Costa Rica: Ecologistas presentan proyecto de moratoria a los cultivos transgénicos

Jornada de lucha contra OGM moviliza a miles de personas en todo el país

Giorgio Trucchi
Rel-UITA

Este 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación, varias organizaciones ecologistas convocaron a la jornada nacional de lucha en defensa de las semillas “¡Pura Vida sin Transgénicos!”, durante la cual presentaron ante la Asamblea Legislativa una iniciativa de ley de moratoria a los cultivos transgénicos.
El “Proyecto de Ley de Moratoria Nacional a la Liberación y Cultivo de Organismos Vivos Modificados”, cuya presentación contó con el apoyo político de diputados de Acción Ciudadana y el Frente Amplio, pretende “cerrar las puertas a los cultivos transgénicos y seguir por el camino de una Costa Rica ecológicamente sustentable y socialmente justa”, se lee en un comunicado difundido por el Bloque Verde y la Federación Ecologista Costarricense (FECON).
Además, apuesta a hacer respetar la voluntad popular que se ha expresado a través del firme rechazo a los cultivos transgénicos.
Actualmente, 63 de los 81 municipios del país han declarado sus territorios libres de transgénicos, es decir el 77 por ciento de los gobiernos locales de Costa Rica.
“Desde que comenzamos a denunciar públicamente las pretensiones de Monsanto de sembrar maíz transgénico, hemos venido profundizando el trabajo de concientización en los territorios. El proyecto de moratoria, entonces, es el resultado de todo ese trabajo y de la voluntad muy firme de la gente”, dijo a La Rel, Eduardo López Quirós, ingeniero agrónomo y dirigente activista del Bloque Verde.
En noviembre de 2012, la empresa D&PL Semillas Ltda, subsidiaria de la compañía Delta & Pine Land, controlada por Monsanto, presentó ante la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) una solicitud para sembrar en la región del Guanacaste varias hectáreas de maíces transgénicos MON-88017, MON-603 y MON-89034. Los transgénicos no tan santos y Monsanto
Un reciente estudio conducido por el biólogo francés Gilles Eric Seralini demostró que las ratas alimentadas con maíz transgénico MON-603, patentado por Monsanto, murieron prematuramente y tuvieron una frecuencia de tumores del 60-70 por ciento, frente a un 20-30 por ciento del grupo al que no se le proporcionó ese alimento.
Tras la decisión de aprobar dicha solicitud de la corporación norteamericana, varias organizaciones ecologistas y sectores de la sociedad costarricense interpusieron un recurso ante la Sala Constitucional, logrando la suspensión del proyecto de Monsanto, hasta tanto los magistrados no escuchen las partes, adquieran más informaciones y emitan un fallo sobre el fondo del recurso.
Proyecto de Moratoria
El proyecto de ley consta de 5 artículos y plantea la urgencia de declarar una moratoria indefinida de los cultivos transgénicos, hasta que se logre probar de manera científica que no constituyen un peligro para la salud humana, la biodiversidad y los elementos socio-culturales que caracterizan a la nación centroamericana.
Asimismo, define qué aplicaciones de la ingeniería genética no serán permitidas, al mismo tiempo que impulsa el fomento de las prácticas agroecológicas y la agricultura orgánica.
“El país ya está viviendo situaciones muy difíciles a raíz de la expansión irracional del monocultivo de piña, banano y palma africana. Este proyecto de ley representa un llamado urgente de la sociedad costarricense a la Asamblea Legislativa, para que se proteja el patrimonio agrícola nacional y nuestras semillas”, advirtió López.
Durante todo el día y en diferentes partes del país, la población realizó foros, altares de semillas criollas, proyección de videos y un sinnúmero de otras actividades culturales, difundiendo el amor a las semillas y a los alimentos sanos libres de transgénicos.
En la capital, una gran movilización llegó hasta las afueras del Parlamento. Después de la construcción de un altar de semillas en homenaje a las culturas indígenas y campesinas, las organizaciones convocantes dieron a conocer el contenido del proyecto de ley y realizaron formal entrega ante el poder legislativo.
“Pese a la campaña mediática de desinformación de parte del gobierno y la empresa privada, tanto nacional como internacional, la gente y las comunidades ya han ido empoderándose del tema y no se dejan engañar tan fácilmente”, concluyó el activista del Bloque Verde.
Fuente: Rel-UITA
--------------------------------------------
En el día de la soberanía alimentaria
Nuevos casos de contaminación transgénica en Uruguay

