viernes, 30 de enero de 2015

¿Cómo evolucionaría la Tierra sin seres humanos?



Precisamente, gracias a la curiosidad de algunos expertos científicos, ingenieros estructurales y demás profesionales, que han ido un paso más allá, existen una serie de teorías que especulan lo que podría pasar si la humanidad desapareciera. 

¿Qué pasaría si de repente los seres humanos desaparecieran de la faz de la Tierra y se quedase todo como está?, ¿qué pasaría con los animales? Y ¿las platas? Todos alguna vez nos hemos planteado esta hipótesis ficticia alguna vez en nuestra vida, del mismo modo que durante años lo ha hecho la comunidad científica. Precisamente, gracias a la curiosidad de algunos expertos científicos, ingenieros estructurales y demás profesionales, que han ido un paso más allá, existen una serie de teorías que especulan lo que podría pasar si la humanidad desapareciera. Estas teorías fueron recogidas por el autor de un vídeo explicativo, subido al canal de YouTube AsapSCIENCE, donde expone de manera gráfica, con una serie de dibujos, lo que sucedería en el hipotético caso de que el ser humano se extinguiera dejando todo tal cual lo conocemos, del impacto de la ausencia humana sobre el medio ambiente y de cómo los vestigios de la civilización van quedando atrás. Así pues, según estas teorías, las primeras semanas serían caóticas. En cuestión de horas, las centrales nucleares se quedarían sin combustible y se apagarían, dejando sin electricidad el mundo. Los animales de granja como las vacas, los cerdos y las gallinas saldrían de sus recintos buscando comida. Sin ningún ser humano que se encargue de alimentarlos, muchos morirían por el camino y otros tanto servirían de alimento de una superpoblación de perros y gatos. Por otro lado, animales acostumbrados a ganarse la vida por ellos mismos como gatos monteses o lobos, probablemente, desplazarían a un segundo plano a estos perros y gatos hambrientos. Otros animales que dependen de los desechos del hombre para subsistir, como las ratas o las cucarachas sufrirían una drástica disminución en su población. Algunos como los piojos se extinguirían. En las ciudades, los ríos se abrirían paso por las callejuelas y bulevares. El sistema subterráneo de metro también se acabaría inundando de agua. Las plantas y la vegetación treparían por las paredes de los edificios apoderándose de todo. Pero, antes de que todo esto ocurra, las ciudades serían devoradas por el fuego, principalmente las casas de madera, que necesitarían de un solo rayo para encenderse y propagarse en ausencia de bomberos que lo extinguieran. En el campo, si el fuego no hace mella, las termitas terminarían por carcomer la madera de muchas viviendas. Después de 100 años, las casas de madera han desaparecido y las estructuras de acero o metal como los edificios, coches o puentes aparecerían oxidados. Con más de 100 años de que el ser humano desapareciera, los animales que estaban casi extintos antes de irnos, habrían recuperado su población a los niveles que estaban antes de que evolucionáramos. Pero su distribución se repartiría por zonas donde antes no estaban, encontrando, por ejemplo, camellos en Australia o leones en Norte América, lugares donde antes habían zoológicos y presumiendo que lograron que la especie se perpetrara. En cuanto a la basura, la descomposición orgánica seguiría su curso normal, sin embargo, algunos plásticos terminarían en el mar y se acumularían en forma de sedimentos. Si algo sobrevive, por supuesto, depende de las condiciones meteorológicas, siendo el desierto la clave, al ser un lugar con poca humedad que no acelera el proceso de oxidación. 

Fuente: ep -  http://www.ecoticias.com - Imagenes: www.teinteresasaber.com - www.klika.mx

Calentamiento marino derrite en la Antártida uno de los mayores glaciares del planeta


Se trata de las primeras mediciones al glaciar Totten, de un tamaño de 120 kilómetros de largo, 30 kilómetros de ancho y situado a unos 3.200 kilómetros al sur de la isla australiana de Tasmania.

Uno de los glaciares más grandes del planeta, Totten, se derrite por las aguas calientes, lo que evidencia la vulnerabilidad de la Antártida Oriental y su papel en el aumento del nivel de los océanos.
Con sus 120 kilómetros de largo y sus 30 kilómetros de ancho, el Totten “es uno de los más grandes glaciares del planeta y uno de los sistemas glaciares menos comprendidos”, dijo a Efe Steven Rintoul, jefe de una expedición científica que midió las aguas por debajo de su capa de hielo.
El científico australiano de origen estadounidense aclaró que se trata de las primeras mediciones de las temperaturas de las aguas que rodean al Totten, que está situado a unos 3.200 kilómetros al sur de la isla australiana de Tasmania, y por tanto es prematuro imaginar un vínculo con el cambio climático.
A pesar de ello, Rintoul reflexionó que “la Antártida Oriental es más vulnerable de lo que se pensaba y puede contribuir al aumento del nivel de las aguas”, en una medida que aún se desconoce.
El Totten se desagua a 538.000 kilómetros cuadrados de la Antártida Oriental y de él fluyen unas 70.000 millones de toneladas de hielo cada año, una cantidad que podría llenar cada dos días y medio la Bahía de Sídney, pero hasta el momento esta descarga se ha considerado como normal.
Pero este inmenso glaciar de la Antártida Oriental, una de las dos grandes regiones del continente blanco, se está derritiendo desde abajo por efecto de las aguas calientes que lo rodean, tal y como lo comprobó la investigación de 23 científicos y técnicos que viajaron a bordo del rompehielos australiano Aurora Australis.
Las imágenes de los satélites ya daban cuenta de que el Totten se estaba derritiendo, pero el estudio liderado por Rintoul comprobó la hipótesis de que las aguas calientes la están derritiendo desde sus cimientos.
“Antes se solía pensar que esta parte de la Antártida Oriental estaba protegida y era menos susceptible a los cambios como lo es la Antártida Occidental y por primera vez se ha podido tener evidencias de que las aguas calientes están llegando hasta el Totten”, enfatizó Rintoul, al referirse a esta expedición que logró por primera vez llegar hasta la parte frontal del glaciar para medir las aguas submarinas.
A su derretimiento contribuye el hecho de que el Totten se asienta sobre un lecho de rocas que está muy por debajo del nivel del mar, lo que lo expone más a las aguas calientes, en un proceso parecido al que sucede en las zonas antárticas al sur de Sudamérica y que no se puede revertir.
Las temperaturas de las aguas frente al Totten al momento de las mediciones era de unos cuatro grados bajo cero, pero mucho más cerca de la base el agua es “tres grados más caliente que el punto de congelación”, que depende de la profundidad del océano, explicó el científico.
Rintoul, jefe de la expedición de la División Australiana Antártica, aclaró que el Totten no se derretirá completamente.
“Al menos no en muchos milenios”, subrayó Rintoul al subrayar que no debe esperarse que los niveles del mar en el planeta aumenten en seis veces, que es lo que podría suceder en el remoto caso de que se desintegre completamente el Totten.
Con las muestras camino al laboratorio y nuevos estudios por delante y proyectos para desarrollar nuevas técnicas de medición, Rintoul espera poder determinar en un futuro cuánta agua glacial está presente en los mares y hallar la “firma química” del Totten.
También intenta averiguar cuánto tiempo más las aguas antárticas pueden contribuir a sumir el CO2 de la atmósfera.
“Los mares antárticos como sumideros nos hacen un servicio, pero éste viene con un coste, que es la acidificación de los océanos. Los cambios en la química de los océanos tienen implicaciones, como en la vida marina”, alertó el experto.

Fuente: La Tercera

Chile: Caimanes recibe apoyo de otras comunidades en lucha por el agua



El motivo de las movilizaciones se debe al incumplimiento del fallo emitido por la Corte Suprema el pasado 22 de octubre de 2014, en el que se exige a la empresa restituir el cauce natural de las aguas del Estero El Pupío, que fueron intervenidas por el tranque de Relaves El Mauro y que ha afectado gravemente la salud de la comunidad y las actividades productivas tradicionales de la zona.

El pasado domingo 26 de enero, cerca de las 13.00 horas, una delegación de más de 20 integrantes del Movimiento Social por la Recuperación del Agua y la Vida, realizaron una visita de apoyo y solidaridad a los habitantes de la localidad rural de Caimanes, en la comuna de Los Vilos, que desde hace más de 60 días mantienen cortado el acceso al camino que se dirige hacia el Tranque de relaves El Mauro, de minera Los Pelambres, del grupo Luksic.
Dentro de la delegación del Movimiento, que agrupa a cerca de un centenar de organizaciones del país, que han dado vida a las dos marchas nacionales por la recuperación del agua los años 2013 y 2014, participaron dirigentes de diversas organizaciones que lo componen.
El vocero del Movimiento Social por la Recuperación del Agua y la Vida, Rodrigo Faúndez, destacó la importancia de este significativo hecho: “Como Movimiento estamos absolutamente convencidos que la lucha que el pueblo de Caimanes está dando es un ejemplo de dignidad, de valentía y decisión. A pesar de lo difícil de sus circunstancias, están llevando adelante una pelea justa, que quisimos acompañar y apoyar desde las diversas organizaciones que componen al movimiento. Por eso estamos aquí (en el Corte de Ruta), porque sabemos que los conflictos que atraviesan nuestros territorios tienen la misma raíz y que la unidad de las luchas es fundamental para enfrentarlos”.
En tanto, el vicepresidente del Consejo de Defensa del Valle del Pupío, Juan Olivares, agradeció el apoyo brindado por el Movimiento Social por la Recuperación del Agua y declaró: “Para nosotros es excelente tener el apoyo de grandes personas y organizaciones que están luchando en otras partes y nos quieren dar una mano, porque los medios de comunicación están apagados para silenciarnos a nosotros. Antes, Caimanes era un pueblo tranquilo y unido, y con la llegada de Pelambres todo cambió”.
Por su parte, el Presidente de la Junta de Vecinos de la comunidad, Juan Aracena, sentenció: “Este tranque nos echó a perder la vida, porque contaminó las aguas y nos secó el Estero”… “Esa es la exigencia que nosotros estamos haciendo, que devuelvan las aguas al cauce natural de nuestro Estero del Pupío y que debe respetarse ese fallo”.
Al respecto, la vocera de la Coordinadora Ciudadana Ríos del Maipo, Marcela Mella, declaró: “Para nosotros y nosotras es muy importante estar aquí hoy, porque desde el año 2013, cuando el grupo Luksic, a través de Antofagasta Minerals, compra el 40% del Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo y firma un contrato con Aes Gener, el otro propietario del proyecto, por 20 años al precio de energía plana para la expansión de Minera Los Pelambres, que es la causante del problema grave que sufre la comunidad de Caimanes, de alguna manera nuestras luchas se hacen hermanas, porque la Minera Los Pelambres ha sido el desastre ambiental más grave de este valle”.
Asimismo, Rodrigo Mundaca, Secretario General de MODATIMA de la Provincia de Petorca señaló: “la lucha de los hombres y mujeres de Caimanes es una lucha justa, porque están peleando por el elemento más elemental para la vida: el agua. Desde el MODATIMA, quisimos acompañar estas movilizaciones, para demostrarle a los políticos y empresarios que se coluden para robar y contaminar las aguas de los territorios que no estamos solos, que cada vez somos más los hombres y mujeres sencillos que nos hemos puesto de pie y hemos echado a andar”.
Cabe recordar que los efectos provocados hacia la comunidad de Caimanes, desde que el tranque se encuentra en operación han sido diversos, y van desde la contaminación de las napas subterráneas, la pérdida de actividades productivas tradicionales, hasta el deterioro de la salud de la población y el riesgo de un potencial derrumbe de las más de dos mil toneladas que alberga el depósito de desechos mineros.

Fuente: El Ciudadano

Agua, responsabilidad de todos


Cira Rodríguez César (PL)

Cálculos de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) señalan que la agricultura se enfrenta a retos complejos de aquí al 2050 para alimentar a una población que alcanzará nueve mil millones de personas.

Los seres humanos pueden sobrevivir con unos pocos sorbos de agua al día, pero la que comemos diariamente a través de los alimentos consumidos es mucha más: basta pensar en los 15 mil litros necesarios para producir un kilo de carne.
Por ello, con una población creciente que cambia cada vez más su dieta hacia productos "hambrientos de agua", debe hacerse todo lo posible para mejorar la forma de utilizar y aprovechar al máximo unos recursos hídricos limitados.
Al final del siglo XX, la agricultura empleaba como promedio el 70 por ciento de toda el agua utilizada en el mundo, y la FAO estima que el agua destinada al riego aumentará en el 14 por ciento para 2030.
Aunque ese incremento es muy inferior al registrado en los años noventas, según las proyecciones la escasez del preciado líquido será cada vez mayor en algunas regiones, lo que limitará la producción local de comida.
Una certeza es que se necesitará más agua para producir el 60 por ciento de los alimentos adicionales que se calculan para satisfacer las mínimas necesidades de comida de nueve mil millones de habitantes.
Ante ese preocupante panorama la labor de la FAO en el agua se centra en un uso óptimo, más eficiente, equitativo y respetuoso con el medio ambiente en la agricultura.
Para ello ha de producirse más alimentos con menos volúmenes de ese líquido, crear condiciones en las comunidades agrícolas para afrontar inundaciones y sequías y aplicar tecnologías de agua potable que protejan el medio ambiente.
En todo ello la agricultura de regadío desempeña un papel clave en la producción de alimentos, por lo que la FAO trabaja con gobiernos, gestores del agua, ingenieros y campesinos para modernizar sus sistemas de riego y que sean más productivos y menos perjudiciales para el medio ambiente.

Recursos hídricos imprescindibles
Los enormes progresos en la producción alimentaria en los últimos años han hecho posible proporcionar alimentos de mejor calidad a más personas que nunca.
Sin embargo, con demasiada frecuencia, esto se logra a expensas de los recursos hídricos y de la salud de los ecosistemas que los sustentan.
Para hacer frente a este desafío, la FAO apoya modelos de intensificación limpios y eficientes que garantizan la productividad del agua para usos domésticos, industriales y agrícolas.
Se han hecho grandes inversiones para desarrollar los sistemas de riego existentes, no obstante, el funcionamiento, mantenimiento y rehabilitación de tales sistemas están insuficientemente financiados en los sectores público y privado.
Tampoco es suficiente una gestión del agua en el campo viable y favorable a los pobres, de ahí que se demanden sistemas baratos y, en pequeña escala, de recolección del agua, riego y drenaje para las pequeñas comunidades rurales, las cuales es posible que cuenten únicamente con medios manuales y de tracción animal.
Sumamente importante resulta también que allí donde el desarrollo económico ha permitido modernos sistemas de riego se vele por la mitigación de los efectos ambientales y de salud de los sistemas existentes y los nuevos
Los malos riego y drenaje producen pérdidas de agua y la propagación de enfermedades transmisibles por ese líquido, el encharcamiento y la salinización de casi el 10 por ciento de las tierras de regadío del mundo, lo que reduce la productividad.

Miradas y acciones diferentes
"Que todo siga igual significaría un aumento enorme y simultáneo en las necesidades de alimentos, energía y agua en las próximas décadas: el 60 por ciento más de alimentos, el 50 por ciento más de energía y el 40 por ciento más de agua para 2050", advirtió el director general de la FAO, José Graziano da Silva.
Para hacer frente al reto de alimentar a más personas con menos tierra, agua y energía son necesarios esfuerzos concertados e inversiones para apoyar una transición de gran envergadura y en el nivel planetario hacia sistemas agrícolas y prácticas de gestión de la tierra sostenibles, según el director general de la FAO.
En el Foro Mundial para la Agricultura y la Alimentación, que se celebró el pasado 16 de enero en Berlín dentro de los eventos de la Semana Verde, afirmó que el aumento de la competencia por los recursos naturales, y los cuellos de botella que se generan, hacen que la agricultura global ya no pueda funcionar según el modelo habitual.
Al hablar de forma general sobre las contribuciones del cambio a la agricultura sostenible, significó que los sistemas alimentarios del mundo deben lograr mucha mayor eficiencia en el empleo de los recursos naturales, en particular agua, energía y tierras, incluyendo la reducción del desperdicio de alimentos
"Y tienen que hacer mucho más para proteger, conservar y restaurar los recursos naturales, la biodiversidad y las funciones del ecosistema. Igualmente es necesario que los gobiernos inviertan en agua, agricultura y ecosistemas para reducir el hambre y la pobreza", enfatizó el máximo representante de la FAO.

Datos para meditar
- La sobreexplotación del agua subterránea por parte de los agricultores excede los niveles de alimentación natural de los acuíferos en al menos 160 mil millones de metros cúbicos cada año.
- Se necesitan entre uno y tres metros cúbicos de agua para cosechar un kilo de arroz y mil toneladas de agua para producir una tonelada de grano.
- En la producción de un kilogramo de carne de res se consumen 16 mil litros de agua.
- Se estima que la cantidad de agua extraída en el mundo para riego está entre 2.000 y 2.555 kilómetros cúbicos al año.
- Los pastos y las cosechas ocupan el 37 por ciento de la superficie terrestre.
- Según la FAO, las prácticas de riego y el escaso drenaje han conducido a la salinización de aproximadamente el 10 por ciento de las tierras irrigadas del mundo (30 millones de hectáreas de los 255 millones de hectáreas de tierra irrigadas).
- El agotamiento anual del agua subterránea en India, China, Estados Unidos, el norte de África y la Península Arábiga suma 160 mil millones de metros cúbicos al año.


La carencia de ‘polinizadores’ pone en riesgo de malnutrición a toda la humanidad


La nueva investigación realizada por científicos de la Universidad de Vermont y la Universidad de Harvard ha relacionado por primera vez lo que la gente come realmente en cuatro países en desarrollo y los requisitos de polinización de los cultivos que proporcionan los alimentos y nutrientes. 

Un nuevo estudio alerta de que la mayoría de la población en algunos países en desarrollo caerán en riesgo de malnutrición si los polinizadores de cultivos, como las abejas, siguen disminuyendo. A pesar de que la sabiduría popular reconoce que los polinizadores son cruciales para la salud nutricional humana, no hay estudios científicos que en realidad hayan probado esta afirmación, hasta ahora. La nueva investigación realizada por científicos de la y la Universidad de Harvard ha relacionado por primera vez lo que la gente come realmente en cuatro países en desarrollo y los requisitos de polinización de los cultivos que proporcionan los alimentos y nutrientes. "El declive de los polinizadores puede realmente importar para la salud humana, con números bastante preocupantes sobre las deficiencias de vitamina A, por ejemplo" --dice el científico Taylor Ricketts quien co-dirigió el nuevo estudio-- "que pueden conducir a la ceguera y el aumento tasas de mortalidad de algunas enfermedades, como el paludismo". No es sólo la caída en picado de las poblaciones de abejas. Científicos de todo el mundo han observado una disminución preocupante de muchas especies de polinizadores, amenazando el suministro de alimentos del mundo. Estudios recientes han demostrado que estos polinizadores son responsables de hasta el cuarenta por ciento de la oferta mundial de alimentos. EL CASO DE MOZAMBIQUE La nueva investigación da el siguiente paso. Esto demuestra que en algunas poblaciones - como partes de Mozambique que el equipo estudió, donde muchos niños y madres son apenas capaces de satisfacer sus necesidades de micronutrientes, especialmente vitamina A - la desaparición de los polinizadores podría empujar al 56 por ciento de las personas al borde de la desnutrición. El estudio, que se publica en PLoS ONE, explica que el 'hambre oculta' asociada a carencias de vitaminas y minerales se estima que afecta a más de 1 de cada 4 personas en todo el mundo, lo que contribuye a aumentar el riesgo de muchas enfermedades, la reducción de coeficiente intelectual y la disminución de la productividad del trabajo. "Descensos continuados de las poblaciones de polinizadores podrían tener consecuencias drásticas para la salud pública mundial", escribe el equipo. El nuevo estudio examinó la ruta completa de los polinizadores a través de datos del estudio detallado acerca de las dietas diarias de las personas en zonas de Zambia, Mozambique, Uganda y Bangladesh. "¿Cuánto mango? ¿Cuánto pescado?" dice Ricketts. "Y a partir de ese tipo de datos podemos averiguar si reciben suficiente vitamina A, calcio, ácido fólico, hierro y zinc." A continuación, los científicos fueron capaces de examinar el impacto probable que un futuro sin polinizadores tendría en estas dietas. 

jueves, 29 de enero de 2015

Avatar, Gaia y el fin del capitalismo



Gaia no conoce el dinero. Gestiona energía, materia y vida. Su modelo económico respeta las leyes de la física y es tan versátil que nos sirve también para hacer una crítica de cine.

Un modelo sencillo.
Sistemas cerrados: intercambian energía pero no materia con el exterior.
Sistemas abiertos: intercambian materia y energía con el exterior.
Las leyes fundamentales de la termodinámica. Nada nuevo.
Pandora es un sistema cerrado. Como antaño ocurriera en la Tierra, la energía se gestiona en un modelo económico de estado estacionario.
Los humanos gestionan ahora su propio planeta como un sistema abierto. Necesitan por tanto, intercambiar materia con el exterior. Su modelo económico se parece bastante al actual, de crecimiento continuo. Necesitan por tanto colonizar otros planetas en busca de nuevos recursos y probablemente lanzar al espacio sus residuos mas peligrosos.
La cultura de los habitantes de Pandora se rige por criterios morales compatibles con su modelo económico.
La cultura humana ser rige por principios morales adaptados a un sistema abierto. Este sistema abierto está representado por tres estamentos. Ciencia, comercio y ejército. Como ocurre en la actualidad, la ciencia es la que en un principio parece mas abierta a reconocer los valores del sistema cerrado. Es la que proporciona los conocimientos. Pero los que toman las decisiones, el estamento teleológico, el que responde a la pregunta ¿para qué usamos el conocimiento?, es la empresa que explota las minas y representa al comercio. El ejercito es el brazo ejecutivo del estamento teleológico.
Los humanos se interrelacionan con las máquinas y la tecnología. La sociedad del sistema cerrado de Pandora con el resto de seres vivos. La sociedad tecnológica no es autosuficente, mientras que la sociedad biológica sí lo es.
La moralidad, los principios del bien y del mal, no necesitan ser interpretados en términos absolutos, sino como las reglas de juego que rigen en cada uno de los sistemas y que son fruto de la adaptación emocional a los mismos, por parte de cada una de las especies o culturas.
El desarrollo y desenlace del choque entre en sistema cerrado y el sistema abierto, es lo que en términos generales relata la película.
Fascinados por los logros tecnológicos y atrapados por las mentiras mediáticas, los que defienden el capitalismo olvidan que sus propios fundadores preconizan el desastre, el fin del crecimiento. La tecnología, sin embargo, no permite alterar las leyes fundamentales de la física. Llegado a ese punto solo quedan dos caminos: el colapso y la hecatombe o una economía del estado estacionario. Hay muchas formas de salir de esta crisis económica, pero salidas solo una: gestionar el planeta como lo que es, un sistema cerrado.


¿Se puede limpiar un vertido de petróleo en el Ártico?, ¡NO!


Un nuevo informe afirma que la limpieza de un vertido de petróleo en el primitivo océano Ártico sería casi imposible. En la costa del Golfo de México, sus habitantes y sus ecosistemas continúan todavía recuperándose del desastre de Deepwater Horizon de 2010.

Los vertidos de petróleo son un gran desastre incluso con las mejores condiciones climáticas. Pero en algunos entornos, la tarea de tratar de limpiar un vertido puede ser completamente inabordable. Un nuevo informe afirma que la limpieza de un vertido de petróleo en el primitivo océano Ártico sería casi imposible. En la costa del Golfo de México, sus habitantes y sus ecosistemas continúan todavía recuperándose del desastre de Deepwater Horizon de 2010. Ahora, la petrolera Shell Oil ha anunciado sus planes para comenzar las perforaciones este próximo verano en el Mar de Chukchi al norte de Alaska. Un nuevo informe titulado "Estimación de las carencias en la respuesta ante vertidos de hidrocarburos en el océano Ártico de EEUU" muestra que las tecnologías actuales de control de vertido de petróleo sólo serán parcialmente efectivas durante los meses de verano, siendo en su mayoría inútiles durante el invierno, cuando la capa de hielo cubra el sitio de perforación. El informe, que fue financiado por el Gobierno de los Estados Unidos, lleva a cabo un análisis sofisticado de las condiciones de viento, hielo y del océano, llegando a la conclusión de que las diversas medidas de control de los vertido de petróleo serán ineficaces en un porcentaje del 18% al 56% del tiempo en las perforaciones realizadas en verano. La única manera segura de evitar un vertido es no perforar. Aunque supuestamente Shell está haciendo todo lo posible para minimizar el riesgo de un accidente, el estudio de Impacto Ambiental del gobierno de Estados Unidos estima que existe un 75% de probabilidad de que ocurra un gran vertido de petróleo durante la vida del proyecto de Shell. Y una vez que ocurra el vertido, las duras condiciones de los mares árticos harán que el desastre sea imposible de limpiar: una pesadilla digna de Dante. Todavía peor Cuando lees el informe, te das cuenta de que los autores han sido bastante conservadores en sus estimaciones. La verdadera "brecha de respuesta" es probablemente aún mayor. El análisis no recoge la necesidad de varios días consecutivos para organizar una respuesta, y no mide la eficacia de la respuesta, sólo si podría o no iniciarse. Por último, el informe, obviamente, no tiene en cuenta cualquier imprevisto que pueda ocurrir, como los errores y torpezas en las prospecciones de Shell en 2012 que no inspiran ningun tipo de confianza en su capacidad para superar estos desafíos. El periódico The New York Times publicó recientemente un informe fascinante sobre los acontecimientos que condujeron a la plataforma petrolera de Shell, la Kulluk, que quedo encallada en una tormenta de invierno a finales de 2012. Por suerte, no hubo trabajadores que resultaran heridos en el accidente y el impacto ambiental fue mínimo, pero muestra muy claramente los riesgos de operar en esta región del mundo. La plataforma de perforación de Shell es retirada para su reparación. Las comunidades nativas de Alaska dependen del mar para su sustento, por no hablar de las ballenas, morsas, focas, aves y peces, que constituyen uno de los pocos ecosistemas vírgenes que quedan en elplaneta. El petróleo crudo es algo que simplemente no se puede recoger una vez que se ha derramado; la única manera de ganar es no perforar. 

Tim Donaghy es investigador para Greenpeace Estados Unidos. Fuente original: http://www.greenpeace.org/ - 

“Cualquier contestación al capitalismo tiene que ser decrecentista, autogestionaria, antipatriarcal e internacionalista”



Fragmento de una entrevista a Carlos Taibo de Yago Álvarez y Ana Encinas. 

Pregunta: La primera pregunta es básica. ¿Cómo explicas, a grandes rasgos, el decrecimiento a un lector que no conoce las bases de esta forma de pensamiento?
Respuesta:La perspectiva del decrecimiento nace de la certeza de que, si vivimos en un planeta con recursos limitados, no parece que tenga mucho sentido que aspiremos a seguir creciendo ilimitadamente. Tanto más cuando sobran los motivos para concluir que hemos dejado muy atrás los recursos que la Tierra nos ofrece. La huella ecológica española es de 3,5 ¿Qué significa esto? Que para mantener las actividades económicas existentes hoy en España necesitamos tres veces y media el territorio español. ¿Cómo se resuelve esto? A través de una presión inaudita ejercida sobre los derechos de los integrantes de las generaciones venideras y a través de una presión, no menos inaudita, desarrollada sobre los habitantes de muchos de los países del Sur. En este sentido, la perspectiva del decrecimiento nos dice que en el Norte opulento tenemos que reducir los niveles de producción y de consumo, pero nos dice también muchas otras cosas. Tenemos que recuperar la vida social que hemos ido dilapidando absorbidos como estamos por la lógica de la producción, del consumo y de la competitividad, tenemos que apostar por el ocio creativo, tenemos que repartir el trabajo, tenemos que reducir las dimensiones de muchas de las infraestructuras, tenemos que recuperar la vida local en un escenario de reaparición de fórmulas de democracia directa y de autogestión, y en fin,y por dejarlo ahí, tenemos que asumir,en el terreno individual, la sobriedad y la sencillez voluntaria.
P: En tu último libro afirmas que el decrecimiento no es un ismocomo tal, ¿qué significa esto?
R:No tengo nada contra la expresión ’teoría del decrecimiento’, pero mi visión es menos ambiciosa. Creo que el decrecimiento ni es una teoría ni es una ideología. No tiene el mismo rango que el comunismo, el capitalismo, el liberalismo o el anarquismo. Prefiero acogerme a la tesis de que es un enfoque que hay que agregar a las ideologías convencionales. Yo soy un libertario decrecentista, no un decrecentista libertario. Digamos que el meollo de mi pensamiento lo aportan las ideas matrices del pensamiento anarquista,y no el decrecimiento.
Habrá quien piense que esto rebaja el estatus del decrecimiento. Yo no lo veo así. Suelo decir que cualquier contestación del capitalismo en el inicio del siglo XXI tiene que ser, por definición, decrecentista, autogestionaria, antipatriarcal e internacionalista. Si no incorpora alguno de estos cuatro elementos estará moviendo, probablemente sin quererlo, la lógica del sistema que quiere contestar. Y es que la perspectiva del decrecimiento tiene un relieve innegable a la hora de explicar y reivindicar muchas cosas.
P: ¿Consideras que hay algún partido político que tome nota de estas cuatro bases contra el capitalismo?
R: Creo que no. Parece que el contacto con las instituciones genera un hábito que implica marginar o arrinconar por completo ideas de tipo decrecentista. Como si la lógica electoral se tradujese en un impulso encaminado a rechazar el decrecimiento porque es poco presentable electoralmente. En ese sentido no creo que ninguna de las fuerzas políticas presentes en nuestros parlamentos, estatal o autonómicos, sea decrecentista.
P: ¿Qué opinas del crecimiento exponencial de los países emergentes como los BRICS?
R: En ese terreno, la perspectiva del decrecimiento propone un argumento moral. Señala que nosotros debemos decrecer en el norte opulento, no para pedirles a ustedes que dejen de crecer en China o en la India, sino para demandar que crezcan de otra manera, para demandar que no reproduzcan los callejones sin salida a los que hemos llegado aquí.
Hay una discusión moral en la trastienda. El argumento ha sido mil veces utilizado: si en China o en la India acaban por germinar clases medias con 400 millones de personas que aspiran a reproducir nuestros niveles de consumo, el planeta no podrá soportarlo. Pero no podemos decirle sin más a los chinos y a los indios: “Ustedes no”. Porque los chinos y los indios dirán: “¿Y por qué nosotros no, si ustedes disfrutan de ello?”. En ese sentido, creo que el argumento moral es interesante. Debemos trabajar para disponer de una atalaya ética desde la cual reivindicar que los demás modifiquen sus hábitos del momento, tanto más cuanto que los responsables de esas economías no están por la labor. Más bien están reproduciendo a lo bruto lo peor que se ha hecho en el mundo occidental.
P: Ese punto de colapso o de “no retorno”, ¿dónde está?
R: No estoy en posición de poner una fecha, pero el que piense que el colapso tardará aún 100 o 150 años me parece que se está columpiando mucho más que el que arriesga a indicar una fecha mucho más cercana. De toda maneras, tendríamos que ponernos de acuerdo en lo que entendemos por colapso, que es un concepto que incorpora ciertas dimensiones eurocéntricas y etnocéntricas: muchos habitantes de los países del sur no entienden qué es el colapso porque han vivido siempre en él. No deberíamos olvidar esto.
P: ¿Qué problemas acarrea o ha acarreado el crecimiento desmedido a sociedades como la española?
R: El primero de los problemas lo configuran agresiones medioambientales muy duras de las que aún no somos conscientes. Probablemente, muchas de ellas irreversibles.
En segundo lugar, la idea de que el crecimiento económico genera empleo es una de las muchas supersticiones que manejan los economistas. Las economías capitalistas desarrolladas han crecido notablemente en las tres últimas décadas, en las que han procedido a destruir empleos en términos numéricos objetivos.
Una tercera consecuencia es el deterioro dramático de los mecanismos de colaboración, de solidaridad y de apoyo mutuo de la población, acompañado de una actitud manifiestamente insolidaria con respecto a los problemas de los demás. Una cuarta secuela es el mantenimiento de la marginación general de las mujeres en todos los ámbitos de la vida.Y una quinta, y última, un incremento general de las desigualdades. Ninguno de los grandes problemas de nuestra sociedad ha sido resuelto, en suma, por la economía del crecimiento.
P: Respecto a la educación, ¿crees viable una introducción del decrecimiento en las escuelas?
R:Creo que de manera espontánea son muchos los maestros y profesores que introducen contenidos de carácter decrecentista en las aulas, aun cuando su esfuerzo se vea contrarrestado eficientemente por la lógica del sistema. Arrastramos, al margen, un grave problema de percepción, como si la enseñanza pública no tuviera nada que ver con la instauración de la lógica del consumo, de la productividad y competitividad. Y claro que tiene que ver con todo ello. ¿Qué se estudia en las facultades de economía en las universidades públicas?
Uno tiene conocimiento de maestros que explican a sus alumnos, niños pequeños, cuáles son los problemas que rodean al consumo. Pero esos niños regresan a casa y deben engullir trescientos anuncios publicitarios muy bien ideados que se mueven por el camino contrario. ¿Qué es más eficiente, lo primero o lo segundo? Creo que no tengo que responder. Conviene que agregue que, aunque lo de plantar las semillas que generen un cambio está bien, sospecho que nos empieza a faltar el tiempo para recoger los frutos.
P: ¿Es necesario de que llegue el colapso para que la sociedad se conciencie?
R: Eso es lo que piensan muchos de mis colegas, que son crudamente realistas. Dicen: "La única manera de que nuestros conciudadanos se percaten de sus deberes es que el colapso imponga material y físicamente un cambio de conducta". Se trata de una apuesta muy delicada, porque no podemos engañarnos: el colapso se traducirá en una multiplicación espectacular de los problemas y en una reducción paralela de nuestra capacidad para resolverlos. Por eso algunas personas decimos que hay que salir con urgencia del capitalismo y que aquello a lo que podemos acceder ahora, en condiciones muy precarias, es a construir espacios autónomos autogestionados, desmercantilizados y despatriarcalizados. Esto lo representan incipientemente los grupos de consumo, las ecoaldeas, las cooperativas integrales o el movimiento de trabajadores que se hacen, en régimen autogestionario-cooperativo, con empresas que están al borde del cierre.
P: ¿Consideras que la sociedad podría estar sometida a una especie de decrecimiento involuntario e inconsciente?  
R:Creo que solemos vivir, todos, en una especie de lógica esquizofrénica. Por un lado somos conscientes de lo que está ocurriendo y somos conscientes de lo poco que tiene que ver con nuestro bienestar y felicidad la acumulación de bienes, pero eso no implica que rompamos con esta lógica. Hay quien dice que la crisis tiene cierto efecto de alimentación de la conciencia y de descubrimiento de otras posibilidades. Nos podemos dar cuenta de que hay otras formas de encarar los problemas, formas que pasan por la solidaridad, la colaboración y el apoyo mutuo. Aunque creo que es verdad, me temo que es algo que afecta a una minoría escueta de la población, de tal manera que el grueso de nuestros conciudadanos sigue esperando que llegue la bonanza económica y podamos volver a comprar pisos y a cambiar de coche cada dos años.
A mi entender el principal problema no es técnico, no es de articulación de una sociedad conforme a reglas distintas. El principal problema es lo que llevamos dentro de la cabeza. El principal mecanismo del opresor es la mente del oprimido y romper con eso no resulta precisamente sencillo, a menos que el escenario sea tan tétrico que no nos quede más remedio que, por adaptación biológica, asumir una mentalidad diferente.

Imagen: nature-reclaiming-abandoned-places-11

Organizaciones Civiles de Latinoamérica, el Caribe e Internacionales Llaman a Detener Política Ballenera de Japón en Antártica


Cerca de medio centenar de organizaciones civiles de Latinoamérica, el Caribe e internacionales hicieron este lunes un urgente llamado a los gobiernos de la región para solicitar el envío de una protesta diplomática al gobierno de Japón por las evidentes intenciones de ese país de continuar utilizando el artilugio de la caza “científica” de ballenas en Antártica para encubrir operaciones balleneras de carácter comercial y avanzar hacia la eliminación del santuario de ballenas del Océano Austral.

Santiago, Enero de 2015 (CCC News) – Cuarenta y siete organizaciones civiles de Latinoamérica, el Caribe e internacionales llamaron este lunes a los miembros del Grupo Buenos Aires –países conservacionistas en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) – a realizar acciones urgentes para rechazar públicamente las intenciones del gobierno de Japón de continuar adelante con la matanza a escala comercial de ballenas en el santuario de ballenas del Océano Austral bajo supuestas argumentaciones científicas.
El llamado de las organizaciones civiles se realiza a raíz de la presentación en noviembre pasado de un nuevo plan de caza “científica” de ballenas en Antártica de parte del gobierno de Japón, denominado NEWREP-A, el cual incluye, entre otros, la captura anual de más de 300 ballenas minke a partir de diciembre de 2015. El plan forma parte de las acciones tomadas por Japón tras el histórico fallo de la Corte Internacional de Justicia, que el 31 de Marzo de 2014 sentenció que la matanza de ballenas de ese país en Antártica con supuestos fines de investigación científica es ilegal por violar la moratoria global sobre la caza comercial y el santuario de ballenas del Océano Austral.
El envío de la carta al Grupo Buenos Aires también coincide con el reciente zarpe de la flota ballenera hacia la Antártica con el fin de realizar “un censo” de ballenas mediante metodologías no letales y que formaría parte de la estrategia ballenera del gobierno japonés para conseguir apoyo a sus intenciones de continuar cazando cientos de ballenas al año con supuestos fines “científicos” en el santuario de ballenas del Océano Austral a partir de diciembre de 2015.
Entre las principales preocupaciones expresadas por 47 organizaciones civiles de más de 15 países de Latinoamérica, el Caribe e internacionales, respecto al nuevo plan ballenero japonés en Antártica NEWREP-A, se destaca que la cuota anual de caza auto asignada de 333 ballenas minke antártica durante los próximos doce años es 3,300% mayor que la cuota sugerida por el único experto científico presentado por Japón ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y supera en 32% el número de ballenas minke cazadas por Japón durante la última temporada del programa de caza científica JARPA II, que fue sentenciado como ilegal por la CIJ el 31 de Marzo pasado.
Considerando que uno de los aspectos relevantes en el fallo de la CIJ fue la escala comercial de la captura de ballenas, las organizaciones civiles llaman también la atención que la cuota de caza auto asignada bajo NEWREP-A por Japón sólo representa una disminución efectiva de un 7,7% en relación al promedio de ballenas minke cazadas desde 2005 por Japón bajo el ilegal programa ballenero JARPA II.
La misiva también destaca que el objetivo de NEWREP-A es la eliminación del santuario de ballenas del Océano Austral, que fue creado en 1994 con el apoyo de todos los miembros de la Comisión Ballenera Internacional a excepción del gobierno de Japón. Esto porque el principal objetivo del nuevo plan ballenero es la aplicación de una fórmula, conocida como Procedimiento de Administración Revisado o RMP, que se usa exclusivamente para calcular cuotas de caza comercial de ballenas.
Las organizaciones también afirman que los datos que NEWREP-A espera obtener mediante la caza de ballenas se pueden reunir a través de investigaciones científicas no letales, por lo que objetivo de fondo del nuevo programa ballenero no sería científico sino estaría orientado a imponer unilateralmente la política pro ballenera de Japón en el hemisferio sur. Al respecto, las organizaciones recuerdan que una de las razones de la sentencia de la CIJ contra el ilegal programa ballenero JARPA II es que su implementación se fundamentó en “razones logísticas y políticas, más que científicas”.
Adicionalmente las organizaciones civiles llaman la atención a los gobiernos de la región sobre la expansión de las operaciones balleneras de Japón en Antártica hacia el Atlántico suroccidental y Pacífico suroriental, que coinciden con la zona de Búsqueda y Salvamento de varios países del Grupo Buenos Aires, los cuales tendrán la obligación de atender cualquier accidente o incidente de la anacrónica flota ballenera en la Antártica.
La carta también destaca que el gobierno de Japón busca implementar el nuevo programa ballenero en Antártica, NEWREP-A, sin el adecuado escrutinio del Comité Científico de la Comisión Ballenera Internacional, el único organismo designado para esta tarea, ni la adecuada revisión del mismo por parte de los miembros de la CBI.
Finalmente las organizaciones civiles destacan que NEWREP-A contiene los mismos elementos que el ilegal programa ballenero JARPA II: utilizará la misma y anacrónica flota ballenera japonesa, la cual constituye un peligro para el delicado ecosistema marino antártico y la vida humana; será implementado por el mismo organismo que desarrolló JARPA y JARPA II (Institute for Cetacean Research o ICR); continuará comercializando la carne y productos obtenidos con el único objetivo político de eliminar de facto la moratoria global sobre la caza comercial y el santuario de ballenas del Océano Austral; y capturará un mayor número de ballenas que JARPA II.
Por ello las organizaciones llaman al Grupo Buenos Aires a realizar acciones urgentes orientadas a detener la implementación de NEWREP-A y rechazar ante la secretaría de la CBI el irregular proceso de revisión de dicho programa ballenero por parte del gobierno japonés.
Para Elsa Cabrera, directora ejecutiva del Centro de Conservación Cetacea (Chile) “esperamos que este contundente llamado de la sociedad civil organizada sea atendido a la brevedad por el Grupo Buenos Aires ya que la implementación de NEWREP-A constituye una grave amenaza para la gobernanza de una zona clave para nuestra región, como es la Antártica. Esto porque desconoce el histórico fallo de la Corte Internacional de Justicia, que ordenó al gobierno de Japón abstenerse de emitir nuevos permisos de caza científica e infringe gravemente el actual régimen normativo de la CBI, en particular la moratoria sobre la caza comercial y el santuario de ballenas del Océano Austral”.
Lee la carta de la sociedad civil al Grupo Buenos Aires aquí


Bióloga marina y fundadora de Mission Blue: "En sólo 50 años hicimos que el océano literalmente colapsara"


En su reciente visita a Chile, la oceanógrafa se reunió con Bachelet y abogó por la protección de la isla de Pascua. La semana pasada, la bióloga visitó a la presidenta Bachelet en La Moneda con Jane Lubchenco, recientemente nombrada enviada para los océanos del Presidente Obama, además de Sara Roe, presidenta de la Asociación de Pescadores Artesanales de caleta Hanga Piko de Isla de Pascua.

por José Miguel Jaque

Era 1970, cuando Sylvia Earle llenó un formulario para ser parte del Proyecto Tektite, que como la mayoría en esa época era un programa científico reservado para hombres, en el que una estación científica se sumergería a 15 metros de profundidad frente a la costa de las Islas Vírgenes por unas semanas. Cuando Sylvia llegó donde el jefe del programa, éste la miró y dijo: “Bueno, si la mitad de los peces son hembras, podemos incluir a alguna mujer”.
De esa manera, la bióloga marina lideró al primer equipo de mujeres que trabajó en un laboratorio submarino. “En ese tiempo era poco usual que las mujeres fueran buzos, científicas o científicas buzos. Tampoco había mujeres astronautas. Hoy parece absurdo”, dice a La Tercera en su reciente visita al país para promover la protección de las aguas de isla de Pascua. “Nos llamaban ‘aquachicas’ y ‘aquanenas’, pero no nos importaba mientras pudiéramos vivir bajo el agua. Era fácil pasar muchas horas de noche con los peces”.
Hoy Sylvia Earle suma cerca de 70 mil horas bajo el agua haciendo investigación y es considerada una de las oceanógrafas más importantes del mundo.
-¿Qué conclusiones saca después de todo ese tiempo sumergida?
-Tengo una especial empatía por los animales marinos, habiéndolos observado y conocido como individuos. Me doy cuenta de que, como con los humanos, los gatos, los perros y todas la criaturas, cada una de ellas, cada pez o cada estrella de mar, es única. Uno de los milagros de la vida es que cada cosa es diferente de otra, incluso los gemelos idénticos son diferentes”.
Ese aprendizaje ha marcado su mirada hacia la vida marina. “Cuando veo una red llena de peces no sólo pienso en toneladas de peces, sino que cada uno es un individuo y no le harías a un pez lo que no le haces a un gato o a un perro. He observado que son inteligentes, hacen elecciones, sienten miedo, dolor y si comprendiéramos lo que realmente son, quizás tendríamos una actitud distinta de mayor respeto. No digo que debamos glorificarlos, sino que respetarlos y tratarlos humanitariamente”.
-La primera vez que buceó fue en 1953. ¿Cómo ha cambiado el océano desde entonces?
Desde los años 50, han ocurrido más cambios en los océanos que durante toda la historia humana previa. Suena como una frase muy fuerte, pero es así, no es una exageración. Ya para mediados del siglo XX, en algunas areas, muchas especies puntuales ya habían sido depredadas. Cuando comencé a bucear en el océano había lugares intactos que hoy han sido destruidos. Cuando la gente me pregunta cuál es el mejor lugar para ir a bucear, les digo que casi cualquier parte, pero 50 años atrás.
Una mujer dirigiendo la Noaa
Sylvia Earle nació en agosto de 1935 en Gibbstown, Nueva Jersey. Estudió ciencias en la Universidad Estatal de Florida e hizo su doctorado en la Universidad de Duke. Además de ser exploradora de National Geographic, fue la primera mujer en asumir la jefatura científica de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (Noaa).
En 2009 recibió el premio TED, que reconoce a los líderes más innovadores con un millón de dólares para cumplir un deseo que pueda cambiar el mundo. El suyo: salvar los océanos. Para ello, y con los fondos de TED, creó el Mission Blue, iniciativa que busca crear una red global de áreas marinas protegidas.
-Misión Blue pretende lograr que al menos 20% del océano esté protegido para el 2020. Hoy menos del 1% está en esa condición. ¿No cree que es una meta ambiciosa?
-Si hay algo que esa meta no es, es ser ambiciosa tomando en cuenta lo que hoy sabemos. El 90% de los grandes peces ha desaparecido. Casi el 40% del fitoplancton que genera oxígeno y captura el carbono se ha ido, lo que perturba el sistema básico de vida del planeta. En sólo 50 años hicimos que el océano literalmente colapsara, porque la tecnología para encontrar y capturar peces hoy es muy eficiente. Nuestra mayor prioridad debe ser usar ese conocimiento para hacer del mundo un lugar vivible para nuestros hijos y para nosotros mismos. No ganamos nada generando alarma por el cambio climático, la acidificación de los océanos o el colapso de la vida marina; son realidades que los científicos tienen la obligación de contar mientras aún tenemos tiempo para actuar. ¿Cuánto tiempo tenemos? Bueno, es difícil. A veces digo que las decisiones que tomemos en los próximos diez años moldearán los próximos 10 mil años.
Proteger isla de Pascua
Sylvia quiere que el mar de isla de Pascua esté entre ese 20%. La primera vez que buceó en Rapa Nui fue en 1964. En esta visita quería repetrir la experiencia, pero quedó pendiente. “La isla de Pascua está en una encrucijada, tienen que tomarse decisiones que protejan no sólo el sustento de las personas que viven allí, sino su propia existencia, sus vidas. Es un símil de lo que ocurre en el mundo: tenemos la opción de defender el planeta que nos ha dado todo, nuestra economía, salud, seguridad, la vida misma”.
La semana pasada, la bióloga visitó a la presidenta Bachelet en La Moneda con Jane Lubchenco, recientemente nombrada enviada para los océanos del Presidente Obama, además de Sara Roe, presidenta de la Asociación de Pescadores Artesanales de caleta Hanga Piko, y representantes de la isla. “Vi a las mujeres que son embajadoras de sus comunidades y a la comunidad de pescadores pidiendo al gobierno que pensara en términos de protección de la zona económica exclusiva, protegiendo su capacidad de usar sustentablemente los bienes de su mar. Dicen que respetan el océano, quieren cuidarlo y que están preocupados por la pesca ilegal. Están buscando ayuda para proteger los bienes de su océano y acá tienen una presidenta que es capaz de escuchar lo que otra gente dice y que está preocupada por el futuro de este país”.

