Argentina: Con agroquímicos y topadoras, Monsanto expande la frontera sojera sobre bosques y comunidades

Monsanto hace el trabajo de los desmontes, el paso previo para seguir extendiendo la frontera sojera. Agustín describe el proceso de la siguiente manera: “Hace pocos años venimos denunciándolos, porque ellos desmontan. Primero pasan con los aviones tirando agroquímicos en el aire, y después pasan con las topadoras. Los agroquímicos los arrojaban para debilitar los quebrachos colorados, porque las topadoras solas no pueden derribarlos. Lo usan sobre el monte virgen para después pasar la topadora”.
Agustín Santillán, vocero de la comunidad wichí Palmar Largo de la Provincia de Formosa, se acercó en estos días al acampe para solidarizarse con la lucha de la Asamblea Malvinas lucha por la Vida. En una entrevista con Ecos Córdoba/Indymedia Córdoba, compartió los hechos que se repiten en su región con la multinacional Monsanto.
Santillán explicó que en la zona donde está asentada su comunidad hay tres grandes empresas, Gran Tierra, Gran Chaco y Monsanto. Estas empresas están detrás de los grandes desmontes de la zona, que perjudican gravemente a las comunidades de pueblos originarios que viven del monte y se encuentran cerca de donde están estas empresas.
Monsanto hace el trabajo de los desmontes, el paso previo para seguir extendiendo la frontera sojera. Agustín describe el proceso de la siguiente manera: “Hace pocos años venimos denunciándolos, porque ellos desmontan. Primero pasan con los aviones tirando agroquímicos en el aire, y después pasan con las topadoras. Los agroquímicos los arrojaban para debilitar los quebrachos colorados, porque las topadoras solas no pueden derribarlos. Lo usan sobre el monte virgen para después pasar la topadora”.
La vida cotidiana y la salud de las comunidades del Impenetrable chaqueño, salteño y formoseño están severamente afectados: “muchos de los hermanos de la comunidad cazan en el monte, y la empresa tira desde el aire, no importan si hay gente o animales. Cuando alguien va a cazar, a veces vuelve, a veces no. Siempre mueren en las quintas, cerca de los desmontes. Por eso la gente tiene miedo y no quiere salir a cazar más donde están desmontando, pero como hay animales van a buscar para comer para dar a su familia. También en los niños el problema de la piel y de la falta de aire”, explicó Santillán.
El interés principal de los desmontes es la siembra de soja y la mano de obra que utilizan es de las propias comunidades de la zona: “toman gente de las comunidades para trabajar, a veces llevan dos colectivos llenos, alrededor de 70 personas van a trabajar. A veces les pagan, a veces no, trabajan en negro, no importa si tienen 12 años, algunos chicos van sin documento e igual les hacen pasar“.
Sin embargo, a pesar del miedo, las comunidades vienen impulsando acciones de resistencia, como protestas y presentaciones ante el gobierno. Pero si no obtienen respuesta salen a la ruta.
El Estado, por su parte, repitiendo una mecánica que se observa a lo largo y ancho del país criminaliza la protesta y a lxs referentes de las zonas afectadas. A modo de ejemplo, en la provincia de Salta el cacique wichí Antonio Cabana, tiene 10 causas iniciadas en la justicia federal: “lo tratan como un criminal, como un delincuente. Él siempre reclama y el gobierno lo persigue sólo a él porque es el cacique que se anima a expresar las cosas que hace la empresa”.
Por esa razón, Agustín también está procesado en alrededor de siete causas: “siempre me llaman a declarar, porque yo defiendo siempre a mi comunidad“

Ecos Córdoba- Indymedia Córdoba http://ecoscordoba.com.ar

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente