sábado, 29 de junio de 2013

Nuevo jaque a Barrick Gold: Corte chilena abre juicio por legalidad de Protocolo Pascua Lama

Total y absoluto rechazo tuvo el recurso de apelación interpuesto por el Consejo de Defensa del Estado, actuando en representación del Fisco de Chile por parte de la Novena Sala de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, en los autos Rol N° C- 17.273-2012, caratulados “Lopehandía Cortés, Jorge Rodrigo con Fisco”, tramitados ante el 23° Juzgado Civil de Santiago y que guardan relación con la nulidad legal que tendría el Protocolo Pascua-Lama. El fallo de los  Jueces,  abre un caso que podría llevar a declarar incluso a ex presidentes de la República.
Cabe señalar que en primera instancia el Consejo de Defensa del Estado se habría negado a discutir sobre la existencia de fraude en la firma del Protocolo Pascua-Lama. Tratado entre Chile y Argentina  que creó un país virtual sobre la cordillera de los Andes para la explotación de sus recursos naturales.
No obstante dado que dicho protocolo fue publicado en el Diario Oficial de Chile y de él tomaron conocimiento las altas autoridades del país,  el que sea discutido e investigado se ha convertido en un hecho.
Consultado el abogado Juan Guillermo Torres este señaló ” el  martes 25 de junio de 2013, se efectuaron los alegatos de las partes, Fisco de Chile por medio de su abogada y en representación de sus intereses,  quien le habla, en la cual esta parte fundó el rechazo de dicho recurso y con ello requiere la confirmación del fallo de primera instancia, por medio de sendas defensas jurídicas tanto de forma y de fondo,recurso que finalmente fue rechazado por la Novena Sala de la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Santiago, lo cual es un triunfo absoluto para esta causa”.

------------------------------

Agricultores demandan a Barrick Gold por destrucción de glaciares

El Viernes a la mañana, una delegación de más de 20 pequeños agricultores del Valle del Huasco, llegó al Segundo Tribunal Ambiental, ubicado en Santiago, para interponer una demanda por daño ambiental, por la irreparable destrucción de los glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza y la afectación del sistema periglaciar que nutre de agua la cuenca del Valle del Huasco.
La delegación, acompañada por el abogado del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) Álvaro Toro ingresó al edificio de Tribunales con una gruesa carpeta de antecedentes con los que busca acreditar que el derretimiento de los glaciares que alimentan su cuenca, comenzó con la intervención de la empresa Barrick Gold en las nacientes de los ríos, y que no puede atribuirse el fenómeno al calentamiento global, pues así lo demuestra la dirección general en su informe emitido el 2006 y en los posteriores, que ratifican que los glaciares han sido afectados por la intervención de la empresa minera Barrick Gold.
Cabe recordar que la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que aprobó Pascua Lama en 2006, condicionó lo siguiente: “el titular deberá acceder al recurso mineral y obras asociadas al desarrollo del proyecto en la zona de glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza de manera tal que no se produzca remoción, traslado, destrucción o cualquier otra intervención física sobre ellos”. Esto, en conocimiento de que Barrick ya había destruido una porción importante de los glaciares en la etapa de exploración. Sin embargo, desde que se inició la construcción en octubre del 2009, en reiteradas denuncias y fiscalizaciones se comprueba que la destrucción de glaciares continúa, no solo no se respeta la condición impuesta en la RCA, sino que se demuestra que el proyecto es incompatible con la sobrevivencia de los glaciares y por consecuencia con la vida de los habitantes del Valle del Huasco.
Por esto, según explica Lucio Cuenca, director de OLCA, organización que también suscribió el recurso “la demanda por daño ambiental busca establecer la responsabilidad de Barrick en la destrucción de glaciares, y que se implementen medidas de reparación ambiental que restablezcan las condiciones iniciales del ecosistema, lo que supone en primer término paralizar la actividad minera que está causando el daño, y luego, que el titular que lo causó tomé todas las medidas reparatorias pertinentes.”
Para los demandantes este juicio es vital, pues las aguas del territorio están cada vez más disminuidas, llegando a encontrarse por primera vez en la historia kilómetros de río seco, lo que amenaza su fuente de trabajo, pero también su cultura, su identidad y la vida en el lugar.
Rubén Cruz, uno de los demandantes, señala: “Los glaciares son el corazón de nuestra cuenca y la fuente de vida de nuestro hogar, cuando el 2006 aprobaron Pascua Lama, lo hicieron bajo la condición de proteger los glaciares, que no iba a cambiar la cantidad ni la calidad del agua, esas condiciones no se han cumplido, tenemos glaciares destruidos prácticamente en su totalidad, los ríos han disminuido considerablemente su caudal. La empresa debe ser sancionada y debe irse de nuestro valle por ser incompatible con el lugar donde se emplaza el proyecto”.
Las comunidades esperan que esta demanda tenga una tramitación relativamente ágil, dado que el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago fue abierto recientemente y no acumula aún demasiadas causas, por lo tanto estiman que esta acción que habría durado años antes de la puesta en marcha de la nueva institucionalidad, sea ahora más expedita y logre salvaguardar la integridad del ecosistema glaciar del Valle del Huasco.
Asamblea por el Agua del Huasco Alto
Comité Ecológico y Cultural Esperanza de Vida
Comunidad Diaguita Patay Co
Consejo de Defensa del Valle del Huasco
Pastoral Salvaguarda de la Creación
Comisión Agua y Vida. Iglesia Evangélica Presbiteriana, Chigüinto
Unidos por el Agua, Conay
Pajareteros Alto del Carmen

Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, OLCA
Fuente: El Ciudadano.cl - Imagen: www.liberacion.cl  - bajolalupainforma.blogspot.com

Registran cambios de temperatura en el Gran Chaco y la Amazonia

El aumento de temperatura media estacional en los últimos 40 años llega a superar los 2 grados centígrados. Y según los científicos, el fenómeno sería consecuencia de la deforestación.
En las zonas desmontadas, en particular en la Amazonia y el centro y norte del Gran Chaco, se observan incrementos muy significativos en cuanto a la temperatura estacional en los últimos 40 años,  revela un estudio publicado en The Scientific World Journal.
“En algunos casos los aumentos de temperatura media estacional superan los 2 grados centígrados”, afirmó a la Agencia CyTA el autor principal del estudio, el doctor Pablo Canziani, investigador de CONICET y director del Equipo Interdisciplinario para el Estudio de Procesos Atmosféricos en el Cambio Global (PEPACG) de la UCA.
“Esto es particularmente significativo en invierno y primavera, cuando se observan efectos de aumentos de temperatura similares a los causados hasta hoy por los gases de efecto invernadero en partes del noreste, centro y pampa húmeda de la Argentina”, destacó Canziani. En el estudio se emplearon modelos climáticos de simulación y estudios de campo, entre otras herramientas.
La deforestación influye en el cambio climático de varias maneras. Produce una disminución de reservorio de dióxido de carbono en los árboles así como en el suelo; genera una pérdida de regulación de las temperaturas y del ciclo hídrico tanto en el intercambio suelo-atmósfera como en el escurrimiento de las cuencas hídricas; modifica el albedo (reflectividad de la superficie terrestre); erosiona el suelo y altera la rugosidad de la superficie que afecta los vientos, puntualizó Canziani.
El trabajo de modelado atmosférico, empleado en el estudio, no se refiere a situaciones derivadas de los cambios climáticos globales sino a las consecuencias climáticas regionales de las modificaciones en el uso de suelos.

AGENCIA CYTA - INSTITUTO LELOIR - Imagenes: planetamitre.cienradios.com.ar - revueltaverde.wordpress.com

Los 5 peligrosos experimentos científicos que pueden llevarnos al Apocalipsis

Por lo general, confiamos en lo que dicen y hacen las personas que visten bata de laboratorio. Pero ¿qué pasa si uno de ellos decide poner el conocimiento y la ciencia por encima de todo lo demás y desencadenar acontecimientos que conducirían a una catástrofe global, incluso universal? Les presentamos cinco peligrosos experimentos que pueden llevar al Apocalipsis.
A continuación les presentamos los cinco experimentos científicos que podrían destruirnos a todos… o no.
1. Recreación del 'Big Bang'
El 'Big Bang' no deja de interesar a los científicos, que, decepcionados por no haber presenciado el evento que significó el inicio de todo lo que existe, arden en deseos de que la Gran Explosión vuelva a ocurrir. Y ya están haciendo que ocurra, al reproducir in vitro un millón de tales explosiones por segundo.
Nos referimos al Gran Colisionador de Hadrones, nuestro posible asesino, puesto en marcha en septiembre de 2008. Es en esta máquina donde las mentes más brillantes del mundo de la física aceleran las partículas elementales por un anillo de 26 kilómetros para ver qué pasa
El principal problema es que ningún científico sabe exactamente cuáles pueden ser las consecuencias de estos experimentos. Quizás el descubrimiento más importante que permitirá el Colisionador será precisamente que este artefacto es capaz de pulverizar el planeta.
2. El efecto Zenón cuántico
Durante muchos años, los científicos han estado escudriñando el cosmos en busca de la antigravedad, que no saben si existe pero que se empeñan en llamar "energía oscura". Pero lo más raro de todo es el efecto Zenón cuántico, una teoría que afirma que, con solo observar las partículas, las cambiamos (o más bien, cambiamos el nivel en el que se descomponen). ¿Cómo? Bueno, eso nadie lo sabe.
Un reconocido científico, el profesor Lawrence Krauss, propuso una teoría según la cual la simple observación de la energía oscura puede provocar su destrucción, lo que a su vez provocaría la destrucción de nuestro Universo.
Krauss cree que el resultado no tardará en llegar, sobre todo teniendo en cuenta que a finales de los años 90, cuando los científicos tuvieron la suerte de detectar la energía oscura, se observó una serie de explosiones de supernovas.
3. Materia extraña
Es una sustancia hipotética compuesta de 'quarks', las partículas que construyen nuestra realidad.
Hay dos hipótesis sobre la materia extraña. La primera afirma que esta va a desaparecer inmediatamente después de ser generada. La segunda sugiere que esta materia se estabilizará y empezará a convertir en la misma materia extraña todos y cada uno de los átomos que encuentre en su camino. 
Ahora imaginen, al menos en teoría, qué hará esta materia extraña en el supuesto de que aparezca en la Tierra. 
Afortunadamente para nosotros, la materia extraña solo puede surgir como resultado de colisiones de alta energía de las partículas elementales, de modo que no hay peligro en absoluto. Pero, esperen… ¡Tenemos el Gran Colisionador de Hadrones! Al construirlo, los científicos esperaban descubrir qué se genera al colisionar los átomos en un enorme túnel subterráneo, y la materia extraña figura en la lista de posibles descubrimientos.
4. Viajes a través del tiempo
A las muchas maneras posibles de poner fin al universo con la ayuda del Colisionador podríamos añadir los viajes a través del tiempo. Que hasta ahora ningún científico serio esté desarrollado la tecnología para estos viajes no excluye que alguien pueda descubrirla por casualidad, como ocurrió con la penicilina. 
Una de las sugerencias es que las continuas colisiones de alta energía de las partículas elementales en el Colisionador abran un agujero en el tejido del universo, y que las generaciones futuras aprendan a utilizarlo para viajar a través del tiempo… con todas las consecuencias y riesgos que eso conllevaría.
5. Nanotecnología
Las tecnologías modernas tienen como meta producir dispositivos cada vez más pequeños y complejos. En ese sentido, la nanotecnología, que permite crear robots del tamaño de una molécula, es justo lo que hace falta.
¿Y en qué nos beneficia eso a nosotros? Bueno, pues imagínense millones de máquinas microscópicas que viajan a través de los vasos sanguíneos de personas enfermas para atacar un tumor maligno, o para destruir el virus del sida con pequeños láseres, etc.
Pero, fantasías aparte, existe un problema real, que es cómo producir en masa estos diminutos aparatos. La solución es simple: hay que enseñarles a producirse a ellos mismos a partir de materiales sacados de su entorno.
El problema de los nanorobots es que son capaces de convertirse en auténticos exterminadores de todos los organismos celulares, y podrían llegar a acabar en una sola noche con toda la vida orgánica. Eric Drexler, uno de los padres fundadores del concepto de nanotecnología, ha presentado varias teorías escalofriantes sobre el día del juicio final. Por ejemplo, un escenario conocido como el 'problema de la plaga gris' sugiere que los robots, al autoproducirse, consumirían todo el material disponible en el planeta, junto con la propia Tierra. El resultado de este proceso sería que una masa gris formada de nanorobots acabaría flotando a la deriva en el espacio.
Mientras tanto, los científicos informan de que están trabajando en un nanorobot 'reproductor', una especie de 'abeja reina de los nanorobots' capaz de producir miles de millones de máquinas diminutas... y de controlarlas.
Aunque quizá nos salvaremos de este triste panorama gracias al Gran Colisionador de Hadrones… que ya nos habrá matado antes.

RT http://actualidad.rt.com - Pubicado en: Ecoportal.net

Argentina - XX Encuentro de la UAC en Corrientes: “Un encuentro de tierra, luna, fuego y agua”

Por Prensa UAC

Cientos de asambleístas, estudiantes, artistas, periodistas de medios comunitarios, docentes, investigadores/as de todo el país se reunieron en el XX encuentro de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), en Corrientes para compartir conocimientos, estrategias de lucha y vínculos en defensa de la tierra y del sentido sagrado de la vida. El próximo encuentro será en noviembre en la provincia de San Luis.
Con el Río Paraná de fondo, la calidez de los anfitriones correntinos y decenas de termos de mate de por medio, del 20 al 23 de junio en la ciudad de Corrientes, numerosas asambleas de todo el país se encontraron una vez más para articular y potenciar las luchas contra el modelo extractivo.Emilio Spataro, integrante de la organización local Guardianes del Iberá, destacó que la convocatoria superó las expectativas, con una representación que se extendió desde la Patagonia hasta Salta. “Creo que estamos arriba de los 70 colectivos lo cual es muy auspicioso, demuestra que pese a todas las dificultades nos seguimos encontrando y encontrarnos sigue siendo un triunfo”, señaló.Explicó además, que la convocatoria a la UAC se produjo “en el momento más difícil de nuestra organización, porque nos han aplicado distintos dispositivos de persecución, para frenar nuestro desarrollo ya que hemos logrado enfrentar a corporaciones y frenar proyectos importantes. Conseguimos salir a la calle con acciones directas, cortes de ruta y plantear discusiones sobre el modelo en una provincia en donde nunca se había discutido tal cosa, desde la base de las mismas comunidades”.
A las resistencias históricas contra las pasteras y las mineras se agregaron nuevos conflictos ambientales como el descubrimiento de un centro de investigación para desarrollar caña transgénica, la problemática del fracking (fractura hidráulica para la extracción de hidrocarburos no convencionales) o la instalación de nuevas fábricas de insumos para la minería. Olga Fernández, de los Vecinos Autoconvocados de la Cuenca Río Juramento de Salta cuenta que están en un reclamo contra la instalación de una planta de nitrato de amonio usado como materia prima para fabricar explosivos para la minería. “Esta empresa no cumple con ningún requisito legal, el 15 por ciento de la producción se utilizará como fertilizante y el 85 por ciento se va a Santa Fe para construir explosivos para la minería”, explica Olga sin dudas, sin pausas, con la desesperación de quien emprende la defensa de su territorio. “Esta estructura obsoleta ya funcionaba en Canadá hace 50 años y ha sido trasladada a nuestro país con todos los riesgos que implica. En Waco, Texas, hace muy poco explotó una planta de nitrato de amonio pero diez veces más pequeña que esta y mucho más moderna. Casualmente es la misma propietaria de la fábrica que descartó como chatarra. ¡Les explotó la nueva y quieren instalar la vieja en nuestro país!”, agrega.
En las presentaciones de cada lucha, las asambleas expusieron las diferentes realidades características de cada región aunque ya no con la urgencia de la denuncia sino con la exposición de estrategias y conquistas ganadas en un ajedrez tremendamente desigual. “Hemos frenado a Techint en las costas de Avellaneda”, comparte Macarena Cifuentes de la Asamblea No a la entrega de la costa Quilmes/Avellaneda. A cada nuevo obstáculo, se agudiza la creatividad en el camino del respeto a la vida. Varias localidades se anticiparon y obtuvieron ordenanzas preventivas de prohibición del fracking. En este sentido, Giulio Soldani, integrante de la Asamblea Permanente del Comahue por el Agua (APCA) destacó que “uno de los logros más importantes en contra de la industria extractivista petrolera es el de la comunidad mapuche Winkul Newen ubicada a 12 km de Cutral Có (Neuquén), que logró parar un yacimiento de la empresa Apache en Portozuelo Chico. Apache planeaba perforar 40 pozos y esta comunidad logró reducir la cantidad de perforaciones a nueve”.Giulio explicó que “ésta acción directa le costó a la comunidad sufrir represión, encarcelamiento y una intervención policial en territorio comunitario. Tienen dos juicios por usurpación de tierras en los que fueron absueltos”.

Los impactos del modelo de monocultivo a gran escala

El "Grito por la Tierra" en Guatemala

Amalia Antunez
Rel-UITA

El pasado 6 de mayo el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM) en coordinación con SAVIA, organización que representa en Guatemala a la Red contra los Monocultivos de Árboles en América Latina, y con la colaboración de la Red Manglar Internacional visitó ese país, en el marco de la realización de una serie de actividades sobre los impactos de los monocultivos de palma africana sobre las comunidades locales.
“Además de un levantamiento de testimonios y datos sobre el tema, se destacó la presentación del documental Bajo Aguán: Grito por la Tierra, producido por Rel-UITA y Alba Sud”, dijo a La Rel, Lizzie Díaz, de la Secretaría Internacional del WRM
“La lucha campesina por la tierra y contra el acaparamiento de la misma en manos de grandes corporaciones -continuó Lizzie- se da en muchos países de Centroamérica y Guatemala no es la excepción, partiendo de esa premisa es que organizamos este cine foro para la presentación del documental, contando con la experiencia de la visita a Honduras, que se hizo en conjunto con la Rel-UITA y FIAN Internacional, en febrero del año 2012”.
En relación a los motivos que llevaron al WRM a Guatemala, la activista señaló que los objetivos principales de la presentación del documental fueron por una parte, difundir la situación de desplazamiento que viven los campesinos hondureños en relación al monocultivo de palma africana, que se profundizó luego del golpe de Estado de 2009, y por otra parte, llevar esta lucha a otros países.
“Es fundamental la difusión de este material para que las comunidades sepan que no están solas, que las situaciones que viven, vinculadas al monocultivo, se dan en otros lugares y son el producto del modelo de producción y consumo imperantes; que implica el monocultivo a gran escala y que generalmente tienen detrás, grandes y poderosas corporaciones financieras, locales o transnacionales”, manifestó.
“La receptividad fue muy buena –agregó Lizzie– y creo que se abrió una puerta para la reflexión y el debate sobre el monocultivo de palma y sus impactos en las comunidades locales y en el ecosistema”.
Enrique Bonilla, presidente del COGMANGLAR, organización por la defensa y protección de los manglares de Guatemala, fue uno de los participantes de este cine foro.
“El testimonio de Enrique fue muy valioso porque estas comunidades están sufriendo en carne propia los impactos del cultivo de palma africana y de caña de azúcar, que ya han dejado como saldo el desvío de los ríos Coyolate y Bolas en la costa manglar, además de sufrir las consecuencias del uso indiscriminado de agrotóxicos en esas plantaciones”, explicó Lizzie.
Existen cuatro empresas palmeras que concentran la producción: La Reforestadora de Palma S.A. (REPSA), Tikindustrias S.A., La Empresa Nacional Agroindustrial S.A. (NAISA) y la Empresa Palmas del Ixcán, todas ubicadas en las comunidades del municipio de Sayaxché, Petén.
“Estas empresas son causantes de una muerte lenta para las comunidades y los bosques manglares”, relató Lizzie.
Además de la visita a la costa, el WRM se entrevistó con Lorenzo Pérez, coordinador de Consejo Nacional de Desplazados de Guatemala (CONDEG), cuya organización es la responsable de dar seguimiento y asesoramiento a comunidades campesinas afectadas por la palma africana.
“Según nos informó Pérez, el discurso de estas empresas que hablábamos anteriormente, es siempre el mismo, llegan con grandes promesas de progreso, de empleo, de desarrollo, mostrándose como única alternativa en comunidades que no tienen otra alternativa”, explica Lizzie.
Lo que ocurre actualmente en Guatemala es el triste fenómeno de campesinos que se vuelven obreros pobres. “Estas empresas que desembarcan como la gran solución a la falta de trabajo, terminan siendo las grandes explotadoras imponiendo metas de producción imposibles de cumplir, para después poder pagar a los trabajadores, salarios de hambre.
Otro fenómeno frecuente es el número alto de mujeres indígenas trabajando en las plantaciones de palma africana, a ellas también les exigen cumplir con determinadas metas para poder alcanzar el salario mínimo, que si no son alcanzables para los hombres, menos son para las mujeres, es decir que las mujeres están condenadas a ganar siempre el salario mínimo.
“El video Bajo Aguán: Grito por la Tierra, es primordial para llevar adelante la difusión de este flagelo en el que se ha convertido el monocultivo a gran escala. Mostrar la realidad de la comunidad del Bajo Aguán en otros países, no solo nos ayuda a divulgar las atrocidades que viven a diario estas personas sino que también colabora en crear un espacio de reflexión sobre las diferentes realidades que se viven en torno de un mismo tema: la lucha por la tierra”, acotó Lizzie.


Fuente: Rel-UITA - - Vea el documental Bajo Aguán: Grito por la Tierra y las versiones subtituladas en inglés, francés, italiano, portugués y ahora alemán  - Imagenes: cipamericas.org - bioconstruyendomx.wordpress.com

Boom de la quinua desafía agricultura local

Por Julio Godoy

ROMA, jun 2013 (IPS) - En la última edición de “Perspectivas Alimentarias”, la  Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) augura que “en el futuro, la quinua podría jugar un papel más importante en el sistema alimentario global, dada su capacidad de adaptación a diferentes regiones agroecológicas y sus cualidades nutricionales superiores”.
Este milenario seudocereal andino ganó reciente popularidad mundial gracias a sus valores nutritivos. El gobierno de Bolivia, principal productor mundial, logró inclusive que las Naciones Unidas declararan 2013 como el Año Internacional de la Quinua.
En el informe publicado el 13 de junio, en antelación de la 38 conferencia bienal que se celebra en Roma, la FAO también estima que la demanda mundial continuará aumentando “con fuerza en los próximos años, impulsada principalmente por los países desarrollados, donde el gasto en alimentos naturales y más saludables es una tendencia al alza”.
El  “grano de oro” es un alimento excepcional, con alto contenido de proteínas, superior al del arroz, el trigo y el maíz. También contiene ocho aminoácidos esenciales y elevadas cantidades de hierro, calcio, magnesio, potasio, fósforo y zinc. Se la digiere con facilidad, tiene poca grasa y está libre de gluten.
La creciente demanda mundial es una buena noticia alimentaria y económica. Pero revela perversidades típicas del mercado global de alimentos.
Según la oficina de estadísticas de la FAO, en el periodo 1992-2010 el área cosechada en los principales países productores –Bolivia, Perú y Ecuador— casi se duplicó, y entre 2005 y 2012 la producción se multiplicó por ocho.
Pero en contraste con la popularidad de la quinua entre consumidores de países industrializados, su consumo en la región andina continúa relativamente bajo, pues sufre el estigma de ser “comida de pobres”, como dijo Valeria Calamaro, activista por el comercio justo de la organización Altromercato.
El boom de la producción andina entraña varios desafíos.
Como su precio de exportación es elevado, desplaza a otras siembras locales, convirtiéndose en monocultivo en tierras montañosas y frágiles del oeste boliviano. También ha provocado una contracción de la ganadería de camélidos como la llama. Menos ganado significa menos estiércol, fertilizante orgánico de uso tradicional para preservar los suelos en esas regiones.
La creciente demanda mundial de quinua es una buena noticia alimentaria y económica. Pero revela perversidades típicas del mercado global de alimentos.
“Ante la alta demanda mundial de este alimento, las prácticas tradicionales han sido abandonadas”, dijo el agrónomo Vladimir Orsag, director del Programa de Investigación Estratégica de Bolivia y profesor de la Universidad Mayor de San Andrés.
“La frontera agrícola se amplía en las zonas planas, copando espacios destinados a la ganadería, que siempre fue una actividad complementaria para la agricultura”, añadió.
Esta dinámica no respeta los períodos de descanso de la tierra, “provocando erosión de suelos, una mayor mineralización y pérdida acelerada de materia orgánica, más incidencia de plagas y enfermedades en los cultivos y, por último, disminución de la fertilidad y productividad de los suelos”, describió Orsag desde La Paz, en entrevista telefónica con TerraViva.
En otras palabras, si la demanda internacional sigue en aumento, como prevé la FAO, el cultivo de la quinua no es sostenible en las condiciones actuales.
El gobierno de Bolivia tiene conciencia de estos problemas.
Por un lado, estimula el consumo interno, buscando cambiar los hábitos alimentarios de la población y, por otro, intenta recuperar las técnicas agrícolas más apropiadas.
Según cifras oficiales, del total de la producción nacional de 2012 (50.566 toneladas), solo 24 por ciento, unas 12.00 toneladas se destinó al consumo interno. El gobierno espera que se eleve a 20.000 toneladas este año.
El viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Víctor Hugo Vásquez Mamani, jefe de la delegación boliviana en la conferencia, admite que el boom de la quinua ha provocado erosión.
“Pero estamos recuperando las buenas prácticas agrícolas de nuestros antepasados”, dijo Vásquez Mamani en una entrevista con IPSTV. “Respetamos más los períodos de descanso de la tierra y practicamos lo que llamamos el complejo llama-quinua, para tener abonos agrícolas y mantener la riqueza de los suelos”.
En su opinión, aumento del precio internacional no es determinante del consumo interno. “Los bolivianos en el Altiplano beben mucha cerveza, que es más cara que la quinua. Además, el consumo interno ha crecido de manera proporcional al aumento de la producción y de las exportaciones”, sostuvo.
Las autoridades continúan estimulando el consumo. “Estoy convencido de que también comemos con los ojos. Para que la gente coma más quinua, tenemos que preparar los platos de una manera más apetitosa”, advirtió.

Imagenes: Servicio de ensalada de quinua en el Atrio de la sede de la FAO en Roma. Crédito: Julio Godoy/IPS - industrialisquinua.webnode.es

viernes, 28 de junio de 2013

Usar, tirar, responsabilidad y unión

Ivana Belén Ruiz Estramil
Rebelión

Parece que últimamente nos estamos dando cuenta de que las cosas se acaban. Me surge precisamente en este punto una duda acerca de si verdaderamente antes pensábamos en la existencia de un mundo con recursos ilimitados, o si esto se refiere tan solo a un pensamiento que se impuso como dominante, que se apropia de los recursos (también la fuerza de trabajo humana). Ante esa práctica, existía también en el mundo otras formas de vida, diríamos contractuales con el entorno, donde podríamos englobar a las poblaciones indígenas, pero también a esas prácticas “mil usos” que no hace tanto tiempo, hacían nuestros mayores de todos los productos. Pretendo destacar aquí ese contacto con el entorno, tratando de buscar siempre esa reutilización de todas las cosas que caían en nuestras manos.

Nos puede parecer incluso cómico desde nuestra cosmovisión de “usar y tirar”, ese cajón de casa llena de piezas de antiguas cosas que se han roto y que nuestros mayores guardan cuidadosamente, cosas que se sabe en muchos casos que no se volverá a usar, pero que ante la pregunta – ¿para qué? – se responde –por si acaso–.
Cultura que de un periódico podía sacar mil utilidades, envolver objetos, secar calzado, hacer manualidades al mezclarlo con cola, mojarlo y tras convertirlo en una bola compacta esperar a que seque y utilizarlo para alimentar el fuego durante un largo tiempo, y un largo etcétera junto con esas aplicaciones escatológicas en las que no me detendré. Hoy en cambio, nos enorgullecen las miles de aplicaciones de nuestro nuevo móvil, muchas de las cuales son absurdas o no usaremos nunca.
Que las capacidades del mundo para nuestras nuevas “necesidades” son limitadas es un hecho, y es así como por el momento se recurre a limitar las capacidades de vida de unos muchos, para poder seguir viviendo la ilusión de infinitud de unos pocos.
Se nos ha presentado una sociedad en la que consumir constituye una más de nuestras cadenas. Por un lado, la obsolescencia programada en la que no es ya el mal uso o desgaste el que marque el fin del funcionamiento, sino que viene de fábrica. El repararlo termina costando más que el adquirir uno nuevo, o también el hecho de no contar con piezas de repuesto. Por otro lado el individuo, que no quiere escapar de ese consumo.
¿Qué hacer entonces con un individuo que no quiere renunciar a ese consumo desmedido? ¿Es verdaderamente necesario que surjan cada año nuevos modelos de móviles y ordenadores con cada vez más capacidades? ¿O al que le es necesario es al mercado, porque así obtiene cada vez más beneficios? Quizás la respuesta a la primer pregunta sea primero comprender las dos siguientes, es decir, mientras sigamos pensando que esas actualizaciones constantes son necesarias, y que se promuevan como tal desde el sistema, será difícil que el individuo adquiera consciencia de que no se puede extender en el tiempo esa forma de vida. Ya ni siquiera es asumible en un contexto en donde la mayoría de las personas en el mundo no tienen ese nivel de consumo.
A la hora de abordar ese nuevo escenario de futuro en el que justicia, redistribución e igualdad de oportunidades, formen parte de los proyectos de vida, habría que contemplarse el hecho de que esas lógicas de consumismo, que no de consumo, son propias del modelo que basa todo su sistema organizativo en la explotación y en la promoción de ese ideario de infinitud. Todo el sustento del “tanto tienes, tanto vales” no es más que una falacia para adscribirnos aún más al mismo. Se convierte en imprescindible una resocialización en un nuevo sistema de valores que tome como base que la igualdad de acceso es básica y que por lo tanto si las capacidades son limitadas, habrá que pensar hasta dónde se puede llegar.
Así como un niño juega con un palo de escoba simulando el mejor de los jamelgos, capaz de atravesar los desiertos más áridos, deberíamos de mirar más allá de la etiqueta “usar y tirar”, quizás así nos hagamos más activos, sostenibles, críticos e imaginativos.
Desde donde poner los límites
La cuestión es, ¿en la actualidad o en esa sociedad futura imaginada? Porque en el segundo de los casos, la respuesta puede presentarse más sencilla, al contemplarse ese escenario como fruto de una nueva implicación más amplia, y en donde como apuntábamos en el apartado anterior, el individuo sea consciente de todo el entorno del que forma parte. El caso de las prácticas en la actualidad ya es más complejo de abordar.
Frente a la imagen de un individuo individualizado debemos de lidiar con lo que nos dice Stiglitz, “la esencia de la libertad es el derecho a decidir”, que aunque aplicado a un razonamiento algo distinto nos puede valer aquí. Y es que ¿Qué hacemos entonces cuando el individuo ejerciendo su “libertad”, elige entrar en la lógica consumista al mismo tiempo que el sistema promueve esta misma práctica para seguir obteniendo beneficios? En un primer punto quizás establecer esos limites de la libertad, ya que como siempre hemos entendido, al menos en lo teórico, “mi libertad termina donde empieza la de los demás”.
Ha sido muy útil el trazar esa frontera básicamente disruptiva entre ese “ellos” y el “nosotros”, alejando toda responsabilidad de un ejercicio desmedido de aparente libertad. Aparente libertad, porque se trata de adquisiciones que en realidad nos atan más, coches ultimo modelo con tecnología punta, me gustaría saber cuantos lo adquieren al contado, porque de lo contrario se está encadenando a una deuda, o la paradoja de los móviles que si recordamos su razón de ser estaba en darnos autonomía y movilidad, pero ahora, nos lleva a buscar desesperadamente tomas de corriente porque consumen mucha energía.
Consideremos el supuesto de que somos libres, de que es una decisión puramente personal la de actualizar constantemente nuestros aparatos tecnológicos ¿somos libres de salirnos de ese circulo o acarreamos en muchos casos una deuda que dictamina cuando podemos salir y cuando no?
No se pretende apuntar a una vuelta a la edad de piedra, de ahí la diferenciación entre “consumo” y “consumismo”, y es este último el que lleva a colocar al primero como propia finalidad, en lugar de ser un medio para cubrir ciertas necesidades. Al convertirse el medio en el fin, la velocidad de consecución del mismo aumenta, y con ello la frustración por alcanzarlo. El individuo se autoconvence (se promueve ese autoconvencimiento) de que está en sus manos el conseguirlo, y se culpabiliza en el caso de no poder hacerlo. Paradójicamente, entendiéndose el consumo como un fin, se crea así la imagen de que este acto es la máxima expresión de ese ejercicio de la libertad.
Desde dónde poner los límites es siempre una tarea complicada, en este caso, se podría en primera instancia limitar la exaltación del consumismo, aunque resulta en todo caso difícil al encontrarnos en un sistema que se basa en ello. En segundo caso reivindicar esas alternativas de vida en las que el consumo responde a la necesidad y no la necesidad del consumo. Por último, aunque todas ellas fueran implementadas simultáneamente, el iniciar una concienciación sobre un “nosotros global” como habitantes de un mismo espacio, aunque de distintas realidades.
Si bien es cierto que es consustancial al hecho cultural esa diferenciación entre el “ellos” y el “nosotros”, en ningún caso puede ello seguir basándose en una lógica de suma cero, en el que lo que uno gana es porque el otro lo pierde. ¿Garantiza esto el éxito? Probablemente no del todo, pero es un primer paso hacia el cambio de moral del individuo individualizado.
De la “des-responsabilidad” a la moral colectiva
Volviendo al “usar y tirar”, encontramos la mayor expresión de lo superfluo, inmediato y fugaz. También las personas parecen cargar sobre si mismos esos atributos que desde años se les ha reconocido, valorados en cuanto a su función social.
Si fijamos nuestra mirada en lo que he dado en llamar “des-responsabilidad”, intentando con ello poner el énfasis en la práctica de borrosidad que se coloca sobre el proceso mediante el cual se obtiene aquello que consumimos, nos permite prestar atención al hecho de cómo también al consumidor se le convierte en un objeto, importando el individuo sólo, en tanto en cuanto pueda consumir.
Esa falta de moral colectiva que nos lleva a actuar sólo en función de lo próximo que nos afecte, es muy ilustrativo de esa lógica que nos aleja de la conformación de una identificación con un nosotros más amplio, y también así, que nos muestra su cara más amarga cuando nos sentimos solos, únicos responsables ante nuestro propia vida. Quizás si nos contempláramos en una visión más amplia, veríamos que nuestros problemas no son sólo nuestros, sino que son compartidos con muchos otros, una especie de “soledad compartida” que se vive en individualidad, ¿en qué se relaciona esto con la des-responsabilización de los límites? En que en todo momento identificamos nuestros éxitos y desventuras en nosotros mismos, en que nuestro ejercicio de la libertad no se va a vincular ya con aquella frase que mencionábamos antes de que “mi libertad acaba en donde empieza la del otro”.
Un proverbio africano dice que “la unión en el rebaño hace al león acostarse con hambre”, quizás es por eso que lleva dándose festines durante tanto tiempo, y es que ese no mirarnos como un todo, ha hecho que no prestemos atención a que las diferenciaciones, más bien parcelizaciones, se aplican solo a nosotros y no a quienes dirigen las riendas de ese, su mundo, en el que nosotros no somos más que piezas.
La creación de una moralidad colectiva que lleve a la conciencia sobre “el otro”, no ya solo en términos globales, que es fundamental, sino también del más próximo, constituiría el primer paso hacia una responsabilización, que llevaría en última instancia a un auto-limitarse en función de las necesidades. Esa moralidad colectiva ha de sustentarse casi con toda seguridad en un nuevo discurso, englobante en el sentido de que recoja todas las realidades, necesidades y proyectos de las comunidades del mundo. Comprender que necesariamente esto no rompe con la posibilidad de ser individuos, sino de que se trata de la única manera de que todas y todos podamos serlo, teniendo las mismas oportunidades de reconocimiento mutuo, como diría el Subcomandante Marcos:
“Yo soy como soy y tú eres como eres, construyamos un mundo donde yo pueda ser sin dejar de ser yo, donde tú puedas ser sin dejar de ser tú, y donde ni yo ni tú obliguemos al otro a ser como yo o como tú”.
El individuo individualizado se muestra como una paradoja si partimos del hecho cultural que nos dice que el individuo adquiere sus cualidades en comunidad, en su red, que no necesariamente se limita ya a los más próximos, pero que nos muestra como el individuo va adquiriendo diferentes características. Esta red en la actualidad prima la competencia a la cooperación, siendo ya de entrada un primer aspecto de contradicción, ya que tradicionalmente una comunidad ha de basarse en la cooperación. Por otro lado, el individuo se fundamenta en su individualidad, pero no en la capacidad de los demás de ser también individuos, de ahí la individualización, y el potenciamiento a toda la base de competencia y des-responsabilización.
El establecer límites sobre ese tipo de individuos que se han basado en la inexistencia de esos limites y en la desconexión de quienes padecían las consecuencias, hace que todo el proceso sea complejo. Pero más complejo se presenta aún, el que los grandes promotores de ese consumo dejen de hacerlo, me refiero con ello a las grandes empresas, el capital en general, que todos sabemos perfectamente que nunca van a dejar por su propia voluntad de explotar al planeta, tanto a seres humanos como a recursos naturales, ya de partida en cuanto a que ambos son considerados como “recursos” para un fin privado, individualizado.
Indudablemente, un cambio completo de sociedad, de reconocimiento de ese “otro”, ha de pasar por el fin de la sociedad actual, ya que aunque si bien es cierto que nuestras prácticas individuales son ejemplificadoras de que el cambio es posible, se necesita de generalizar por medio de una socialización en esa moral colectiva.
El sistema actual juega con la baza de esa desunión y de la falta de una moral colectiva, como si hubiéramos interiorizado aquel panóptico del que nos hablara Foucault, cada uno en una celda. Dentro de cada celda, las realidades son diferentes, pero el ojo controlador es el mismo.

Imagenes: daciencia.com - konsumokuidado.blogspot.com

Japón caza ballenas y dice que es ciencia…

"Japón pretende cubrir su actual caza comercial de ballenas con la bata de laboratorio de la ciencia", ha declarado uno de los abogados del Gobierno australiano, Bill Campbell, ante los jueces de la CIJ.
Australia ha acusado este miércoles a Japón de cazar ballenas por motivos comerciales bajo el pretexto de hacerlo por razones científicas, con motivo de la celebración en La Haya de la primera sesión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dedicada a este litigio entre los dos Estados.
   "Japón pretende cubrir su actual caza comercial de ballenas con la bata de laboratorio de la ciencia", ha declarado uno de los abogados del Gobierno australiano, Bill Campbell, ante los jueces de la CIJ.
   Cada año, Japón caza cientos de ballenas en el océano Antártico a pesar de haber acordado, bajo presión de Estados Unidos, una moratoria internacional sobre la caza comercial de ballenas en 1986. Tokio afirma que está llevando a cabo investigaciones científicas esenciales, permitidas por un tratado sobre la caza de ballenas de 1946, para establecer si el número de ballenas se está recuperando.
   Sin embargo, Australia, que cuenta con el apoyo de Nueva Zelanda, asegura que el argumento de la investigación científica no es más que una treta para permitir que Japón lleve a cabo su objetivo real, que es el de la caza comercial los cetáceos.
   El fiscal general de Australia, Justin Gleeson, ha señalado que la investigación japonesa comenzó únicamente cuando la prohibición de la caza comercial entró en vigor y ha afirmado que la caza ha continuado mediante el uso de "barcos similares, tripulaciones similares y técnicas similares". "El Gobierno de Japón ha visto la caza científica de ballenas como una forma de burlar la moratoria", ha expresado.
   El viceministro de Asuntos Exteriores japonés, Koji Tsuruoka, ha defendido que el programa de la caza científica de ballenas de Japón es legal. "Japón está orgulloso de su tradición de vivir en armonía con la naturaleza y de usar los recursos vivos, respetando su sostenibilidad", ha  afirmado.
   Los activistas medioambientales presentes en La Haya, por su parte, buscan una sentencia que pueda poner fin a la caza de ballenas en el océano Antártico. "Hemos estado haciendo campaña por esta causa durante diez años", ha declarado Geer Vons, director del grupo Sea Shepherd Netherlands, un grupo de conservación animal que controla la caza de ballenas. "Si Australia gana, no tendremos que viajar al océano Antártico para controlar la situación", ha afirmado.
   Asimismo, consideran que la ciencia no puede ser utilizada como pretexto para justificar la caza comercial de ballenas. "La caza comercial de ballenas, ya sea llevada a cabo de forma abierta o camuflada en nombre de la ciencia, es una práctica cruel y desfasada que no produce ningún valor científico", ha manifestado el director del programa de ballenas del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales, Patrick Ramage.

ECOticias.com – ep- Imagen: ozutto.com

Argentina-Corrientes: “En los polos madereros la gestión de jubilaciones por incapacidad se está convirtiendo en un negocio”

Por No son Bosques

A partir de un informe del Banco Mundial que sugirió promover la actividad forestal en la provincia de Corrientes para aumentar el Producto Bruto Geográfico, muchos fondos, programas y herramientas fueron puestos a disposición de este sector. A su vez, hace más de 30 años, la foresto-industria recibe apoyo del estado nacional, en especial a través de la ley 25.080 aprobada a fines de los 90.
Sin embargo, desde el Centro de Estudios El Agua Vale más que el Oro afirman que ésta actividad no sólo ofrece escasos y precarios puestos de trabajo sino que está convirtiendo en costumbre ver gente mutilada en los polos madereros por accidentes en los aserraderos o en las plantaciones forestales.
El centro de estudios surgió en la ciudad de Corrientes en marzo de 2012 tras una jornada contra la mega minería a cielo abierto en apoyo a la localidad riojana Famatina. Conformado por estudiantes y jóvenes profesionales, el grupo investiga y difunde problemáticas relacionadas con los impactos sobre los bienes naturales y la apropiación de los mismos. Conversamos con sus integrantes acerca de la expansión de monocultivos forestales en la provincia, uno de los temas que indagaron en profundidad.
-¿Qué beneficios otorga la ley nacional 25.080 (hoy 26.432) de promoción de plantaciones forestales? 
-A nivel nacional la ley otorga estabilidad fiscal por 30 años que se puede prorrogar por 50 años, exceptuando el IVA, aunque los forestadores lo recuperan cuando realizan inversiones para la actividad –compra de maquinarias-. También les disminuyen el impuesto a las ganancias; los eximen del impuesto a los bienes personales; y el incremento patrimonial por el crecimiento de las plantaciones no está sujeto al impuesto a las ganancias ni bienes personales. Respecto a los subsidios, para las plantaciones de 1 a 300 hectáreas por año se les reintegra el 80% de costos de implantación (mano de obra y compra de plantines); y para las plantaciones de 301 a 500 hectáreas por año, les reintegran el 20%. Para poda y raleo reintegran el 70% del gasto.
Además, cada provincia que adhiere a esta ley le agrega otros beneficios que en el caso de Corrientes son la exención del impuesto a los sellos, al impuesto inmobiliario y a los ingresos brutos por las ventas.
-¿La provincia se estaría ocupando de los reintegros atrasados?
-Efectivamente, como el reintegro desde Nación a los forestadores tardaba entre 12 y 18 meses, el gobierno provincial, con el fin de fomentar la actividad, se hizo cargo del reintegro a los productores que presentaron los planes e hicieron las inversiones, y es la provincia la que espera el dinero de Nación.
-¿La ley es un atractivo para las grandes empresas forestales nacionales o extranjeras?
-Sí, primero porque tienen posibilidad de que les reintegren la inversión y luego por los beneficios fiscales como la estabilidad fiscal por 30 años. Esta ley finalizaba en 2009, pero por la presión de la industria forestal se prorrogó 10 años más.
-Esta ley ofrece los mismos beneficios para plantar árboles nativos, sin embargo, por lo general no se elige cultivarlos 
-Incluso el reintegro para una plantación con nativos es mayor, pero no son los elegidos, de igual manera seguiría siendo un monocultivo, por eso lo mejor es que se mantenga la vegetación nativa sin desmontar.
-¿Qué otras ventajas recibe el sector forestal?
-Desde el gobierno provincial han creado programas específicos como capacitaciones para industrializar la madera con la idea de organizar varios polos forestales dentro de la provincia.
De por sí, las actividades primarias tienen mucho beneficios en Corrientes, por ejemplo, tienen exento el impuesto a los ingresos brutos, entonces los arroceros o forestadores no pagan ningún impuesto provincial sobre las ventas. Además, a través del Fondo de Inversión para el Desarrollo de Corrientes (FIDECOR) y el Fondo de Desarrollo Industrial (FODIN), les reintegran la inversión en innovación tecnológica hasta el 60%, hasta el 25% del salario mínimo vital y móvil de cada nuevo empleado, la tarifa eléctrica, gastos de traslado de la materia prima, subsidio de tasa hasta la mitad si es un crédito para comprar maquinaria, etc. Los fondos provienen del Consejo Federal de Inversiones (CFI) de la coparticipación que le corresponde a cada provincia.
Hay que tener en cuenta que en 2008, la provincia contrató un servicio de asesoramiento del Banco Mundial, por 200 mil dólares, para que determine qué actividades aumentarían más el Producto Bruto Geográfico. En primer lugar sugirieron la forestación, luego el arroz, la citricultura, la ganadería, el ecoturismo y la horticultura. Respecto a la citricultura, hay dos polos muy importantes, uno en Bella Vista y otro en Monte Caseros, qué también reciben grandes beneficios, pero la estrella del momento es la forestación y la mayoría de los beneficios están dirigidos a aumentar la superficie forestal y de arroz.
Ahora, en el informe el Banco Mundial admite que no hicieron los estudios de sustentabilidad de las actividades propuestas.
-Y están proponiendo actividades incompatibles, por ejemplo, el ecoturismo versus monocultivos de árboles o de arroz.
-Porque el ecoturismo en realidad lo utilizan como una pantalla, nótese la contradicción de que las arroceras están tomando agua de los Esteros del Iberá de manera ilegal y el mismo Ministro de Producción de la provincia declaró que antes eran diez las arroceras que lo hacían y ahora son sólo cuatro, ¡él mismo está reconociendo el acto ilegal y no las frenan! Entonces es un doble discurso, porque la provincia no hace nada respecto a la conservación de los Esteros del Iberá, y el ecoturismo sería una actividad más para obtener ganancias, no para preservarlos. Allí avanzan las plantaciones, y no hay ningún estudio serio de los impactos en el ecosistema de las miles y miles de hectáreas de monocultivos de árboles.
-¿En el sistema Iberá está permitido forestar?
-Los Esteros del Iberá están protegidos por la Reserva Natural y el Parque Provincial [1]. En el Parque solamente pueden hacerse actividades científicas, ecoturismo y pesca con devolución y en la Reserva, que está alrededor, permiten realizar explotaciones pero tomando todas las medidas necesarias para no alterar el ecosistema, sin embargo, los mismos arroceros expresan que si tendrían que tomar esas medidas, la actividad no sería rentable. Entonces, nuevamente, se admite que están produciendo de manera irregular. Para las forestaciones es lo mismo, tienen que hacer todo lo necesario para no impactar en el ambiente, pero no es posible que no lo afecten si plantan monocultivos de árboles a gran escala o utilizan agroquímicos.
-El cuestionado plan de ordenamiento de bosques nativos de la provincia  ¿promovió el avance del monocultivo forestal?
-Esta ley organiza el territorio en colores verde, amarillo y rojo. En estas últimas zonas no se puede modificar el ecosistema, en las amarillas se puede, pero con autorización y plan de manejo, y en las verdes se puede desmontar y hacer otras plantaciones. En Corrientes las zonas rojas son limitadísimas, incluso, la reserva no tiene nada punteado de rojo. Si bien la Ley de Bosques es nacional, cada provincia determina las áreas y especies que quiere preservar, y en Corrientes por ejemplo, se decidió no preservar los montes de espinales porque abundan en nuestro paisaje y limitarían las zonas para convertir en forestaciones industriales por ejemplo. A su vez, la autorización para el cambio de uso de suelo la otorga el Instituto Correntino del Agua y del Ambiente que tiene un dudoso funcionamiento.
-Respecto a los pequeños productores ¿también están forestando? 
-Sí, ese es otro problema, mucha gente que se dedicaba a tener chacra comenzó a forestar. Existen programas más chicos para los que poseen menos de 10 hectáreas que les financian el 100% de la forestación. Esto se fomenta desde el gobierno provincial y muchas veces con participación de otros organismos como el INTA. Conocemos pequeños productores en la zona de Concepción en Corrientes que tienen sus pocas hectáreas forestadas. Antes plantaban tomates, les fue mal y no vieron otras alternativas. Otros que tienen 10 hectáreas, utilizan una o dos para plantar tomates o algún otro cultivo y una para plantar pinos o eucaliptos, pero lo hacen porque prácticamente esta regalada la inversión, les dan los plantines y luego le reintegran el gasto de la mano de obra.
-¿Qué apoyo estatal recibe el pequeño productor para cultivar alimentos en comparación con los beneficios para el sector forestal?
-Para el pequeño productor casi no hay beneficios. Hay una línea de microcréditos que no tiene comparación con los incentivos para el sector forestal, por ejemplo, pueden recibir 25 mil pesos de crédito a una tasa subsidiada, mientras que a las empresas forestales, que por lo general cuentan con patrimonio, les llegan a prestar 700 mil pesos.
-Algunos senadores provinciales aseguran que Corrientes saldrá de la pobreza con las plantaciones forestales
-Creemos que no, porque se trata de grandes superficies plantadas que ocupan poca mano de obra durante la plantación, mucho menos para el mantenimiento y algo para poda y raleo. En segundo lugar, la mayor parte de los rollizos sale de la provincia sin ser industrializada, principalmente hacia Misiones y Entre Ríos. Corrientes hizo una gran campaña de plantaciones esperando que se instale una pastera, y el episodio en Gualeguaychú permitió que se frene en parte. No saben qué hacer con tanta cantidad de materia prima y están intentando industrializarla de diferente manera.
-¿Qué pasaría si logran aumentar la industrialización dentro de la provincia? 
-Si se industrializa sin instalar una pastera, no podrían absorber la cantidad de forestaciones que hay. Además, hay muchos lugares en que las condiciones de trabajo para la gente que industrializa la madera son deplorables, allí parece que no llega la Subsecretaría de Trabajo ni la AFIP. En los polos madereros es muy común que la gente pierda alguna parte del cuerpo, tanto en los aserraderos como en las plantaciones forestales. La gestión de jubilaciones por incapacidad se está convirtiendo en un negocio en esas localidades y tener alguna parte del cuerpo mutilado se está haciendo común. Incluso la gente prefiere gestionar esta pensión por discapacidad antes que soportar las malas condiciones laborales y los bajos pagos, y es un costo social que afronta la sociedad porque esa persona no va a volver a trabajar en relación de dependencia, y cuando vuelva a trabajar lo hará de manera irregular sino pierde la pensión. A su vez, se atenderá en un hospital público, es decir, son todos costos que afronta la sociedad. Entonces, si van a industrializar de esa manera no creemos que sea beneficioso para la provincia.
-Respecto a los contratistas que prestan servicios de plantación y cosecha a las empresas forestales, ¿están siendo debidamente controlados? 
-Es un gran problema, el control es escaso en cuanto a las ganancias de estos prestadores y de las condiciones en las que trabajan sus empleados. Las grandes empresas forestales tercerizan estás tareas para ahorrarse gastos e inconvenientes, entonces contratan servicios forestales para que hagan el corte de la madera.
-¿Se han realizado denuncias contra contratistas por irregularidades o por accidentes laborales?
-No, generalmente los obreros terminan arreglando con el contratista que muchas veces no tiene nada a su nombre para preservar su patrimonio. El problema es que las personas que generalmente trabajan en la actividad forestal no tienen muchos recursos y no pueden esperar a que termine un juicio, entonces no les queda más que arreglar con los patrones.
-¿Cómo se benefician los municipios con la actividad forestal?
-Las forestaciones que están dentro de la jurisdicción de los municipios no dejan nada a las arcas de la comuna. Si tenés un local comercial necesitas algún tipo de habilitación, pero al estar en el campo no tenés que pagar nada, sólo el impuesto inmobiliario rural que para las empresas forestales está subsidiado. Lo que puede llegar a aportar es la gente que compra combustible y alimentos para llevar al monte, como llaman a la plantación forestal.
[1] La Reserva Natural del Iberá fue creada en 1983 y el Parque Provincial Iberá en 1996, aunque ambos fueron delimitados recién en 2009. Unas 481.000 hectáreas –en su mayoría tierras fiscales- conforman el parque donde sólo puede practicarse ecoturismo, pesca deportiva con devolución e investigaciones científicas. Otras 800.000 hectáreas –en su mayoría privadas- constituyen la reserva donde se podrían realizar actividades productivas, aunque con pautas estrictas para no perturbar el medio ambiente ni a la fauna. Además, se resguarda la cultura del habitante de los esteros.

Fuente: http://nosonbosques.com.ar/noticias/en-los-polos-madereros-la-gestion-de-jubilaciones-por-incapacidad-se-esta-convirtiendo-en-un-negocio/

Uruguay crea una comisión para proteger al Acuífero Guaraní

PL

El gobierno creó una comisión para proteger el Sistema Acuífero Guaraní, un conjunto de formaciones geológicas con un reservorio subterráneo de agua dulce de más de 36 mil kilómetros cuadrados.
El decreto firmado por el presidente José Mujica señala que la protección del acuífero es considerada una estrategia nacional y regional por constituir "un recurso frágil, vulnerable y de gran valor social y económico".
Además, indica, existe una fuerte y creciente demanda de su uso.
Según el decreto, firmado también por el ministro de Medio Ambiente, Francisco Beltrame, la comisión será un órgano asesor del Consejo Regional de Recursos Hídricos del Río Uruguay.
La comisión será integrada con representación tripartita (delegados del gobierno nacional, autoridades departamentales y representantes locales propuestos por instituciones técnicas, ONGs y organizaciones gremiales.
La comisión debe colaborar en la formulación y ejecución del Plan de Gestión de Recursos Hídricos para la región, con énfasis en las aguas subterráneas, y crear un grupo de trabajo para actualizar el plan de gestión.
Asimismo, vincular al Poder Ejecutivo con los demás actores, asesor y colaborar con entidades regionales del sector y fortalecer el derecho de participación ciudadana.

Imagenes: aimdigital.com.ar

Brasil: Empresa paga a indígenas que no saben leer ni escribir, 900 pesos por 62 mil ha.

Por Luis Velázquez

El presidente de la comunidad Pai-Pai de Santa Catarina, en Ensenada, firmó el acuerdo sin saber leer ni escribir. La Segob busca la nulidad del contrato
Sin saber leer ni escribir, Raúl Sandoval Aguilar, presidente de la comunidad indígena Santa Catarina, de Ensenada, Baja California, entregó por 30 años el usufructo de una superficie superior a las 62 mil hectáreas a la filial mexicana de la empresa estadounidense Asociados PanAmericanos (APA).
Al plasmar su huella digital en el contrato, que se celebró el 20 de mayo de 2011 ante la Notaria 5 de esa entidad, el artesano de la comunidad Pai-Pai condenó a unas 90 familias a recibir mensualmente 900 pesos hasta 2041 como única compensación de esa trasnacional productora de energía.
APA, que paradójicamente se promociona con el slogan Energía para el crecimiento sustentable con justicia social y medio ambiente limpio, pone en riesgo una etnia extremadamente pobre, marginada históricamente, en extinción y una antigüedad superior a los tres mil 500 años.
Asociados PanAmericanos se especializa en producir electricidad eólica y en las tierras de los Pai-Pai aspira a generar más de 500 megawatts (mw) a partir del presente año y, más adelante, hasta dos mil megawatts para consumo regional y exportaciones al oeste de Estados Unidos, donde hay problemas de abasto.
Dicha firma, además, es muy conocida en México. En la ciudad de México posee la filial Eléctrica del Valle de México y explota en la zona oaxaqueña de La Ventosa, donde la población se ha manifestado en contra de la explotación de sus recursos sin el pago justo de ellos.
El acuerdo suscrito en Ensenada, cuya copia posee 24 HORAS, muestra ese rostro de la injusticia: más de 62 mil hectáreas disponibles para la explotación de sus vientos con el pago ridículo de 900 pesos mensuales: menos de diez pesos para cada comunero.
Esta realidad la conoció de viva voz Jaime Martínez Veloz, comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de la Secretaría de Gobernación (Segob) a finales de junio pasado al visitar la comunidad.
Los reclamos por el despojo llegaron a los oídos de Martínez Veloz porque la historia tiene un trasfondo que en los últimos 20 años se ha vuelto una constante en las comunidades indígenas en México: el presidente comunal firmó a espaldas de los miembros de su comunidad.
La historia no le sorprende al funcionario de la Segob, porque ha comprobado que fue el modus operandi de los anteriores tres gobiernos de la República, el del priista Ernesto Zedillo y los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón.
“En 18 años se entregaron entre 96 y 98 millones de hectáreas a las compañías extranjeras, la mayoría para la explotación minera”, dice en entrevista realizada el pasado 11 de junio. En ese mismo periodo, añade, las condiciones de los indígenas, paradójicamente, “están peores”.
Por ello encabeza la gestión de la Segob para buscar la nulidad del contrato o, en el peor de los casos, conseguir mejores condiciones de arreglo económico con los Pai-Pai.
Desde 2006, el crecimiento de empresas transnacionales dedicadas al desarrollo de proyectos de energía eólica en comunidades indígenas de México es innegable.
Los megaproyectos concesionados a las firmas Gas Fenosa y Renovables Mareña en el Itsmo de Tehuantepec, en Oaxaca, son un par de ejemplos de los litigios que se han abierto entre las comunidades y las transnacionales.
Datos de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), revelan que desde 2006 México genera energía eólica. A siete años de distancia la producción es de 1.400 mw y se espera generar un potencial de 12.000 mw (15% de energía que se consume en el país) en 2020 con la inversión de empresas estadounidenses, europeas y japonesas.
Adrián Escofet, presidente de la AMDEE, ha dicho que existe un registro de 18 parques eólicos en México, nueve en construcción y 12 más en vía dedesarrollo, pero la mayoría se concentran en Oaxaca.
Proméxico, promotora de inversión extranjera de la Secretaría de Economía, ha informado también que en el país hay un potencial eólico de 71,000 mw, con lo que se cubriría hasta tres veces la demanda del sector residencial en México.
Se quedaron sólo con 951 hectáreas
La comunidad Pai-Pai recibió en 1972, durante el gobierno del presidente Luis Echeverría, las 63 mil 43 hectáreas donde han desarrollado una zona urbana con servicios básicos.
El 20 de mayo de 2011, la historia de la comunidad cambió de acuerdo con la escritura 29477 firmada en la notaría número cinco de Ensenada, de la cual 24 Horas posee copia.
El contrato de usufructo de las tierras cerriles y de agostadero, firmado por la autoridad del comisariado de bienes comunales, representado por Evaristo Ceseña, Armando González, Eulalia Brown y Raúl Sandoval, y los representantes de Asociados Panamericanos, Benito Reyes y Michael Edward Folloni, obligó a los indígenas Pai-Pai a la cesión de 62 mil 49 hectáreas los próximos 30 años.
Los indígenas lograron preservar 951 hectáreas donde desarrollaron la parcela militar, agroindustrial, escolar, para la mujer y una comunitaria agrícola.
A cambio en la quinta cláusula se estableció la compensación trimestral de 22 mil 500 dólares, que equivalen a unos 300 mil pesos mexicanos.
El acta notarial precisa que desde 2007 el plan estaba trazado y la asamblea de los comuneros aceptó arrendar sus tierras.
Sin embargo, las cláusulas del contrato, que desconoce la mayoría de la comunidad, dejan ver serias desventajas para los comuneros como la establecida para que “el propietario (la comunidad) acuerda y acepta que Asociados Panamericanos podrá, a su sola elección y discreción durante cualquier trimestre durante el término del usufructo o de la prórroga, realizar el pago de dicha cantidad de 22 mil 500 dólares, en tres mensualidades de 7 mil 500 dólares al mes”.
Además, en caso de que haya una suspensión por la vía judicial o de cualquier otro tipo la Asociación Panamericana tendrá derecho a no pagar un solo peso a los indígenas.
La empresa estadounidense manifiesta que su objeto social es “de manera enunciativa y no limitativa”, promover, generar, adquirir estructurar, construir, instalar y desarrollar proyectos de energías sustentables en territorio nacional, gestionar permisos y realizar investigaciones en zonas de aprovechamiento de energía eólica y solar, así como su comercialización dentro y fuera de la República.
En su sitio web, la compañía cuenta que la carga de potencia actual de Baja California es de alrededor de 2.000 mw, está creciendo a más del 6 por ciento por año, y podría duplicarse para el año 2020.
“México está listo para el desarrollo de energía limpia. Nuestro objetivo es suministrar a alrededor del 7,5 por ciento de la red aislada de Baja de poder desde CIMSC 2020. El equilibrio de poder de los sitios de Baja CIMSC y otros que tenemos en proceso de negociación está destinada lógicamente para el mercado de EU”, afirma la compañía.
Buscan anular el contrato
Para revertir el contrato, la Comisión de Diálogo de los Pueblos Indígenas de la Segob analiza el escenario jurídico, con base en la reforma constitucional en materia de amparo en 2011, que amplió las posibilidades de los indígenas para acudir al juicio.
Por ello, se buscará la nulidad del contrato, bajo la premisa de que en el protocolo de actuación para juzgadores en materia indígena establece que deben reflexionar acerca de las demandas de admisión de amparo de aquellas personas que en lo individual o colectivamente lo accionen, incluso sin ser titulares de derechos.
Beatriz Olivares, coordinadora del Programa de Cambio Climático y Energía de Greenpeace, asegura que se ha dado el aval a las empresas de desarrollo de energía eólica como una alternativa para combatir el cambio climático en México.
No obstante, se ha detectado un problema de derechos humanos por el pago de las tierras a los indígenas y la falta de consulta pública para el desarrollo de proyectos.
“Los principales errores detectados es que se implementaron sin una regulación adecuada, porque está en proceso la norma oficial que regula los parques”, afirma.
Añade que en el último año han ido en aumento las quejas contra las compañías extranjeras. “La gente de viva voz se queja de las intimidaciones por parte de algunas empresas como Gas Fenosa y Renovables Mareña que va vender electricidad a grupo Femsa de Coca-Cola y Oxxo”, agrega.
“México está listo para el desarrollo de energía limpia. Nuestro objetivo es suministrar a alrededor del 7,5 por ciento de la red aislada de Baja de poder desde CIMSC 2020. El equilibrio de poder de los sitios de Baja CIMSC y otros que tenemos en proceso de negociación está destinada lógicamente para el mercado de EU”

Asociados PanAmericanos
DATOS
900 Pesos les pagarán a 90 familias indígenas durante 30 años
Pai-Pai Es una comunidad indígena de Baja Califonia que vive en la marginación, está en extinción y tiene una antigüedad superior a los 3mil 500 años.
APA Asociados PanAmericanos ya ha construido parques eólicos en Oaxaca y Estado de México
Fuente: 24 horas http://www.24-horas.mx - Imagen: Aspectos de la zona elegida por la empresa Asociados PanAmericanos. Foto: Especial

En Brasil la dictadura creó campos de concentración para indígenas

André Campos
Publica

Durante los años de plomo, después del golpe de 1964, la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) mantuvo silenciosamente en Minas Gerais dos centros para detención de indios considerados “infractores”. Allí fueron llevados más de cien individuos de decenas de etnias, oriundos de al menos 11 Estados de las cinco regiones del país. El Reformatorio Krenak, en Resplendor (MG), y la Hacienda Guaraní, en Carmésia (MG), eran gestionados y vigilados por policías militares. Sobre ellos recayeron varias denuncias por violaciones a los derechos humanos.
Los “campos de concentración” étnicos en Minas Gerais representaban una radicalización de prácticas represivas que ya existían en la época del antiguo Servicio de Protección de los Indios (SPI) –órgano federal creado en 1910, sustituido por la FUNAI en 1967. En diversas aldeas, los funcionarios de la SPI, muchos de ellos de origen militar, implantaron castigos crueles y prisiones inhumanas para detener a los indios.
Los años pasados desde el fin de la dictadura contribuyeron poco a sacar de la oscuridad la existencia de los presidios indígenas. Un silencio que incomoda a nuevos líderes como Douglas Krenak, 30 años, ex-coordinador del Consejo de los Pueblos Indígenas de Minas Gerais (COPIMG). “En 2009 recibí una invitación para participar en las conmoraciones, en Belo Horizonte (MG9, de los 30 años de la Amnistía en Brasil. Había toda una discusión sobre la indemnización a los que sufrieron con la dictadura, pero la cuestión indígena no fue siquiera mencionada”, reclama.
Douglas es uno de los muchos que tienen historias familiares de violencia física y cultural sufridas en ese período. “Mi abuelo estuvo preso en el Reformatorio Krenak”, cuenta. “Llegó a ser arrastrado por el caballo de un militar, amarrado de los pies”.
Para la pedagoga Geralda Soares, ex-integrante del Consejo Indigenista Misionero en Minas Gerais (Cimi/MG), es fundamental reparar la deuda con los indígenas víctimas de violencia en ese período –que, cree ella, no difiere de la reconocida como derecho a otros grupos que sufrieron en los campos de la dictadura. “Muchos de esos indios, en mi concepción, son presos políticos. En verdad, ellos tenían una lucha justa, luchaban por la tierra”, afirma. No existe, en Brasil, ningún individuo o comunidad indígenas indemnizado por los crímenes cometidos por el Estado en esas áreas de confinamiento.
“Se cabe para otros, ¿por qué no para los indios?”, pregunta Maria Hilda Baqueiro Paraíso, profesora asociada de la Universidad Federal de Bahia (UFBA). Ella recuerda que existen relatos de personas desaparecidas después de ingresar en esos sitios, cuyos familiares viven hasta hoy sin respuesta alguna del Estado o política de reparación.
La Comisión Nacional de la Verdad (CNV), instalada por el gobierno federal en mayo de 2012, definió los crímenes contra los campesinos y los indígenas como uno de sus 13 ejes de trabajo. El balance de un año de actividades de la CNV, divulgado recientemente, informa que la existencia de prisiones destinadas a indios es uno de sus objetos de investigación. Agencia Pública se puso en contacto apra saber más detalles sobre las pesquisas, pero la Comisión no emitió comentario alguno.
En 1965, el marchito Servicio de Protección a los Indios (SPI), ahogado en denuncias de inoperancia y corrupción, comenzó a negociar un convenio con el gobierno de Minas Gerais, por el cual el Ejecutivo estadual asumiría la responsabilidad de garantizar el orden y la asistencia en las aldeas locales. El acuerdo fue ratificado posteriormente por la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), en 1967. Así nació el Reformatorio Agrícola Indígena Krenak, un “centro de recuperación” de indios mantenido por la dictadura militar en el municipio de Resplendor (MG).
Sin alardes, el reformatorio –a veces también llamado Centro de Reeducación Indígena Krenak—comenzó a funcionar en 1969 en un área rural dentro del Puesto Indígena Guido Marlière. Las actividades locales eran comandadas por oficiales de la Policía Militar mineira, que, después del establecimiento del convenio, asumieron puestos clave en la administración local del FUNAI.
En los años siguientes, fueron enviados allí más de cien indios, pertenecientes a decenas de comunidades. Un mosaico de etnias que incluía desde habitantes del extremo norte del país, como los indios ashaninka y urubu-kaapor, a pueblos típicos del sur y el sudeste como los guaraníes y kaingangs.
Hasta hoy, muy poco se divulgó sobre lo que, de hecho, ocurría en el lugar. “La creación del reformatorio no fue publicada en los diarios o difundida en un decreto”, escribió el investigador José Gabriel Silveira Corrêa, autor de uno de los pocos estudios sobre la institución. “Su funcionamiento y la propia ‘recuperación’ ejecutada allí se basaban en mantener el sigilo”.
En 1972, el entonces senador por la Alianza Renovadora Nacional (Arena) –partido de sustentación de la dictadura– Osires Teixeira se pronunció sobre el tema en la tribuna del Senado, en una de las pocas manifestaciones conocidas de agentes del Estado sobre el reformatorio. Afirmó que los indios llevados al Krenak regresaban a sus comunidades con una nueva profesión, más conocimientos y salud y en mejores condiciones para contribuir con su cacique. “Brasil ha sido víctima de innobles investigaciones de su política indigenista por órganos de la prensa en el exterior, cuando, en verdad, todos sabemos que Brasil fue el único país del continente que, para la conquista de su civilización, jamás decimó a las tribus indígenas”, afirmó Teixeira.
Relatos actuales de ex presos y familiares, en tanto, revelan una realidad muy diferente de la descrita por el senador de Arena.
***
La sede del reformatorio poseía dos edificaciones. En una de ellas quedaba la administración, el depósito y el alojamiento de los guardas. La otra era el reformatorio propiamente dicho. Disponía de cocina y comedor, además de dos celdas individuales, dos confinamientos colectivos y dos cubículos para detención –estos últimos destinados a encarcelar a quien cometiese faltas graves en el día a día del correccional.
Por la mañana, después del desayuno, los “confinados” –término utilizado para designar a los indios—eran llevados a trabajos rurales, que proseguían también después del almuerzo. Al fin del día, en una rutina típicamente carcelaria, eran puestos a dormir después del baño y la cena.
“Íbamos hasta un pantano, con agua hasta las rodillas, a plantar arroz”, revela Diógenes Ferreira dos Santos, indio pataxó llevado al Krenak en 1969. “Ponían a la gente a arrancar las matas, en medio de las cobras, y los guardias se quedaban en rueda vigilando, todos armados”, agrega João Batista de Oliveira, conocido como João Bugre, de la etnia krenak. La región donde fue instalado el reformatorio era habitada por los indios krenak y muchos de sus representantes fueron presos.
Agencia Pública tuvo acceso a diversos documentos producidos por los policías que comandaban las actividades del reformatorio –oficios, telegramas y fichas individuales que acompañaban, mes a mes, el comportamiento de los presos. Una de esas fichas, de un indio de la etnia karaja, descripto como lerdo y perezoso, deja en claro la obligatoriedad de los trabajos físicos. “Es un elemento flojo, que parece incluso un retardado. Si pudiese, no haría servicio alguno”.
Otras formas de tratamiento degradante, como, por ejemplo, la escasez en la provisión de comida, calzado y vestimenta, también son explicitadas en esos oficios. “A la tarde, llegan del servicio, toman un baño y se visten con la misma ropa mojada de sudor”, escribe el cabo de la PM Antonio Vicente, entonces jefe del Puesto Indígena Guido Marlière, en un telegrama de 1971, pidiendo provisiones a sus superiores.
En 1972, otro comunicado informa que se agotaron todos los alimentos locales. “Los indios confinados se están alimentando a pura mandioca e ñame. Considerando la precariedad de la alimentación, serán suspendidos los trabajos físicos”.
Homicidios, robos y el consumo de alcohol en las áreas tribales –en la época fuertemente reprimido por la FUNAI—son algunos de los motivos alegados para la transferencia de indios al Krenak. Además de ello, los documentos del órganos también citan peleas internas, uso de drogas, prostitución, conflictos con los jefes de puesto, individuos penalizados por el “vicio de pederastia” y actos descriptos, no pocas veces de forma imprecisa, como vagancia.
Según los registros oficiales, algunos indios permanecieron allí más de tres años y había individuos sobre los que se desconocía incluso el supuesto delito. “No sabemos la causa real que motivó su encarcelamiento, dado que no recibimos la relatoría de origen”, escribió el cabo Vicente al bureau central de Ajudância Minas-Bahia del Funai, respecto de un xavante, considerado de buen comportamiento, que estaba allí hacía más de cinco meses.
“Una de las historias contadas es la de dos indios urubu-kaápor alos que pegaron mucho en el Krenak para que confesaran el crimen que los había conducido allí”, explica Geralda Chaves Soares, que trabajó en el Consejo Indigenista Misionero (Cimi) en Minas Gerais y actúa como investigadora de la historia indígena del Estado. “El problema es que ellos ni siquiera hablaban portugués”.
Palizas con rebenques y confinamiento en solitario eran otros de los castigos aplicados, según los relatos recogidos por la investigadora.
Comunicarse en lengua indígena, dice el ex preso João Bugre, estaba terminantemente prohibido. “Usted era reprendido, porque los guardias entendía que hablábamos de ellos”, recuerda. Una situación aún más difícil para aquellos que no sabían portugués. “Había que aprender a la fuerza. O hablabas o te pegaban”.
Bugre fue detenido en 1970. El registro del caso, descripto en los documentos del FUNAI, afirma que trasportó cachaça al interior de la aldea y se embriagó con otros indios. “João Bugre está insoportables por las desobediencias que viene cometiendo. Ya se ganó un confinamiento y está detenido en alojamiento separado”, relata el documento.
“Muchos, como yo, no habían hecho nada. Tomé un trago. ¿Es que un trago puede dejar a alguien preso casi un año”, pregunta él. Bugre afirma haber permanecido preso en el reformatorio cerca de nueve meses.
Más allá del consumo de bebida, también salir del área del puesto indígena era considerado una falta grave. “Mi abuelo llegó a ser arrastrado con el caballo de un militar, amarrado por los pies, porque había salido de la aldea”, cuenta Douglas Krenak. “Yo, una vez, quedé preso durante 17 días porque atravesé el río sin una orden y fui a jugar al pool en la ciudad”, recuerda José Alfredo de Oliveira, también indio Krenak.
Son ejemplos de comportamiento comúnmente clasificado como “vagancia” por los representantes del órgano indigenista de la época. Incluso actividades tradicionales de caza y pesca fuera de los puestos indígenas –usualmente pequeños e insuficientes para proveer la alimentación básica—podían, según los relatos, llevar a los indios a pasar temporadas en los correccionales.
Por regla general, los presos llegaban allí a pedidos de los administradores regionales de las zonas indígenas. Pero, en algunos casos, era por orden directa de los altos cargos en Brasilia. Es el caso de un indio canela enviado a la institución en julio de 1969. “Además del tradicional comportamiento inquieto de la etnia –deambuladores contumaces, el referido es dado al vicio de la embriaguez, cuando se torna agresivo y a veces peligroso. Como representa un pésimo ejemplo para su comunidad, consideramos lo mejor confinarlo en un período de recuperación en la Colonia de Krenak”, atestigua el oficio emitido por el director del Departamento de Asistencia del FUNAI, Lourival Lucena.
La deposición del pataxó Diógenes Ferreira dos Santos sugiere otro motivo para el encarcelamiento de indígenas en el reformatorio Krenak.
A mediados de la década de 1960, él era apenas un niño el día en que, según cuenta, vio a dos policías llegar a la Reserva indígena Caramuru –un vasto territorio de la Mata Atlántica, en el sur de Bahia, tradicionalmente ocupado por los pataxos. Venían empujados por un hacendado, que reclamaba ser el dueño del lugar. “Había un árbol ahí enfrente (donde Diógenes vivía con sus padres) y lo llenaron de balas. Después mandaron a sacar todo lo que había adentro de nuestra casa y le prendieron fuego”, dice.
Su familia migró entonces a una zona vecina, donde vivieron “de favor” durante cinco años, haciendo reparaciones para un hacendado. Hasta el día en que el pretendido propietario vendió el lugar, dejándolos de nuevo en la calle.
“Como no teníamos apoyo de nadie, decidimos regresar a Caramuru”, cuenta Diógenes. Expulsaron al nuevo ocupante del lugar, pero 15 días después aparecieron de nuevo los policías, esta vez encargados de llevar a Diógenes y su padre hasta la ciudad más próxima. “Dijeron que el capitán Pinheiro (Manoel dos Santos Pinheiro, jefe de la Ajudância Minas Bahia del FUNAI) nos estaba esperando”, recuerda. “Quedamos presos seis días en la delegación de Pau Brasil (BA), hasta que vino la orden de llevarnos al Krenak”.
En esa época, Diógenes era adolescente. Por ironía del destino, todavía vivió para ver al FUNAI darle razón en su pleito. En 1982, hizo una presentación para pedir la declaración de nulidad de todas las propiedades de no indio instaladas adentro de la Reserva Indígena Caramuru. Después de años de disputa judicial, el Supremo Tribunal Federal (STF) decidió, en mayo de 2012, a favor de los indios.
Aun así, Diógenes sufre todavía por el pasado. “No me gusta hablar, porque me da odio. Es difícil estar preso por error. Trabajando para sobrevivir, ¿ir a la cárcel?”, pregunta.
***
Algunas mujeres krenak que llegaron a ser reclutadas por los policías del FUNAI para trabajar en el reformatorio también son testigos de las violencias de ese período. “Quien huía de la cárcel sufría a manos de ellos”, afirma Maria Sônia Krenak, que fue cocinera en el lugar.
Además de palizas, hay relatos sobre persecuciones a tiros y de presos que nunca más fueron vistos. “Un montón se fue que nunca más volvió”, revela.
Uno de los desaparecidos es Dedé Baenã, ex-habitante de las tierras al sur de Bahia, cuyo desaparición es confirmada por testimonios de indios y no indios. Oficios del FUNAI afirman que en agosto de 1969 fue llevado al Krenak a pedido de un funcionario del organismo. El documento lo califica como un “indio problema”, violento cuando estaba embriagado y dueño de una vasta história de agresiones a “civilizados”.
Maria Hilda Baqueiro Paraíso, profesora asociada de la Universidade Federal da Bahia (UFBA), realiza pesquisas hace décadas junto a comunidades indígenas de la región. Y revela una versión diferente sobre la prisión de Dedé Baenã. “Fue en una ocasión en el capitán Pinheiro estuvo en Bahia anunciando la suspensión de la asistencia a los indios locales. Dedé se rebeló e hizo un discurso contra la administración del organismo. Salió de ahí preso”, cuenta.
Después de ingresar en el reformatorio, nunca más fue visto. “Dicen que habría sido ejecutado por un militar que era parte de la seguridad de los indios presos en el área Krenak”, indica un indígena que vive en la región donde nació Dedé.
André Campos, 31 años, es autor de reportajes y documentales de investigación. Trabaja hace cinco años sobre las prisiones indígenas de la dictadura.

Fuente: http://www.apublica.org/2013/06/ditadura-criou-cadeias-para-indios-trabalhos-forcados-torturas/ Imagenes: elpuercoespin.com.ar