Rebelión
La Red Nacional de Semillas Nativas y Criollas denunció ante la Comisión para la Gestión del Riesgo (CGR) y los integrantes del Gabinete Nacional de Bioseguridad (GNBio) la contaminación de maíces criollos de la zona de Quebrada de los Cuervos, departamento de Treinta y Tres.
En una nota enviada el 11 de octubre, la Red de Semillas solicitó además a esas instancias que tomen las medidas necesarias para garantizar el derecho de todo agricultor a optar por producir cultivos no-transgénicos (en este caso maíz). Mandó también un listado de productores de ese cultivo interesados en mantener la identidad no transgénica (en adelante no-GM) de su producción.
La nota insta a las autoridades a tomar las medidas necesarias para evitar que el maíz se siga contaminando con transgenes que son propiedad de empresas como Monsanto, Syngenta, Dow-Pionner y Bayer, todas transnacionales.
(Montevideo, 16 de octubre de 2013) Hoy, Día Mundial de la Soberanía Alimentaria, las organizaciones campesinas y numerosísimas organizaciones sociales de todos los continentes celebran el derecho de los pueblos a elegir qué alimentos producir, de qué manera y cómo comercializarlos, teniendo en cuenta las realidades culturales y productivas de cada país y región. En esta fecha de festejos, sin embargo, REDES – Amigos de la Tierra Uruguay alerta y manifiesta su profunda preocupación sobre los nuevos casos de contaminación transgénica en maíz criollo, luego de los denunciados en 2009.
A pedido de la Cooperativa GRANECO, que desarrolla un proyecto de producción de granos no-GM, y que cuenta con el apoyo de la Unidad de Montevideo Rural de la Intendencia Municipal de Montevideo y de la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), investigadores de la Facultad de Química de la Universidad de la República analizaron muestras de semillas de maíz criollo que serían utilizadas en ese emprendimiento. Esto se concretó a través de un convenio que REDES – AT tiene con esa Facultad. Entre las muestras analizadas se detectó contaminación en semillas de maíz criollo procedentes de la zona de la Quebrada de los Cuervos en Treinta y Tres. En las muestras contaminadas se detectó la presencia de la proteína Cry1Ab, la cual es producida por maíces transgénicos del tipo BT.
Una investigación realizada por las facultades de Agronomía, Química y Ciencias de la Universidad de la República, solicitada por REDES – AT, había constatado en octubre de 2009 la contaminación transgénica en el país en cultivos de maíz no modificado genéticamente. En aquella oportunidad tres de los cinco casos estudiados con muestras de maizales de varios campos de Uruguay presentaron contaminación.
La Red Nacional de Semillas Nativas y Criollas está conformada por 160 emprendimientos familiares que involucran a más de 250 productores y productoras distribuidos en todo el país. Se conformó en 2004 a iniciativa de la Asociación de Productores Orgánicos del Uruguay (APODU) y REDES - AT, con la participación de la Facultad de Agronomía a través del Centro Regional Sur. En 2006 esta iniciativa fue declarada de Interés Ministerial por parte del MGAP.
Uruguay es signatario de acuerdos internacionales por los cuales debe proteger los recursos genéticos del país. El rescate, revalorización y mantenimiento de nuestros recursos fitogenéticos y la necesidad de contar con semillas criollas de calidad son la principal motivación de la Red de Semillas. En agosto la Red realizó una convocatoria abierta a productores de maíz no-GM a manifestar su interés en mantener la identidad no-GM de sus maices. Como resultado de ese llamamiento se conformó una lista con más de 50 productores interesados.
El Decreto Presidencial 353/008 que rige sobre la regulación de cultivos transgénicos establece como política a llevar adelante por el Estado la “coexistencia regulada”, es decir establecer los mecanismos que garanticen el derecho de los agricultores a producir cultivos GM o no-GM. A la fecha no existe ninguna resolución de la autoridad competente (el GNBio) que establezca medidas en ese sentido. Es más, las resoluciones del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente 276/2003 y 292/2004, que establecían una distancia de 250 metros entre cultivos de maíz GM y no-GM para los eventos de maíces transgénicos MON810 (Monsanto) y BT11 (Syngenta) respectivamente, fueron derogadas por el GNBio el año pasado.

REDES – AT insta a las autoridades competentes a que implementen las medidas necesarias para evitar que nuestro maíz se siga contaminando.

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente