lunes, 30 de noviembre de 2015

Chile/Patagonia: Rebelión en Puelo contra hidroeléctrica de “palos blancos” de Piñera

Una manifestación ciudadana se registró esta semana contra el proyecto que pretende instalar una central hidroeléctrica en uno de los parajes más bellos del mundo. El proyecto Río Puelo fue aprobado a comienzos de mes en un proceso lleno de irregularidades, en el cual participan capitales ligados al ex presidente Piñera.

Francisco Marín 

Unas 150 personas, entre chilenos, argentinos y mapuche, se congregaron este miércoles 25 en la localidad de Río Puelo para protestar ante la inminente puesta en marcha de la Central Meditérraneo, que pertenecería entre otros al expresidente Sebastián Piñera –a través de palos blancos- y cuyo permiso de construcción fue ratificado –el 2 de noviembre- por el comité de ministros para Medio Ambiente, del gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.
La manifestación fue convocada por la comunidad Cayún Panicheo, la que ha sido ignorada y vilipendiada en el marco de la puesta en marcha de esta iniciativa.
La columna partió a las 18 horas desde la sede social de Puelo Alto –donde se exhibió el documental Ñielay Ko Ñielay Monten”- y avanzó hacia Río Puelo, capital de la comuna del mismo nombre.
Los manifestantes portaban lienzos que decían: “Soto: Alcalde de Mediterraneo”; “¡¡Despierte vecino!!: Las hidroeléctricas NO son el futuro del Valle del Puelo”; “Puelo sin torres”, entre otros.
Al instalarse la comitiva ciudadana frente a la Municipalidad de Río Puelo, habló la vecina de Primer Corral, María Isabel Navarrete, de la agrupación Mujeres sin Fronteras: “Hay que manifestarse para detener esta monstruosidad avalada el Gobierno de Chile y el Alcalde”. Aludía a Carlos Soto, quien no dio la cara a los manifestantes.
El vocero para la Defensa del la Cuenca del Puelo, Álvaro Barros, destacó en la ocasión la numerosa participación de la comunidad en la manifestación, asegurando que ésta lucha continuará: “Tenemos claro que tenemos que seguir trabajando juntos, se nos viene una guerra larga, una tarea pesada, pero tenemos la convicción de proteger nuestra cuenca y nuestros ríos”.
Aunque los 150 asistentes a la marcha podrían considerar una escasa asistencia e grandes ciudades como Valparaíso o Concepción, para Río Puelo esto constituía algo sin ningún precedente. Por lo mismo y excepcionalmente, El Llanquihue de Puerto Montt tituló acertadamente: “Revolución en Puelo: Un no masivo a la hidroeléctrica”.
Recapitulando
Tal como expresamos en reportaje El “Manso” proyecto de Piñera… y Bachelet,  publicado en la edición de agosto de El Ciudadano, el proyecto Central Hidroeléctrica Mediterráneo S.A., se pretende emplazar en la paradisiaca cuenca binacional del Río Manso -tributario del Puelo- que por el lado chileno se ubica administrativamente en la comuna de Cochamó, Provincia de Llanquihue, Región de Los Lagos.
La cuenca del Puelo pertenece en un 70% a Argentina y sólo en un 30% a Chile. De ahí la participación de argentinos en la reciente manifestación y en otras que se han realizado.
De concretarse el proyecto, la Central Mediterráneo sería la más grande central de pasada de Sudamérica, con una inversión estimada de 400 millones dólares. Según el proyecto presentado al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), el 7 de diciembre de 2011, esta hidroeléctrica produciría 210 MW con dos generadores.
Requeriría la construcción de un tendido de líneas de alta tensión de más de 63 kilómetros, las que serían sostenidas por más de doscientas torres metálicas que arruinarían este hermoso y único paisaje, desconocido para la gran mayoría de los chilenos, pero que es admirado por algunas de las grandes figuras del cine universal como Leonardo Di Caprio, quien remeció a la opinión pública chilena al tuitear –el 5 de noviembre- en favor de la defensa del Puelo y sus ríos. Allí comenzaba a caerse el cerco informativo que ha rodeado esta iniciativa.
El trazado de torres iría a lo largo de la cuenca del río Manso y pasaría por el Lago Tagua Tagua y el Río Puelo hasta llegar a la central hidráulica Cenelca ubicada en el estuario del Reloncaví, que es propiedad de Colbún S.A. (Grupo Matte).
“La problemática es que se pretende desarrollar una central de pasada y supuestamente –eso se dice- estas son ambientalmente limpias… pero eso es totalmente falso”. Es lo que señaló en entrevista con este corresponsal, el destacado naturalista Mauricio Fierro, que ha dado dura y erudita batalla en defensa de la cuenca del Puelo, donde vive hace décadas.
Fierro afirma que las empresas hidroeléctricas “siempre están tratando de venderle la pomada a la gente” para que se formen “una imagen verde con el concepto de central de pasada”, complementa.
Añade: “Efectivamente, si se trata de una central de 50 o 100 kilowatts: ¡Ningún problema! porque son centrales pequeñas para producir electricidad para una pequeña población. ¿Pero una central de 210 MW? ¡No, eso es muy distinto!”, expresa.



