambiente. En realidad, son mecanismos que por su propia lógica tienden a empeorar el medio ambiente global, y que, por el control que quieren ejercer sobre el territorio de las poblaciones indígenas, tradicionales y rurales, influyen profundamente en la soberanía alimentaria de millones de personas en todo el mundo que quieren conservar sus modos de vida.

El más injusto de los mundos



Si es cierto, como muchos creen, que existen formas de vida similares a las de la Tierra en otros planetas. Si es cierto que cada tanto vienen a observarnos desde sus naves interestelares, o como las llaman algunos, platos voladores. Seguramente algunas cosas debe haber en este planeta, que justifiquen embarcarse en un viaje de millones de años luz hasta aquí.

Se me ocurre que, desde lejos, debe llamar la atención el hermoso color azul. Pero quizás estos viajeros no los distingan como nosotros o simplemente los colores no les causen sensaciones.
Posiblemente hace muchos miles de años vinieron por primera vez y quedaron fascinados por la impresionante diversidad de organismos que lo habitaban. Entonces vuelven y vuelven cada vez que pueden con fines de investigación científica.
También cabe la posibilidad de que, como vimos en alguna que otra película hollywoodense, estén viniendo a llevarse algún elemento que se les haya terminado en su planeta y que aquí aun se encuentre, o que estén preparando una invasión para esclavizarnos, o simplemente destruir nuestro planeta por diversión.
Son todas alternativas valederas, posibles. Aunque personalmente no me inclino por ninguna de ellas.
Una de mis teorías, es que si existen seres que pueden atravesar una enorme distancia para llegar hasta la Tierra, es que somos parte de un Tour. Alguna especie de agencia de turismo interplanetaria nos tiene agendados como un posible destino a visitar. Seguramente para “vender” el viaje, figuraremos con títulos marketineros como “El mas injusto de los mundos” o “El planeta donde prevaleció la especie más autodestructiva” o podría ser “Visite el planeta azul antes de que se extingan las últimas especies… Ultimos viajes”.
Pero la teoría que mas me convence, es que los seres humanos podríamos estar siendo estudiados, en nuestra organización social. Porque una especie en la que algunos individuos pueden disfrutar de adelantos tecnológicos muy avanzados y consumir y derrochar de forma amoral, mientras otros individuos, iguales a ellos en todo, sus vecinos, no pueden siquiera alimentarse adecuadamente o acceder a una ración vital de agua potable, seguramente debe ser algo raro en el universo.
Por mas que haya miles y miles de planetas que contengan vida, debe ser difícil encontrar uno en el que la especie dominante, en su gran mayoría, viva en entornos totalmente artificiales y alejados de la belleza infinita de su naturaleza.
No debe ser fácil encontrar en el Universo un planeta en el que, teniendo los adelantos tecnológicos como para evitarlo, se estén devastando las fuentes de vida por el deseo egoísta de unos pocos, de poseer mucho mas de lo que necesitan y que encima, los demás, la gran mayoría, se lo permitan.
Hemos modificado el planeta. Otrora seguramente parte de un tour de placer y disfrute, pero hoy, por la intervención humana, en un tour educativo, donde se muestre a los ocasionales visitantes, todo lo que no hay que hacer si quieren conservar sus mundos habitables para ellos y sus generaciones futuras.

Ricardo Natalichio, Director de EcoPortal.net

rdnatali@ecoportal.net . www.ecoportal.net 








Negocios oscuros con el bosque



IRREGULARIDADES EN CHUBUT


En las tierras que lindan con las que Korn ilegalmente retuvo existe la laguna Espejo, que no fue registrada en los planos de mensura. Un caso similar al de Lewis con el lago Escondido.

