Espejos-Extraños: Las luchas del mundo

Boaventura de Sousa Santos
 
Mi trabajo me obliga a viajar por varios países. Las experiencias que recojo, sin confirmar ni descartar las hipótesis que orientan mi trabajo científico, me dan informaciones preciosas sobre el pulso del mundo, sujeto a presiones globales, pero de ningún modo unívoco en las respuestas que les da. La supuesta ausencia de alternativas para problemas o conflictos concretos en un determinado país no es más que un argumento útil para quien está en el poder y en él se quiere perpetuar.
El pasado mes de julio pude convivir cerca de los campesinos mozambiqueños que luchan contra la actividad minera y los proyectos agroindustriales que los expulsan de sus tierras y los realojan en condiciones infrahumanas, destrozan la agricultura familiar que en gran medida alimenta a la población, contaminan las aguas de los ríos, destrozan sus cementerios y frecuentemente los someten a una violenta represión policial. Todo en nombre del progreso y del crecimiento económico, pero en realidad apenas sirve para permitir lucros escandalosos a las empresas multinacionales implicadas (muchas de ellas brasileñas) y rentas parásitas a las élites político-económicas locales. Los contactos entre campesinos mozambiqueños y brasileños fueron cruciales para fortalecer su lucha a través de la solidaridad internacional y alimentar la esperanza de que la resistencia pueda tener éxito.
Hace dos semanas, en Chile, viví momentos de emoción frente al Palacio de la Moneda, donde hace cuarenta años el presidente electo Salvador Allende fue depuesto por el golpe de Pinochet. Un golpe preparado por una fuerte campaña de desestabilización orquestada por Washington muy semejante a la que está siendo ahora orquestada contra Venezuela, facilitada por algunos errores cometidos por un chavismo que no sabe existir sin Chávez. En vísperas de las elecciones, las marcas de la dictadura continúan ensombreciendo las élites políticas y la vida social de los chilenos. La privatización de la Educación, la Sanidad y la Seguridad Social (las mismas políticas que hoy se implantan en Portugal) tuvo consecuencias devastadoras para el bienestar de la gran mayoría de la población, y la probable victoria de Michelle Bachelet podrá representar el esfuerzo, aunque limitado, por revertir la situación de desprotección social que avasalla el país.
¿Estará Portugal condenado a repetir la historia de Chile vaciando, en nuestro caso, la democracia para después intentar devolverle algún significado? Para simbolizar que las continuidades siempre conviven con rupturas, el día anterior a mi partida, más de 50.000 chilenos y chilenas, la mayoría jóvenes, desfilaron en una valiente marcha del orgullo gay como diciendo que, como los estudiantes que protagonizaron las revueltas de 2012 y los pueblos mapuches en lucha contra el saqueo de sus recursos naturales, son parte de un nuevo Chile post-conservador y post-neoliberal.
Escribo esta crónica desde Ciudad de México. Días antes, en Guadalajara, tuve un encue con representantes del pueblo Wixarika, que lucha contra una empresa minera canadiense que fue autorizada por el Gobierno mexicano para extraer minería a cielo abierto en sus territorios sagrados de Wiricuta, en San Luis de Potosí. Basta este nombre para mostrar la continuidad del saqueo de los recursos naturales de estos pueblos desde el inicio de la colonización española hasta hoy. Como en Mozambique, Chile o Brasil, la solidaridad internacional y la implicación de órganos de la ONU serán importantes para fortalecer la resistencia contra estos megaproyectos hechos sin consultar a la población y que violan gravemente los derechos humanos y el medio ambiente.
Entretanto, el Gobierno priista propone una reforma educativa con un perfil semejante a la que se está haciendo en Portugal. Y, como aquí, también los sindicatos de los profesores de México protestan masivamente contra las reformas. Los sindicatos mexicanos son muy fuertes y, a pesar de que el Gobierno intenta enflaquecerlos, adoptan formas de lucha que incluyen la ocupación de edificios públicos y plazas, bloquean carreteras o anulan los peajes de las autopistas. Estos ejemplos muestran que merece la pena continuar la lucha por un mundo más justo y ecológicamente más equilibrado. Los que luchan pueden tener la certeza de que no están solos.

Fuente: http://blogs.publico.es/espejos-extranos/  Imagenes: totalstreet.cl - fotolog.com

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”