Los palos blancos de Piñera
Mediterráneo S.A pertenece en un 35% a una sociedad compuesta por José Cox Donoso, Mario Ignacio Guerrero y al por el ingeniero Ricardo Bachelet Artigues, primo de la actual mandataria. “Estos tres personajes han trabajado históricamente para Sebastián Piñera, ya sea para sus empresas, o manejando el fideicomiso ciego”, señala el naturalista Fierro.
No es el único que asegura esto. El Mostrador, en nota de 27 de febrero de 2014, afirmó que Cox, Guerrero y Bachelet “son históricos socios de Piñera”. En este artículo se destacó que ellos “forman parte del denominado ‘Tercer Piso’ de La Moneda” integrado “por un grupo de empresarios y amigos cercanos a Piñera, con quienes comparte experiencias, temas personales y que jugaron un rol clave a la hora de convencer al mandatario de vender su participación en Chilevisión y Colo-Colo”.
En nota El primo de Bachelet que es socio y amigo de Piñera –publicada en La Tercera el 12 de febrero de 2006- Ricardo Bachelet reconoce y describe la vinculación: “Con Sebastián soy socio en proyectos inmobiliarios junto a José Cox e Ignacio Guerrero”.
Según nota de El Mostrador del resto de faltante de la propiedad de Mediterráneo S.A. un 35% está en manos de la constructora Belfi, que es propiedad de los hermanos Fernando y Enrique Elgueta. Esta empresa, junto al citado trío de amigos de Piñera (Guerrero, Cox y Bachelet) operó la Ruta de la Madera “que terminó convirtiéndose en la primera concesión que el Estado compró a privados”. La Ruta de la Madera fue adquirida en la “era Piñera” en condiciones muy desfavorables para el fisco pero muy beneficiosas para sus “amigos”.
El restante 30% de la propiedad de Mediterráneo se lo repartirían –según dicho diario electrónico- entre los impulsores originales de la iniciativa. Se trata de los ingenieros Roberto Hagemann Gertsmann, Ignacio Muñoz y Carl Weber.
Sin embargo, Fierro asegura que el 65% restante de la propiedad de esta central hidroeléctrica (al margen de la sociedad entre Cox, Guerrero y Bachelet que controla el 35%) se reparte entre dos fondos de inversiones privados, uno de los cuales efectivamente pertenecería a Hagemann, mientras que el otro sería directamente de Sebastián Piñera.
El naturalista Fierro es enfático en señalar que ésta trama en que se ocultan los nombres de los propietarios es un ardid para tapar al verdadero dueño del proyecto: “Él (Piñera) tiene a empleados que aparentan ser los titulares, pero la verdad es que sólo son ‘palos blancos’”. Y son demasiados los elementos que avalan la aseveración de Fierro, que bien justificarían una investigación del más alto nivel.
Es un hecho que durante el mandato presidencial de Piñera este hizo hasta lo imposible por conseguir poner en marcha este proyecto, el que aprobó escandalosamente en los descuentos de su gobierno.
Piñera no es el único Presidente involucrado en la irregular aprobación de la central sobre el Río Manso: la presidenta Michelle Bachelet, en sus dos administraciones, ha jugado un rol clave en su avance y existencia.
Irregularidades e ilícitos
Según consigna Mauricio Fierro en su investigación Río Manso: el negocio de los amigos y socios de Sebastián Piñera (Geoaustral, julio de 2012), pese a que dicho río se encuentra afectado por el fenómeno de Calentamiento Global y ha disminuido drásticamente su caudal, “eso no impidió que la Dirección General de Aguas (DGA) y la administración presidencial de Michelle Bachelet, rematara en 44,7 millones de dólares –en 2008- el total de sus aguas, para un proyecto de explotación hidroeléctrica”.
Fierro afirma que esta subasta fue realizada con el beneplácito de la Dirección de Fronteras y Limites de Chile (Difrol) la que -según él- desconoció el Decreto N° 67 del Ministerio de Relaciones Exteriores que promulga el Tratado entre Chile y Argentina sobre Medio Ambiente, y que contiene un Protocolo Especifico Adicional sobre Recursos Hídricos Compartidos (suscrito en agosto de 1991).
Este Protocolo Adicional indica en su artículo N°1 párrafo 2 que “El aprovechamiento de los recursos hídricos en el territorio de una de las partes, perteneciente a una cuenca común, no deberá causar perjuicios a los recursos hídricos compartidos, a las cuencas o al medio ambiente”; y en su Artículo N° 5 enfatiza: “las acciones y programas de aprovechamiento de los recursos hídricos compartidos se efectuaran en forma coordinada o conjunta a través de planes generales de utilización”, lo que en este caso no ha sucedido.
El adjudicatario de los derechos de agua de Río Manso, fue primeramente Roberto Hagemann Gertsmann, quien posteriormente traspasó estos derechos a la novel Sociedad Mediterráneo S.A. Esta ingresa el proyecto de Central Hidroeléctrica Mediterráneo bajo el mandato de Piñera con quien –según Fierro- “tendrían asegurada la aprobación”.
El 27 de febrero de 2014, pocos días antes que el presidente Piñera dejara el poder, la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de Los Lagos visó por unanimidad la RCA de la Central Hidroeléctrica Mediterráneo. Esta resolución fue abiertamente irregular, tanto en la forma como en el fondo.
En relación con lo primero, es dable mencionar que la reunión de CEA de Los Lagos que calificó la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del Proyecto Mediterráneo, no fue convocada con tres días de anticipación como exige la ley, sino que “pasadas las 20 horas” del día anterior a través de la página web del SEA, tal como lo señala El Mostrador en su nota “CEA de Los Lagos aprueba proyecto hidroeléctrico ligado al ‘tercer piso’ de Piñera” (27 de febrero de 2014).  Fruto de esta tardía convocatoria, se imposibilitó que la prensa y las comunidades afectadas pudieran hacerse presentes.
Por lo mismo, además de los seremis y otros funcionarios de Gobierno sólo hubo cuatro personas más: Ricardo Bachelet y la ejecutiva Jimena Espinoza, por Mediterráneo; y dos opositores al proyecto, el naturalista Fierro y otro más.
Fierro nos revela que él sólo se enteró de que esta reunión se había convocado a las dos de la mañana de ese 27 de febrero “gracias a que un funcionario de un servicio público me llamó por teléfono”.
Según Fierro –que es director de la organización ambientalista Geoaustral- la presencia de Ricardo Bachelet no tenía relación con el hecho que es primo de la entonces presidenta electa, ni con su calidad de copropietario de Mediterráneo, sino con el hecho que era un hombre de Piñera. “La presencia de Ricardo Bachelet fue para asegurar que votaran a favor del proyecto porque esa fue la orden que dio Piñera el día anterior”, asegura.