En pleno debate legislativo sobre la ley de tierras, la comisión investigadora conformada por el Concejo Deliberante de El Hoyo, Chubut, investiga la venta de 1200 hectáreas de tierras fiscales con bosque nativo patagónico a precio irrisorio al empresario Enrique Alejandro Korn, entre el paraje Larenas y el Pedregoso.
De las actas de inspección del entonces director de Tierras del municipio surge que Korn las tuvo en posesión por ser de la Maderera Noroeste del Chubut, que  en 1971 acordó con la provincia iniciar una explotación mediante concesión. En 1991 el gobernador Cosentino autorizó a celebrar un nuevo contrato por el cual la empresa aceptó devolver a la provincia parte de las parcelas forestales; a cambio se respetarían los actos de disposición que hubiera efectuado con terceros.
En 1995 el gobernador Maestro declaró la caducidad de la concesión e instruyó a la Dirección de Bosques a ejercer los actos de posesión sobre la masa boscosa. El objeto del convenio fue la madera. La posesión otorgada por ese contrato no generó ningún título sobre la tierra. Sin embargo, Korn sostuvo su calidad de ocupante.
A partir de que la comunidad comenzó a conocer las irregularidades, el Concejo Deliberante conformó una comisión investigadora, presidida por el concejal Paul Huisman, que debió sortear distintas adversidades, entre las que se destacan dos temores de distinta matriz: por un lado, el de los antiguos funcionarios ante la investigación; por el otro, el de los pobladores a ser víctimas una vez más de los empresarios, ya que al despojo de tierras que sufrió la comunidad podrían agregarse acciones legales. Debió también enfrentarse a la permanente información propagada desde los medios de que el empresario no toleraría ser cuestionado en sus derechos.
Hubo pobladores preexistentes, como los integrantes de la familia Azocar, que fueron desplazados por la maderera a pesar de ser reconocidos como ocupantes mediante un permiso precario. Algunos de ellos declararon ante la comisión que habían pedido mensurar la tierra y que sabían del aserradero de Korn. Cuando recibieron los planos notaron que su tierra estaba dentro de las que reivindicaba el empresario. La comunidad originaria Quilodrán tenía ovejas, caballos y vacas. Uno de ellos dijo que jamás vio a Korn por la zona, pero la maderera les hizo sacar los animales. “Ellos arrasaron con todo y después plantaron pinos”, se quejó el paisano, tanto por sus animales como por los árboles nativos. Los Quilodrán estuvieron en esas tierras desde 1909. Los pobladores, que en su gran mayoría se dedicaban al pastoreo, fueron poco a poco contando sus penas. “Pero llegó la maderera y no pudimos seguir”, se quejaron.
En 1989 el municipio decidió regularizar los títulos de propiedad a favor de los reales y pacíficos ocupantes de tierras fiscales, especialmente de los antiguos pobladores. Sin embargo, en 1995 se presentó Korn pidiendo ser reconocido como ocupante y comprar las tierras proponiendo un precio y ofreciendo hacer inversiones en la zona. Horas antes de que ingresara a la Municipalidad la carta de Korn con la propuesta de compra, el abogado del municipio, Julio Traverso, dictaminó, a ojo de buen cubero, que Korn era propietario del bosque, que su propuesta de pago era razonable y que la inversión a realizar generaría fuentes laborales. No conforme con ello, Korn solicitó la reducción del 80% del valor de la tierra y pidió abonar el resto con la afectación directa al municipio de la madera en pie de una parcela de 5 has, con lo cual terminaba pagando con los bienes del mismo Estado. En cuatro días, tiempo récord para este tipo de trámites, sin expediente previo ni inspección de constatación, el Concejo Deliberante aceptó los términos. Pocos días después la provincia revocó la concesión de Korn, por lo que no pudo pagar con madera,  y el Concejo Deliberante le fijó un precio irrisorio de ochenta mil pesos a pagar en efectivo. Korn hizo una contrapropuesta para abonar con pagarés extendidos por el propio municipio en concepto de honorarios profesionales en un juicio en el que intervino como patrocinante del municipio. De esa forma, se quedó con 1200 has, desplazó a antiguos pobladores dedicados al pastoreo y la huerta familiar, fijó un precio vil, del que finalmente sólo abonó $ 5000. Todo esto está evaluando la comisión investigadora que además halló distintas irregularidades administrativas y de procedimiento.
En las tierras que lindan con las que Korn ilegalmente retuvo, con aval de funcionarios venales y/o ingenuos, existe la laguna Espejo, que no fue registrada en los planos de mensura. El dato no es menor porque las aguas son de dominio público. Un caso similar al de Lewis con el lago Escondido. El poblador Leiva, solicitante de las tierras, no reclama la parte que le corresponde porque Korn le permitió ocupar un pequeño lote y le prometió ayudarlo a gestionar uno mucho más extenso. Algunos de los pobladores desplazados  tal vez hicieron alguna changa para la maderera. Un dato no menor es que Korn siempre vivió en Trelew y es el padre del jefe de gabinete de Mario Das Neves, gobernador del Chubut.
Es de esperar que las conclusiones de la comisión investigadora no caigan en saco roto, que la comunidad recupere sus recursos, que los vivillos rindan cuentas ante la justicia, y que el Estado proteja a los débiles y controle a los poderosos.

Argentina. Bienes naturales y modelo productivo: Los sanjuaninos pagan 99 veces más caro el litro de agua que la minera Barrick Gold




Argentina está proclamando una nueva era en minería e hidrocarburos, dando la bienvenida a inversiones foráneas por miles de millones de dólares para explotar vastos yacimientos de gas natural, petróleo, oro, litio y otros metales que antes se pensaba no eran rentables o accesibles.

Sin embargo, existe un factor que amenaza este auge de recursos, algo que tanto políticos como directivos del sector energético rara vez mencionan: se requerirán enormes volúmenes de agua para la extracción de estas riquezas en un país donde la escasez del líquido ha sido durante años un lastre para el desarrollo, y el 16% de las viviendas carece de acceso al agua potable.

Para obtener todo el valor energético prometido de un gran depósito de petróleo y gas de esquisto en Argentina anunciado este año, los expertos dicen que podrían requerirse unos 144.000 millones de litros de agua, equivalentes a la cantidad diaria total de agua suministrada a todo Estados Unidos.

Otros proyectos importantes incluyen Pascua Lama, la mina de oro más alta del mundo, ahora en desarrollo sobre la frontera entre Argentina y Chile. Está programada para inaugurarse en la cordillera de los Andes y producir metales preciosos durante 25 años. La roca será procesada del lado argentino con una mezcla de cianuro y 53.000 millones de litros de agua, de acuerdo con el gigante minero canadiense Barrick Gold Corp.

Barrick Gold dice que ese tipo de mina usará menos de 1% del agua corriente de los ríos vecinos, pero río abajo en la provincia de San Juan, la gente ya enfrenta restricciones en el uso del agua y debe pagar 99 veces más por el agua de lo que la mina pagará bajo un acuerdo con autoridades de la provincia, dijo el legislador Miguel Bonasso, quien encabeza la comisión de recursos naturales en el Congreso y patrocinó una Ley de Glaciares, la cual promete crear un inventario científico de los recursos hídricos de la nación.

Si Barrick Gold tuviera que pagar el mismo precio que los ciudadanos pagan por el agua, no invertiría en la mina, pues no sería rentable, dijo Bonasso.

Litio en Jujuy

En tanto, el Ministerio de Minería calcula que puede obtenerse litio por valor de US$ 50.000 millones tan sólo en las salinas de la provincia de Jujuy, casi el mismo valor que el total de las reservas extranjeras del país. Sin embargo, para extraer ese litio -usado en baterías de celulares y autos eléctricos- es necesario la utilización de agua para preparar una salmuera espesa, que los grupos indígenas temen les destruirá su sustento tradicional de la recolección de sal.

Pero la atención recientemente se ha centrado en el descubrimiento de un yacimiento enorme de gas y petróleo encontrado en una capa de esquisto a gran profundidad en el subsuelo de la cuenca “Vaca Muerta”, en la provincia de Neuquén.

Aunque el 90% de sus principales depósitos está sin explorar, Vaca Muerta podría incrementar las reservas petroleras de Argentina en al menos 750 millones de barriles, y probablemente tres veces esa cantidad, dijo Michael Lynch, analista petrolero y presidente de Investigación Estratégica de Energía y Economía. Según la empresa española Repsol-YPF, Vaca Muerta también tiene unos 4,5 billones de pies cúbicos de gas natural.

El descubrimiento elevó las reservas de gas en esquisto “técnicamente recuperable” de Argentina a 774 billones de pies cúbicos, de acuerdo con cálculos del Departamento de Energía de EE.UU., las cuales tienen el potencial de convertir al país en el tercer mayor proveedor de gas de esquisto tras China y EE.UU.

Después de anunciar el descubrimiento, la presidenta Cristina Fernández señaló que la formación de “Vaca Muerta” permitirá fomentar el desarrollo para todos los argentinos, y la semana pasada procedió a asegurar compromisos de inversiones por US$ 1.150 millones con Exxon Mobile Corp., AES Corp. y Apache Corp., con cuyos ejecutivos se reunió en Nueva York.

Pero la técnica para explotar este yacimiento, conocida como “fracking”, requiere enormes cantidades de agua: precisa entre casi 19 millones y 23 millones de litros de agua por pozo, y serían necesarios miles de pozos para extraer los volúmenes de gas y petróleo que esperan producir, dijo Anthony R. Ingraffea, profesor de ingeniería de la Universidad Cornell y experto en la compleja mecánica de fracturar la roca en lo profundo del subsuelo.

En el árido occidente de Argentina, el agua tendría que extraerse de mantos acuíferos profundos, ríos o de embalses que contienen el agua proveniente de la nieve y glaciares que se derriten en los Andes. Una vez utilizadas en el “fracking”, estas aguas quedan tan contaminadas que ya no se pueden reciclar para agua potable o de riego.

“Estas partes se volverán mucho más secas”, dijo Ingraffea.

“Es evidente que es una cantidad enorme de agua”, señaló por su parte Daniel Tallian, director del Centro de Derechos Humanos y Ambiente en Argentina, quien señaló que hay que evaluar el “peligro” que representan estos proyectos “para los acuíferos subterráneos, que son un recurso crucial y delicado”.

Los grupos indígenas, por su parte, reclaman que las autoridades provinciales no los han protegido de la contaminación de las aguas.

Actualmente 33 comunidades indígenas afirman que las provincias de Jujuy y San Juan efectúan explotación de minerales y les arruinan sus recursos hidráulicos sin consultarles. La mayor parte de estos casos están en la Corte Suprema, que debe decidir qué es más importante: la protección ambiental o los derechos mineros de las provincias. 144.000millones de litrosde agua se necesitarían para extraer todo el valor energético del depósito de petróleo y gas de esquisto descubierto en la cuenca “Vaca Muerta”. Es equivalente a la cantidad diaria de agua suministrada por los sistemas públicos a todo Estados Unidos.

PODES DECIRLO - ACTA

Minería contaminante o el agua y la vida de los pueblos





ESCRITO POR MAGDALENA ODARDA
El año pasado el Parlamento Europeo dictó una resolución en la que insta a los países miembros a prohibir el uso de las tecnologías mineras a base de cianuro en la Unión Europea. Tal pronunciamiento urgente, demostró la trascendencia de las explotaciones mineras metalíferas a cielo abierto con uso de sustancias tóxicas, por sus efectos en la contaminación irremediable de los ríos y cursos de agua.
Dice el parlamento Europeo que "Considerando que en los últimos 25 años se han registrado más de 30 accidentes importantes relacionados con el vertido de cianuro, en particular hace 10 años, cuando se vertieron más de 100 000 metros cúbicos de agua contaminada con cianuro desde el embalse de una mina de oro al sistema fluvial Tisza-Danubio, lo que causó el mayor desastre ecológico de esa época en la Europa Central, y que no existe ninguna garantía real de que no se vuelva a producir un accidente semejante, especialmente teniendo en cuenta el incremento de las condiciones metereológicas extremas, por ejemplo, fuertes y frecuentes precipitaciones, como se prevé en el Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático".
Finalmente el Parlamento pide a la Comisión de la UE: "proponga la prohibición completa del uso de las tecnologías mineras a base de cianuro en la Unión Europea antes de finales de 2011, puesto que es la única forma segura de proteger nuestros recursos hídricos y ecosistemas de la contaminación ..."
En América Latina, sin ir más lejos Perú, registra actualmente 6.847 pasivos ambientales en el país inventariados por el mismo gobierno, existiendo 65 cuencas hídricas contaminadas por efecto de la minería.
En nuestro país, en Catamarca, el río Vis-Vis está contaminado a consecuencia de filtraciones en el llamado "dique de colas".
La cuenca del Río Salim en Tucumán está contaminada con cromo y cobre por la actividad de las empresas mineras.
En 2004, el río Hondo y el Dulce de la provincia de Santiago de Estero fueron impactados por minerales pesados tóxicos derramados por una minera.
Minera Alumbrera fue denunciada por daño ambiental colectivo por la presunta contaminación del lago de las Termas de Río Hondo y la cuenca del propio río Dulce.
El Valle Calchaquí se encuentra gravemente afectado en la calidad de sus aguas y por supuesto, aves y flora. Estas son solo algunas muestras de los desastres ocasionados.
Muchos datos van corroborando el daño que provoca la minería metalífera a cielo abierto con uso de sustancias toxicas sobre las fuentes de agua dulce, sin contar los efectos globales: contaminación del aire por las explosiones y sustancias toxicas que quedan en suspensión, contaminación de la tierra por la lixiviación de metales pesados, deterioro de las economías regionales tradicionales, daños en la salud de las poblaciones, entre otros.
Además, la extraordinaria cantidad de agua que necesita la industria minera reduce los niveles de agua en arroyos y ríos, o del afloramiento de agua dulce, lo que provoca múltiples y gravísimos daños a la salud, desaparición de flora y fauna, pérdida de cultivos y una sucesión de perjuicios resultantes. El uso de 1100 litros del agua por segundo, 69 millones de litros por día permitidos a la empresa Minera La Alumbrera en la provincia de Catamarca, nos da una dimensión de la problemática ya que el agua además es irrecuperable, no hay tratamiento posible para volverla aprovechable. Los habitantes de las zonas cercanas denuncian que los ríos han bajado su caudal y hoy son "un hilo de agua". En los últimos años hubo cuatro derrames comprobados del mineraloducto por donde circula el mineral molido junto con la concentración de cianuro y agua.
Un capítulo especial merece el Proyecto Pascua- Lama compartido con Chile, cuyo precedente fue el Tratado de Complementación Minera entre Chile y Argentina (1997), ratificado en el 2000 por ambos parlamentos, constituyendo este un conjunto normas para implementar y concretar un Acuerdo de Complementación Económica firmado por ambos países en 1991, facilitando de esta forma a ambos lados de la cordillera todos los recursos naturales en forma irrestricta, incluyendo sin duda el agua, y protegiendo jurídica las inversiones. En el marco de un aparente fortalecimiento de las relaciones y las inversiones privadas en la frontera de ambos países, este tratado ha beneficiado casi exclusivamente a capitales trasnacionales.
Esta legislación, que crea una zona franca minera de más de 200.000 km2, entre ambos países, fue la base jurídica que utilizó la empresa minera Barrick Gold SA, situada en la provincia de San Juan, que actualmente insiste en remover extensas zonas de glaciares cordilleranos para sus propósitos.
Nuestra región
Esta realidad que vengo describiendo afirma en Rio Negro la necesidad de mantener vigente la ley 3981, que no debe ser tocada sino para enriquecerla con los aportes que surjan de las organizaciones sociales, y ante las nuevas urgencias que se relacionan con preservación del agua, como un bien natural indispensable para el ser humano y sus actividades. La derogación de la legislación minera nacional, aprobada en la década del 90 por el gobierno de Carlos Menem, la cual facilita con todo tipo de estímulos fiscales el saqueo de la riqueza mineral de nuestro suelo, también es un objetivo por el que debemos luchar.
Sabemos que la discusión no pasa por pelear regalías mayores o impulsar una minería igual pero con sello nacional, sino por elegir un modelo de vida y crecimiento que respete las condiciones sociales y ambientales, que el Estado pueda estar presente para impulsar, apoyar y proteger las actividades económicas tradicionales, las que están instaladas en las culturas de las mismas comunidades.
Conclusión
La entrega de los recursos naturales ha sido una constante en los últimos años. En la década del 90 se sentaron, mayormente, las bases para la expoliación y saqueo de las riquezas de nuestro país a favor de las corporaciones transnacionales de la minería, el petróleo, las hidroeléctricas, las de la biotecnología – semillas y agroquímicos asociados- para la expansión de la soja y otros cultivos transgénicos, entre tantas concesiones legitimadas a través de leyes que garantizan seguridad jurídica, regalías irrisorias y eliminación de gravámenes.
Los gobiernos han mentido flagrantemente cada vez que justificaron la entrega con una supuesta generación de empleo, desarrollo y riqueza para las regiones, pues no se consideraron –o no se quisieron considerar- las gravísimas externalidades –contaminación de agua, suelo, aire- de todas esas actividades, el sometimiento de nuestra economía nacional, el empobrecimiento y decaimiento de las economías regionales, la afectación social, la pérdida de la cultura y la calidad de vida de los pueblos.
Son posturas irreconciliables: para los pueblos el agua es un bien natural insustituible y vital, un derecho humano que conecta con la vida misma y la cultura de la tierra. Para las industrias extractivas, no es más que un insumo necesario, un bien de mercado.

http://www.mensajerodigital.com/index.php?option=com_content&view=article&id=10322:mineria-contaminante-o-el-agua-y-la-vida-de-los-pueblos&catid=3:actualidad&Itemid=7

-------------------------------------

Prensa El Algarrobo
¡Estaremos en todos lados!


En el día de ayer, vecinos de Andalgalá, vecinos de la Asamblea El Algarrobo nos convocamos en frente de las oficinas de MINERA LA ALUMBRERA por la calle San Martín de nuestra cuidad en la propiedad de la Flia. Boggio identificada como “Cabañas El Tata”.

Nos expresamos ante el total avasallamiento de nuestros derechos de vivir en un medio ambiente sano, los cuales son pisoteados por esta empresa trasnacional desde hace ya 15 años en Andalgalá, generando destrucción, contaminación y saqueo, provocando incluso la desaparición del pueblo de Vis - Vis ubicado a 6 Km. del dique de cola perteneciente al yacimiento minero. Provocando variados accidentes en las localidades por donde sus vehículos cargados de elementos tóxicos circulan, el último de todos hace unos días en La Puntilla en el departamento hermano de Tinogasta. Consideramos también que esta empresa ni siquiera otorga el derecho al trabajo a nuestra comunidad, ya que menos de 70 empleados andalgalenses es una burla ante una población de 20.000 habitantes.

Repudiamos la intromisión de esta empresa en la vida de las instituciones andalgalenses, con dádivas y actos montados sólo para ensalzar el nombre de la minera y crear en la gente falsas expectativas de progreso y desarrollo, que ante la ausencia cómplice de los gobiernos de turnos ven allanado el camino para hacer con la comunidad lo que se les antoje.
Informamos que por mas dueños nuevos que tenga el conflictivo proyecto AGUA RICA estamos atentos y dispuestos para evitar la apertura del mismo. 

El escrache fue pacifico y con mucha alegría de estar seguros que la única salida que tenemos ante los oídos sordos de los gobernantes, es la expresión popular.

Sabemos que nos esperan en todos lados y en todos lados estaremos presentes.

Con el pueblo en el camino decimos:
NO! a la minería a cielo abierto !!!

Por un Andalgalá libre decimos: FUERA LAS MINERAS !!!!

CHILE: PRIVATIZACIÓN DE LA PESCA, UN BOCADO PARA PIRAÑAS Y TIBURONES







Al cumplirse una década de la imposición del sistema de CITs, los resultados son desastrosos. Casi el 50% de las pesquerías comerciales se encuentran sobreexplotadas y otro 18 % esta siendo explotado por sobre sus límites máximos de captura. Para Eduardo Tarifeño, biólogo marino de la Universidad de Chile y vicepresidente de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar, “en la mayoría de los recursos, especialmente los pelágicos y bentónicos, la situación es de crisis total, con signos de irreversible. Lo que estamos viendo actualmente en las pesquerías nacionales es el resultado de la aplicación de acciones del mal llamado “manejo pesquero” que ha favorecido una explotación comercial excesiva a partir de decisiones de cuotas de pesca, donde han pesado más los aspectos económicos, sociales y políticos, por sobre las recomendaciones científicas".

Expropiando el mar chileno
La privatización de la pesquería en 2002 requirió una previa negociación con la oposición de la época, medida que debería ser revisada diez años después. Se impuso el sistema de cuotas individuales transferibles de pesca (CITs), cuyo nombre de fantasía en Chile es “Límite Máximo de Captura por Armador” (LMCA). La discusión de los temas más “complicados”, tales como la licitación de las cuotas de pesca, extensión del sistema de cuotas individuales y la evaluación de la privatización en la conservación de los recursos marinos y generación de empleos estables y de calidad en el sector, se postergaron para el 2012.

Al cumplirse una década de la imposición del sistema de CITs, los resultados son desastrosos. Casi el 50% de las pesquerías comerciales se encuentran sobreexplotadas y otro 18 % esta siendo explotado por sobre sus límites máximos de captura. Para Eduardo Tarifeño, biólogo marino de la Universidad de Chile y vicepresidente de la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar, “en la mayoría de los recursos, especialmente los pelágicos y bentónicos, la situación es de crisis total, con signos de irreversible. Lo que estamos viendo actualmente en las pesquerías nacionales es el resultado de la aplicación de acciones del mal llamado “manejo pesquero” que ha favorecido una explotación comercial excesiva a partir de decisiones de cuotas de pesca, donde han pesado más los aspectos económicos, sociales y políticos, por sobre las recomendaciones científicas de los volúmenes apropiados de extracción para no afectar la conservación de las poblaciones bajo explotación y asegurar la sustentabilidad de la pesquería”. 

Ejemplo claro es la excesiva asignación de la cuota anual de pesca fijada para la merluza de cola y la anchoveta durante los últimos diez años, la que superó en 193% y 78,5%, respectivamente, a aquella recomendada por el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) para el año 2011. El 2009 se aprobó una cuota para el jurel 87% superior a la recomendada por IFOP.

Juan Carlos Cárdenas asegura que “desde la sola perspectiva de eficiencia económica y de justicia distributiva, no existe justificación alguna para que el Estado siga regalando a seis grandes conglomerados las rentas que derivan de producciones pesqueras que ascienden a más de 1.800 millones de dólares anuales. Esto constituye un premio a quienes son a su vez, los responsables de la lamentable situación que presentan las principales pesquerías chilenas. Por ello, los recursos marinos deben volver a propiedad del Estado, y darnos una nueva política e institucionalidad pesquera democrática, sustentable y equitativa al servicio de la defensa de la biodiversidad acuática, la alimentación nacional, la generación de empleo digno, el fortalecimiento de los derechos de las comunidades costeras y de los pueblos originarios”.

Frente a esto, Patricio Melillanca, del Grupo de Trabajo por los Derechos Colectivos de los Pueblos indígenas, vinculado a MapuExpress y a varias organizaciones y comunidades mapuches, afirmó que “el ministro de Economía, Pablo Longueira, y los presidentes del Parlamento, Guido Girardi y Patricio Melero, deben informar a las comunidades indígenas y consultarle respecto a la administración de los recursos marinos. Como pueblos indígenas, y especialmente como pueblo mapuche, reclamamos participación en la elaboración del proyecto de ley de pesca, y por supuesto en el proceso legislativo.

Consideramos que la visión productivista, extractivista y mercantil no da cuenta de los derechos ciudadanos de la sociedad chilena, ni menos del pueblo mapuche. Alertamos que el patrimonio marino, que son en este caso los peces, no se puede privatizar, o entregar de manera gratuita y a perpetuidad a empresarios, los que luego los pueden vender, transar, heredar o negociar en la Bolsa. El derecho consuetudinario y el derecho Internacional dan razón a la participación de los pueblos indígenas en este debate. Por tanto exigimos que el gobierno y el Parlamento consulten e informen a las comunidades y rechazamos esta negociación excluyente y casi secreta, la cual ha sido aceptada por sectores de la pesca artesanal y los empresarios nacionales y multinacionales”, denunció Melillanca.
--------

(*) Familia Angelini: Controla las empresas Corpesca y South Pacific Korp.
Familia Yaconi-Santa Cruz: Pesquera El Golfo.
Familia Stengel, dueña de Pesquera Bio-Bio. Se asoció a Francisco Cifuentes y José Fernandez de Pesquera Camanchaca. 
Izquierdo Menéndez, propietario de la Pesquera  Alimar.
Familia Del Río: Pesquera Frio Sur, controla la pesca en las regiones de Aysén y Magallanes
Familia Sarquis: Pesquera Itata, controla pesca de reducción en las regiones VIII
Hay que agregar a Pesca Chile que es subsidiaria de PescaNova, mayor empresa pesquera española , propiedad de la Familia Fernández de Galicia; Nippon Suissan Kaisha (Japón), dueña de la compañía EMDEPES.


Por: Isabel Díaz Medina  Tomado de Revista Punto Final Edición Nº744 del viernes 14 de octubre 2011 / Fuente: ecoceanos.cl

-----------------------------------------------------

La privatización pesquera y el verdadero valor de los alimentos

Desde aquí, hace algunos años, se exportó el pescado que se consumió en Europa, en Asia y en Norteamérica. Los mejores peces, los más nutritivos y deliciosos, el mejor fruto del mar fue extraído desde estas aguas, frente a las costas chilenas, en el Pacífico Sudamericano. Pero junto con los peces, los consumidores internacionales también comieron grandes y heroicas historias de gente de mar, una cultura milenaria heredada de los pueblos indígenas, un sistema de distribución de las ganancias único
en el mundo y que va desapareciendo, y por supuesto las penas y el sufrimiento que muchas veces genera la actividad de los pescadores artesanales, en un océano, que a pesar de su nombre, no es nada de Pacífico. El pescado hasta ahora ha sido obtenido por hombres libres, no por empleados ni patrones.
El alimento no es solo una colación, un bocado para el estómago. El alimento tiene secretos universales, tiene huellas de tiempo y geografía, tiene espiritualidad. No es una mercancía, no vale lo que dice la cuenta del restaurante, ni del supermercado. El alimento tiene otra forma de cálculo, otros costos, otros precios, que la nueva economía no contempla, otros valores que se activan cuando, además del paladar, el olfato o la visión, las personas despiertan los otros sentidos, la memoria y la historia.
Pero esos otros valores, hace dos decadas han comenzado a desaparecer. Hacia el mar, desaparecen los peces y hacia la tierra desaparecen los pescadores, ahora por los temporales neoliberales de la economía en constante crecimiento y en permanente aumento de la producción. En los gráficos de productividad, que siempre están al alza, en estas nuevas leyes económicas, en las excluyentes negociaciones entre pequeños pero poderosos grupitos de familias empresariales aliadas a corruptos sectores de gobiernos, parlamentarios y dirigentes, naufragan las comunidades de pescadores de pequeña escala.
Esto se aprecia en la mayoría de las comunidades costeras de Sur América. Quizás por eso, algunos poetas, artistas, y los mismos pescadores más lúcidos, llaman a que “volvamos al mar”, como una forma de defender la Tierra, defender el planeta, defender la Vida. Y por supuesto, volver al mar no significa ir corriendo a vivir a la costa, o hacerse marinero, o comprar un yate, sino que recuperar el valor universal de los alimentos, el valor real y mágico de los peces y los frutos del mar, pero también respetar que las pesquerías son patrimonio de la humanidad, de los pueblos, de la ciudadanía, no de los empresarios ni de organizaciones comerciales.

PRIVATIZACIÓN DE LOS PECES
Pero aquí en Chile ocurrió en 2002 un hecho crucial que debilitó con fuerza la cultura y soberanía alimentaria de los pescadores artesanales. En ese momento los dirigentes de ese entonces realizaron una lucha histórica por defender la fuente de vida, la cultura, la soberanía alimentaria y la economía de las comunidades costeras. Porque lo mismo que ocurrió hace siglos en “tierra firme”, la parcelación y la asignación de derechos de propiedad privada sobre los territorios, comenzó a ocurrir a fines del siglo 20 con el mar y sus recursos. Se le llamó la “Privatización de los Peces”.

Entonces, través del sistema de asignación de Cuotas Individuales Transferibles, cierta cantidad de peces para ese año, y para el 2010 y para el 2050, serían de propiedad de tal empresa o persona. La Ley impulsada por Ricardo Lagos, presidente del segundo gobierno socialista de la historia chilena, después de Salvador Allende, fue apoyada por los grandes empresarios nacionales y multinacionales, por los cuestionados sindicatos de trabajadores de la industria extractiva, y por un cuestionado sector de dirigentes de los pescadores artesanales. En medio de todo esto, el gobierno prometió y concretó nueva infraestructura portuaria a diferentes caletas pesqueras y programas de capacitación orientados a la exportación de las producciones pesqueras. Divide para reinar fue la consigna, pero además también el Estado impuso la estrategia del “garrote y la zanahoria”, donde muchas organizaciones “picaron” y mordieron el anzuelo gubernamental y empresarial.
Pero hubo oposición y la Ley solo pudo aprobarse por 10 años y este 2011 nuevamente comienza la discusión acerca de “si los peces tienen dueño”. La disputa ocurre mientras Chile ya no es lo que fue: el quinto y en su momento el tercer país productor y exportador de pescado a nivel mundial durante toda la década de los ’90. Las producciones han caído en el caso del jurel, principal pesquería chilena, de 4,5 millones de toneladas anuales en 1995, a 1,5 millones en 2002 y cerca de 300 mil estimadas para este 2011. Y donde solo el 5 por ciento de esta producción es para los pescadores artesanales y el resto es para la gran industria que orienta esta pesca a la fabricación de harina y aceite de pescado para alimentar a salmones, aves y cerdos.
Así, las políticas, leyes y cifras, impactaron con fuerza a las comunidades costeras. Más de 60 mil pescadores y más de 10 mil mujeres pescadoras, más sus familias y otros trabajadores asociados, ahora miran con inquietud el mar, pero con enorme desconfianza y una especie de bronca hacia la tierra, donde funcionan las instituciones, las empresas y la economía global.
Sin embargo, también en la discusión actual en este 2011, sectores de dirigentes de la pesca artesanal, están avalando la privatización de los peces, donde los favorecidos siguen siendo los grandes empresarios. La presidenta de la Conapach afirmó al diario Aqua.cl que "en el último consejo nacional de la Conapach, todos quienes estaban presentes votaron en contra de la licitación. No lo habíamos querido transmitir hasta que finalice la mesa pesquera y ahora estamos en condiciones de hacerlo".
El diario Aqua.cl afirma además que la dirigente aseguró que “muchos pescadores tenían temor a que con una subasta pudiesen perder recursos, en vez de obtener mayores beneficios”.
La pregunta es entonces ¿La privatización y no licitación de los peces para el sector industrial fue una imposición que por miedo los pescadores debieron aceptar?
Este acuerdo impulsado por el ministro de Economía Pablo Longueira, en su momento fue avalado por los gobiernos de Ricardo lagos y Michelle Bachelet, y es una más de las tantas medidas propuestas en tiempos de la dictadura de Pinochet.
Toda esta nueva discusión además ocurre cuando ya sectores empresariales están exigiendo que se elimine la categoría legal de pescador artesanal, tal como lo ha señalado la editorial del diario La Tercera el 1 de octubre. Frente a este desafío es importante saber cómo se consideran los propios pescadores artesanales y sus dirigentes. ¿Cuántos siguen pensando y actúan como tales?, ¿Cuántos están contentos con ser considerados como "empresarios pesqueros " o "emprendedores"?. Y ¿Cuántos están felices de ser considerados como trabajadores, obreros o empleados?
La pesca artesanal está viviendo momentos de definiciones brutales y decisivas. ¿Seguirán siendo comunidades o avanzarán a ser asociaciones empresariales?

HOMBRES Y MUJERES LIBRES O EMPLEADOS
En medio de toda esta discusión sobre privatización de los peces, la sobreexplotación y el saqueo de las pesquerías continúan. ¿Cómo fue posible que el pescado, considerado en su tiempo la “proteína de los pobres” comenzara a ser una “delicatesen” para los sectores más adinerados? ¿Cómo es posible que millones y millones de toneladas de peces fueran transformados en harina de pescado para que en una relación de 5 a 1, es decir 5 kilos de jurel sean necesarios para lograr 1 kilo de salmón? ¿Cómo es posible que los peces tengan dueño y que si los herederos de las artes de pesca, los responsables del abastecimiento para la ciudadanía nacional, los pescadores artesanales ahora sean considerados hasta ladrones si van a pescar sin cuota asignada? ¿Cómo revertir esta situación?
Estas son algunas de las preguntas que rondan, penan, pero hacen que la derrota no se sienta como eterna y se transforme en el desafío de revertir este abuso de poder generado por un pequeño pero poderoso grupo de familias empresariales aliados a políticos corruptos y cuestionados dirigentes.
En las caletas chilenas el viento fuerte del mar sopla preguntando una y otra vez. Atizando la mente de los pescadores y pescadoras. Las reuniones sindicales siguen sucediendo en encuentros cada vez más angustiosos. Las faenas son lentas e inciertas. Los santos siguen mirando al mar, pero tratando de hacerse hombres para caminar, para marchar, para protestar contra quienes siguen presionando para privatizar los peces, esta vez ya de manera indefinida, para siempre.
Las injustas leyes y el dinero se enfrentan a la identidad cultural en las costas chilenas. Los pescadores tejen redes, reparan sus embarcaciones y conversan buscando fórmulas para, a pesar de todos los esfuerzos de privatización pesquera y de ser expulsados de sus territorios, se mantengan visibles y de pie. Porque su lucha es para que cuando uno consuma pescado, vea que ahí están las manos de las mujeres encarnadoras que preparan y limpian los espineles y las redes de los hombres de mar. La lucha es para que además de mirar el alimento en el plato, se vea que en la costa hay comunidades solidarias. Para que cuando uno consuma productos del mar, extraídos desde el Pacífico Suramericano, sepa que este alimento fue generado por hombres y mujeres libres, no por empleados o empresarios, que paradojalmente sus padres fueron pescadores artesanales libres.
La lucha es por la vida, por el intercambio en vez del abusivo comercio, por la solidaridad, en vez de los derechos de propiedad. La lucha es por “volver al mar”.

Fuente: Radio del Mar

sábado, 29 de octubre de 2011

Vandana Shiva: «La revolución es inevitable y será ecológica; la gente quiere menos capital y más bienestar»




Premio Nobel Alternativo y ponente del Festival Rototom. Inspirada por personajes como Einstein o Gandhi, física nuclear y filósofa, esta ambientalista india rechaza la energía nuclear por ser contaminante e inventada para matar. Defiende la ecología como parte inseparable de los derechos humanos y sigue creyendo más que nunca en una alternativa al brutal capitalismo basada en el amor y la no violencia.
Si hay algo que alguien recuerda la primera vez que habla con Vandana Shiva es su sonrisa cautivadora, asombrosamente constante, siempre dispuesta a compartir los pequeños secretos de la felicidad; esos que hacen que este mundo siga mereciendo la pena.
-¿Puede la ecología parar las guerras?
-¡Sólo la ecología puede parar las guerras! Porque las guerras se hacen por recursos naturales: petróleo, minerales, agua... Y si alguien no respeta la tierra, tampoco puede respetar los derechos humanos. Todo el mundo tiene derecho a los recursos naturales.
-¿Existe alternativa al capitalismo?
-La mayoría del mundo sobrevive fuera del capitalismo; en mi país, el 95% de la población. Y la mayor parte de la historia de la humanidad no ha tenido capitalismo.
-Pero el capitalismo de los países occidentales sí influye en el resto del mundo, para bien o para mal....
-En los últimos 50 años la parte mala se ha hecho más grande. En vuestros países, el capitalismo tenía una cara social y ello ha llevado a muchos a desistir en su lucha contra él. Por eso pasa ahora lo que vemos en crisis como la de Grecia, España, Irlanda o Islandia, y estos son sólo unos pocos de los primeros países donde pasará. También está pasando en Inglaterra. En nuestro mundo, el capitalismo entra y te roba la tierra, con su cara más brutal. En el vuestro la crisis ha hecho que el capitalismo se quite esa careta social y empezáis a vivir el capitalismo brutal.
-En Grecia creen que han empezado una revolución que liderarán con España e Italia para cambiar el mundo, aunque aún no saben cómo...
-Visité la Puerta del Sol y veo que el 50% de la población han sido expulsados por el sistema económico, un 49% de desempleo entre los jóvenes; que es como decirles «no tenemos sitio para ti en el sistema». Hay gente tirada en las calles, hay inteligencia en la calle, y va a buscar un cambio. Es inevitable esa revolución; no puedes excluir del sistema al 50% de la sociedad y esperar que nada ocurra. Lo que va a ocurrir no dependerá del sistema financiero. La gente quiere menos capital y más bienestar. Sea cual sea el cambio será ecológico y sostenible. No es ninguna utopía vacía. Es un imperativo ecológico y social.
-En los 70 usted se abrazaba a los árboles para evitar que los talaran. ¿Debería la gente abrazar árboles más a menudo?
-La gente debería abrazar más a menudo todas las cosas valiosas. Los árboles son valiosos, el suelo es valioso, los niños lo son. Tenemos que declarar con amor: «¡tú no vas a destruir estas cosas valiosas!».
-¿Por qué ecología y derechos humanos están vinculados?
-La ilusión de la filosofía mecanicista y el capitalismo han intentado meter en nuestras mentes que están separados y que no somos parte de la naturaleza. Lo cierto es que el capitalismo financiero crece, pero el bienestar humano no. Las cosas más básicas vienen de la tierra. La energía nuclear es la más cara y peligrosa y aún nos dicen que es limpia y segura. La fast-food está destruyendo nuestros bosques y matando nuestros cuerpos, desconecta nuestro cerebro para que no pensemos y no elijamos; los fertilizantes contaminan aguas y con los transgénicos estamos contaminando y destrozando la diversidad de miles de especies para que alguien patente un monocultivo.
-¿Qué significa para usted no-violencia? ¿Cree que la Satyagraha de Gandhi (lucha pacífica) es posible hoy en día pese a la violencia de los gobiernos?
-El principio de la no-violencia es no dañar ni a la tierra ni a los seres vivientes. En India estamos aplicando la Satyagraha de Gandhi con la defensa de las semillas; y en las calles de India se está practicando no-violencia contra los políticos corruptos. Y sí, los gobiernos son más violentos porque la globalización capitalista exige una acción militar violenta. Hay gente que muere, pero si tu respuesta es coger una pistola te aseguro que ya habrás perdido, porque los ejércitos capitalistas tienen más armas de las que tú nunca podrás llegar a tener. La no-violencia es más ética, efectiva y evita que se criminalice a un movimiento. Desde el miedo no lo puedes hacer, sólo con amor, también es una cuestión de conexiones... y el momento mágico llega.
-¿Es la falta de contacto con la naturaleza la causa de tanto estrés, infelicidad, depresiones...?
-Tiene incluso un nombre: Desorden por Déficit de naturaleza. Se ha comprobado con mucha gente que se pone bien nada más tener contacto con la naturaleza.
-¿Cuál es su mayor lección aprendida?
-Que no hay una fuerza más potente que el amor. Como ejemplo te puedo decir que estoy aquí con mi hijo. Soy madre soltera y la mayor parte de las cosas buenas que he hecho han sido guiadas por mi amor por él, por mi deseo de que tenga lo mejor. Podría haber sido una persona enfadada y descontenta, pero he hecho del amor un enriquecimiento para mi vida.
Por Nacho Martín Castelló / El Ciudadano
Tomado de www.levante-emv.com