Fuente: La Tercera - IMagen: ecoplanetaverde.com

Los cuervos tienen la fama y otros cardan la lana



Sin embargo, un estudio, publicado recientemente en la revista Ibis, ha analizado el impacto de seis especies de córvidos en un total de 67 especies de aves susceptibles de ser sus presas, entre las que destacan aves cinegéticas y paseriformes. 

Los córvidos –el grupo de aves que incluye cuervos, cornejas y urracas– son el objeto de numerosos programas de control poblacional, tanto en ámbitos cinegéticos como de conservación. Estos controles se basan en la creencia de que eliminarlos es bueno para otras aves. Además, son considerados como eficaces predadores capaces de limitar las poblaciones de sus presas. Sin embargo, un estudio, publicado recientemente en la revista Ibis, ha analizado el impacto de seis especies de córvidos en un total de 67 especies de aves susceptibles de ser sus presas, entre las que destacan aves cinegéticas y paseriformes. El trabajo, que ha recopilado la información de 42 estudios científicos y ha analizado un total de 326 interacciones entre córvidos y sus presas, demuestra que tienen mucho menos impacto que lo que se pensaba en otras especies de aves. “En el 81% de los casos estudiados los córvidos no mostraron un impacto detectable en sus presas potenciales. Además, en el 6% de los casos, se observaron incluso algunas relaciones aparentemente beneficiosas”, señala a Sinc Beatriz Arroyo, autora del estudio e investigadora en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), centro mixto de la Universidad de Castilla-La Mancha, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el CSIC. Mayor impacto en la reproducción Para comprobar el impacto de los córvidos en sus presas, los investigadores –en colaboración con la Universidad de Cape Town (Sudáfrica)– llevaron a cabo diversos experimentos en los que se aislaron a cuervos y urracas, entre otros depredadores, para observar cómo influían en la reproducción y abundancia de otras aves. Según los trabajos analizados, al retirar a los córvidos de su hábitat la supervivencia de los pollos y el número de huevos de otras aves fueron superiores en la mayoría de los casos. Sin embargo, en cuanto a su abundancia, sin córvidos solo en algunos casos se observó un aumento del tamaño de las poblaciones de otros pájaros. Según el estudio, al retirar a los cuervos del entorno, en el 46% de los casos las presas tuvieron más éxito reproductor, mientas que su abundancia se redujo en menos del 10% de los casos. Además, estos estudios experimentales realizados en ocho países diferentes (Canadá, Francia, Noruega, Polonia, Eslovaquia, España, Suecia, Reino Unido y EE UU) revelaron que, si se eliminan los córvidos pero no otros depredadores, el impacto en la productividad de sus presas sería positivo solo en el 16% de los casos. Mientras que sin córvidos ni otros depredadores, incluyendo carnívoros, la productividad de otras aves mejora en el 60% de los casos. Esto sugiere que cuervos y urracas, entre otros, tienen menos impacto en sus presas que otras amenazas. “También puede ocurrir una depredación compensatoria”, apunta la investigadora. En el trabajo también han podido comparar los efectos entre los diferentes grupos de córvidos. Entre estos resultados destaca que “las urracas tenían mucho menos impacto en sus presas que otras especies”, declara Arroyo. Al comparar cuervos y urracas, los científicos demostraron que en el 62% de los casos, los cuervos perjudicaron la reproducción de sus presas, mientras que las urracas influyeron negativamente en un 12%. “Pero no se observaron diferencias relacionadas con la abundancia de las presas”, informa la científica. Para los autores de esta investigación, dados los resultados es necesario “ser cautos” a la hora de concluir sobre el impacto que tienen urracas o cornejas sobre las poblaciones de sus presas. 
“Esta medida de gestión es frecuentemente ineficaz e innecesaria”, concluye Arroyo. 

Referencia bibliográfica: Madden, C.F., Arroyo, B. & Amar, A. “A review of the impact of corvids on bird productivity and abundance” Ibis 5 de diciembre de 2014 doi: 10.1111/ibi.12223 Fuente original: http://www.agenciasinc.es/