Fierro cuenta que Piñera llegó a la Región de Los Lagos el 26 de febrero: “Fue inmediatamente trasladado a la zona del Río Manso, para que viera el proyecto, y esa tarde se decidió a hacer la reunión –de la CEA- el otro día”. Asegura Fierro que “fue una orden presidencial que se aprobara el proyecto, porque es su proyecto, su central”.
Paralelamente a la gestión de los permisos ambientales, los socios de la central Mediterráneo siguieron ampliando su presencia en Cochamó. Allí, a través de Roberto Hagemann y de un par de empresas más, tomaron el control de Fundo Puchegüin, predio de casi 100 mil hectáreas y 80 kilómetros de frontera… Es decir: Piñera y su gente son dueños de un cuarto de la comuna de Cochamó, de 80 kilómetros de frontera y de dos pasos fronterizos… pero a nadie le importa”, protesta Fierro.
La administración Bachelet no ha hecho nada por remediar este estúpido proyecto. Todo lo contrario. Según denunció el Ina Lonko Elizer Cayún en un video difundido en abril pasado, el Estado inició la construcción de un camino aduciendo que se buscaba sacar a los habitantes de la zona del aislamiento. Pero, prontamente, todos se dieron cuenta que este camino tiene grandes dimensiones lo que sugieren que será usado en proyectos extractivos “hidroeléctricos y mineros”, señaló Cayún.
Mauricio Fierro expresa que este “camino privado” incurre “en un acto de ilegalidad evidente desde un punto de vista urbanístico”, ya que la Ley General de Urbanismo y Construcción, en su artículo 56, afirma que “la apertura de nuevos caminos o calles que desemboquen en los caminos de carácter nacional o regional, requerirán autorización de la Dirección de Vialidad del MOP (…) cuando ellos incidan en las áreas de los Planes Reguladores Intercomunales”, cosa que hasta aquí no ha ocurrido.
Además, y como se ha hecho común en los grandes proyectos extractivos, Mediterraneo S.A. ha fraccionado su proyecto en numerosas partes para evadir la evaluación de este proyecto como un todo, eludiendo así el ingreso al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental del camino que la central necesita para la concreción de su proyecto”.
Según Fierro, “Michelle Bachelet supuestamente no está en el negocio… sólo su primo. Pero matiza: si bien no es culpable, si es directamente responsable porque los servicios públicos continúan permitiendo que se construya el proyecto, violando un tratado internacional y la propia ley chilena”.
-¿En qué se demuestra el apoyo del Gobierno de  Bachelet a Central Mediterráneo?, le consultamos.
– Los servicios públicos continúan reuniéndose con personeros de la empresa. Si hay denuncias, sencillamente las ignoran, como ha hecho la autoridad medioambiental ante informes que dan cuenta de episodios de contaminación en el río por derrame de desechos. Si uno denuncia al MOP que están construyendo un camino de aproximadamente 15 kilómetros de largo y están destruyendo la montaña, el MOP responde que no hay ningún camino. Para ellos no existe un camino.
En el artículo El arte de burlar la ley (Geoaustral, agosto de 2013) Fierro destaca –finalmente- que las obras de la Central Mediterraneo se realizan sin considerar que están siendo realizadas “en una cuenca que es el punto central y parte integral de la Reserva Mundial de la Biosfera de los Bosques Húmedos Templados Lluviosos, declaración otorgada por la UNESCO en Septiembre del 2007”.




Brasil: El lodo del desarrollo



Correio da Cidadania

El desastre ocurrió el 5 de noviembre, en el municipio de Mariana, estado de Minas Gerais. Causado la muerte de 11 trabajadores, 12 desaparecidos y miles de desamparados. Más de 250 mil habitantes de la zona vieron suspendido el suministro de agua potable, como resultado de la cantidad de barro y de la presencia de metales como arsenio, cadmio, plomo, cromo, níquel, cobre y mercurio por sobre el límite legalmente permitido. La catástrofe ecológica y social, la mayor en la historia de Brasil, fue consecuencia de la ruptura de un dique que contenía 62 millones de metros cúbicos en depósitos de agua y de residuos minerales, propiedad de la empresa Samarco. El lodo tóxico llegó al océano Atlántico después de recorrer 650 kilómetros, destruyendo la vida a las orillas del Rio Doce, llegó a la playa de Regencia, en el estado de Espírito Santo, una importante área de corales. El artículo que reproducimos critica el modelo de desarrollo basado en la “asociación público-privada”. Denuncia los impactos depredadores sobre las condiciones de vida de los trabajadores y el medioambiente. Y propone discutir proyectos de desarrollo más allá de la acumulación capitalista. (Redacción de Correspondencia de Prensa]

La idea de sustentabilidad defendida en los discursos propagandistas de las grandes empresas productivas y mediáticas, cae por tierra cuando las catástrofe, nada naturales, ocurren. El caso de la ruptura de la represa en Marina expone:
1. La vulnerabilidad de un grupo expresivo de trabajadores, que viven o de la venta de su fuerza de trabajo o de la condiciones de “autogestores” de su sobrevivencia, como de las poblaciones ribereñas, en tiempos de acentuación de la precarización del trabajo;
2. La participación orgánica de las esferas públicas en asociación directa con los grandes capitales, tanto en la propuesta como en la ejecución de las políticas de desarrollo;
3. La necesidad, del capital, de participación conjunta entre esferas públicas y privadas para la resolución de situación como estas. En el momento de la catástrofe, el discurso del Estado mínimo no existe y apuntan como natural algo producido socialmente;
4. Los grandes medios protagonistas de noticias intencionalmente construidas que expresan y refuerzan una conmoción nacional, sin abrir un debate sobre los impactos ambientales y sociales del modelo que busca el lucro sobre la vida;
5) La centralidad puesta en la solidaridad, como única alternativa común próxima de la consigna “uno para todos, todos para uno”, en sustitución a las políticas de socorro de las reales víctimas: los trabajadores.
¿Pero cuándo no hay catástrofe y apenas lucro? ¿El lucro pertenece a todos? ¿No pertenece a pocos, frente a muchos “ningunos”?
El desarrollo es una cuestión siempre abierta. Urge ser debatida con profundidad, pues expone, en momentos de dramas como las catástrofes sociales, la historia de las malezas del subdesarrollo. La catástrofe alcanza varios sujetos y coloca en la agenda del día la discusión sobre lo que se tiene y lo que se quiere. Pero se hace fuera de una perspectiva de clase, pues, aunque sean muchos los afectados, no lo son en la misma magnitud.
El debate sobre el desarrollo presenta problemas históricos que se acentúan a lo largo de los desdoblamientos del capital en Brasil: latifundio, monocultivo, contaminaciones de todo orden, trabajo precarizado, hambre, deuda, desempleo, desigualdad de acceso a las políticas públicas, etc.
La hegemonía de la idea de progreso llevada a cabo en Brasil, desde 1940, manifiesta la actual centralidad del complejo agro-industrial, que exige: la consolidación continua de grandes represas; un sistema logístico que recoge sus mercaderías; las transposiciones de ríos; la ampliación del extractivismo; la remoción de familias de las áreas que entran en la valorización inmobiliaria; la especulación de todo lo que pueda tornarse en mercadería, entre otros efectos del capital financiero en los territorios.
En los megaproyectos, el gran capital no se preocupa con las múltiples poluciones de la naturaleza, sumadas a la acentuación de la súper-explotación de la fuerza de trabajo.
Para el capital, el desarrollo narra su moral consolidada de forma objetiva: el lucro. Luego, su único temor es la baja del lucro. Su único proyecto es la ampliación del lucro. A cualquier costo, desde que sea calculado por ellos y fiscalizado por el Estado, socio manifiesto en el funcionamiento de las compañías. En caso que algo se salga del camino, el prejuicio se comparte entre todos, de forma coimera.