En Chile se echan de menos los Macondos





Columna de Juan Pablo Orrego, publicada en radio Cooperativa.

Hace poco tuve el privilegio de visitar brevemente Ecuador, país andino del que nos separan escasas seis horas de vuelo. Es útil mirar nuestro país desde 'la mitad del mundo' y comparativamente.
En primer lugar, asombran las diferencias que existen en muchos aspectos, y qué bueno que sea así, pero, en relación a los procesos que se están viviendo en nuestro país, hay algunas de éstas sobre las que vale la pena ahondar.
En Ecuador se siente, se experimenta muy fuerte la cultura 'arraigada', la influencia de los pueblos originarios.
Y allí son realmente pueblos, en plural, porque su territorio, relativamente pequeño, pero muy diverso geográfica y ecológicamente, ha dado pie a una notable diversidad étnica, que en gran medida, a pesar de toda la depredación, está vigente, viva.
Cabe preguntarse por qué allá lo originario ha logrado permanecer en mejores condiciones que acá, partiendo del supuesto que a estas alturas nadie duda que el aporte cultural de los pueblos originarios enriquece en forma significativa nuestras sociedades.
De hecho, soy ecólogo por haber descubierto el año '74, justamente en Ecuador, donde mi madre recibió asilo político, la visión biocéntrica de los indígenas.
Este aporte es multifacético: abarca desde la diversidad de idiomas, las artes, vestimentas, culinaria... a conocimientos extremadamente pertinentes para el mundo moderno en agricultura, ecología, tecnologías apropiadas, farmacopea, etc.
Y de fondo, respecto de una cosmogonía, de un paradigma arraigado que la longevidad de muchos pueblos originarios demuestra que funciona, que genera mejores condiciones para la sustentabilidad social y ambiental que la ideología de nuestra afamada 'civilización'.
Uno vuelve a Chile después de esta experiencia, como me ha sucedido volviendo de varios otros países, y se siente aún más fuerte el evidente empobrecimiento de nuestro paisaje e identidad cultural.
Es como si a la sociedad chilena se le hubiera pasado una aplanadora, o por un fino filtro discriminatorio que la ha homogenizado, y monotemáticamente agringado.
Justamente, lo que se ha perdido con esto es el arraigo, tanto en comunidad como en Pacha Mama... dos necesidades fundamentales que si no son satisfechas pueden mantener a un pueblo en un estado de carencia espiritual, afectiva y ecológica crónica, con graves secuelas idiopáticas, es decir, de las cuales el establishment no logra entender el origen.
Nuestro país, sin duda, es más moderno y tecnologizado, más conectado a internet, más veloz en muchos procesos, pero lo que se ha perdido a cambio es demasiado importante. Incluyendo el realismo mágico, con su aporte en azar e imprevisibilidad.
En Chile se echan de menos los Macondos, los pueblitos mágicos, las "quebradas del ají", con su abanico más amplio de sabores, de colores... así como las fiestas religiosas sincréticas multitudinarias, e incluso ceremonias donde estados modificados de conciencia inducidos permiten a los humanos reubicarse y recordar cuál es nuestro real lugar en el orden natural.
James Cameron en "Avatar" dota a los aborígenes de trenzas terminadas en dendritas que se pueden conectar físicamente a terminales semejantes de plantas y animales, y que permiten dialogar y cooperar con estos organismos.
Los pueblos amazónicos logran profundos niveles de comunicación mental con el mundo no-humano sin necesidad de la conexión física, material, que muestra Avatar, pero para esto se necesita humildad y respetar a la naturaleza como nuestra madre, la que de muchas maneras es una metáfora muy apropiada.
En Chile es demasiado lo que hemos perdido en convivencia, en trato, porque pese a los prejuicios que se tienen acá respecto de nuestros vecinos, muchas veces en estos países más 'antiguos' sorprenden, junto con un bello hablar pausado y bien pronunciado, la amabilidad y cortesía que muestra su gente.
Qué bien que nos vendría dejar de ser los 'ingleses de Sudamérica' y estrechar vínculos con los pueblos arraigados de nuestros interesantísimos vecinos andinos.
Capaz que podríamos aprender el arte del arraigo mientras compartimos lo mejor de nuestra chilenidad con ellos.