La tragedia, cuyas fisuras fueron abiertas en Mariana y se propagan a otras regiones de Minas Gerais y Espírito Santo, es un ejemplo real del sentido que la burguesía da al desarrollo. Esos pocos gigantes, aunque momentáneamente afectados en el bolsillo, no corren riesgos de vida en esa catástrofe. Pues, el capital acumulado a lo largo de la historia, a costa de sangre y sudor de los trabajadores y de la extracción de los recursos naturales, les permite que ellos recuperen en poco tiempo la pérdida económica generada por su propia negligencia.
En el caso de los trabajadores afectados por tales catástrofes ¿quién garante sus vidas? ¿Cómo se recuperan de un daño de esa dimensión?
El gobierno Federal modificó legalmente un artículo para poder incluir la catástrofe social como proceso natural. Con eso, permite a los trabajadores acceder al FGTS (1) Fondo de Garantía del Tiempo de Servicio para la reconstrucción de su casas. ¿Pero ese es el único camino viable? ¿Incluso legal, es justo? No se explicita la forma en que el gobierno debe pagar las cuentas de una catástrofe social como esta, cuyos protagonistas son evidentes?. ¿Todos sufren los mismo riesgos? ¿Quién paga la cuenta, por detrás del cuento de la solidaridad?
El debate sobre el desarrollo exige explicitar las cosas como ellas de hecho son: proceso desigual y combinado, anclado en una estructura de cosificación de la fuerza de trabajo y de la naturaleza. En el progreso o en las crisis, los dueños del capital manifiestan la ecuación social sobre quién paga la cuenta del progreso, en la opulencia depredadora de pocos gigantes propietarios privados.
En tiempos de ideas posmodernas, la catástrofe social e histórica en el lodo del desarrollo, nos exige parar de discutir sobre lo menos malo y volver a pensar sobre lo inédito, necesario y viable proceso de reconstrucción de otros proyectos de desarrollo más allá del capital. La relación entre los seres humanos, demás seres vivos y naturaleza en este modelo de desarrollo no es sustentable y nunca los será. Sus bases están enraizadas en la sangría de los cuerpos y en el veneno de la tierra.
La catástrofe de Mariana, narra, la loca corrida por la ampliación de los lucros por el capital financiero monopolista que compone la Vale (2) , el terror del desarrollo capitalista desmedido, que utiliza la naturaleza y el ser humano como objetos para la producción de riqueza en la forma de propiedad privada de pocos.
Es lamentable que en tiempos de crisis, en la defensa del ideal, algunos no sean capaces de exponer y tomar partido sobre las reales condiciones de vida del pueblo en una sociedad como esta. Sin tomar partido, sin diferenciar un proceso de otro, el tema concreto gana valores morales y las ideas, en vez de ser debatidas como proyectos societarios de disputa de poder, se transforman en caminos colectivos de socorros comunes.
Pero no hay igualdad posible en una sociedad que ancla en la desigualdad. Ni libertad concreta cuando los mecanismos de esclavitud significan la obtención de ingresos mínimos para consumos innecesarios máximos. Frente a la catástrofe, se abre un debate sobre la política, la naturaleza del modelo de desarrollo y la posibilidad de porvenir. 

Notas de Correspondencia de Prensa
1) Fondo de Garantía del Tiempo de Servicios (FGTS).
2) Vale S.A. conocida como Vale do Rio Doce, empresa multinacional brasileña fundada en 1942 con sede en Río de Janeiro. Opera en los sectores de minería, logística, energía siderúrgica y petróleo. Es la segunda compañía minera más grande del mundo, la mayor productora mundial de hierro y segunda en Niquel. En el sector de la energía eléctrica, la compañía participa en “consorcios” y actualmente opera diversas plantas hidroeléctricas. La compañía cotiza en las principales bolsas de valores del mundo. 
Traducción de Ernesto Herrera – Correspondencia de Prensa

Una breve respuesta al Foro Atómico sobre el carácter renovable y alternativo de la industria atómico-nuclear



Con la máxima brevedad.
El cinismo, cuado no abierta caradura, de la industria atómico-nuclear y de sus bien pagadas asociaciones de intervención pública no tiene apenas parangón. La última que nos ha llegado del foro nuclear: la energía nuclear es una energía alternativa, una energía de futuro. No contamina, no genera CO2, no contribuye al cambio climático. ¡Es la solución que buscamos! ¡Es la energía renovable del futuro, no usa combustibles fósiles! ¡Adelante pues, no nos opongamos al progreso radiante que se abre ante nosotros! Y eso después de Fukushima… Sin olvidar el problema no resuelto de los residuos radiactivos y otras numerosas caras del poliedro (entre las que la pataza atómico-militar no es secundaria), valen para una breve respuesta estas tres consideraciones del científico franco-barcelonés y activista antinuclear Eduard Rodríguez Farré [1].

1. ¿Cómo son las instalaciones nucleares?
Son construcciones industriales muy complejas por la variedad de tecnologías industriales empleadas y por la necesidad de seguridad elevada que comportan. Las características de la reacción nuclear hacen que puedan resultar muy peligrosas si se pierde su control y prolifera por encima de una determinada temperatura a la que funden los materiales empleados en el reactor, así como si se producen escapes de radiación nociva por esa u otra causa.
No olvidemos, además, que la energía nuclear se caracteriza por producir inevitablemente, además de energía eléctrica, residuos nucleares altamente radiactivos que hay que albergar en depósitos aislados y controlados durante largo tiempo. A cambio, dirían sus partidarios, en afirmación muy discutible por lo demás, no produce la contaminación atmosférica de gases derivados de la combustión ni precisan el empleo de combustibles fósiles convencionales. Sin embargo, las emisiones contaminantes indirectas derivadas de su propia construcción, de la fabricación del combustible y de la “gestión” posterior de los residuos radiactivos, es decir, todos los procesos de tratamiento de los residuos, incluido su almacenamiento, no son despreciables en absoluto.


2. Cuando hablamos de la salud humana y de los principales riesgos que para ella significan las actividades relacionadas con la industria nuclear, suelen citarse en un lugar destacado los residuos radiactivos. Recientemente Patrick Moore, presidente y dirigente científico de Greenspirit Strategies, señalaba que aunque el movimiento antinuclear afirme que los residuos de las centrales son peligrosos durante miles de años, en realidad, después de 40 años, el combustible nuclear utilizado contiene menos de una milésima parte de la radiactividad que tiene al salir del reactor. De hecho, apunta, es incorrecto usar el término “residuos” ya que después del primer ciclo siguen conteniendo el 95% de su energía potencial. ¿Qué te parecen estas consideraciones del que fuera miembro fundador de Greenpeace?
Vayamos por partes si te parece. Pensando en el funcionamiento normal de una central nuclear, sin tener en cuenta ahora posibles accidentes, creo que puede afirmarse sin ningún género de dudas que el principal riesgo para la salud humana es el proveniente de la generación de residuos radiactivos, generación, por lo demás, que es inherente a la propia tecnología nuclear. No hay forma de evitarlos.
Como vimos, un reactor nuclear no es nada más que un sistema para calentar agua. Para ello se utiliza la fisión del átomo de uranio 235 que, al romperse, al fisionarse la denominada “desintegración nuclear”-, produce una enorme liberación de energía térmica y varias docenas de radionúclidos -palabra utilizada usualmente en lugar de radionucleidos, aunque ésta sería más correcta- o radioisótopos, términos sólo hasta cierto punto equivalentes, elementos que tienen aproximadamente un peso atómico que es la mitad del uranio 235, entre el 40% y el 60%. Existen, pues, docenas de productos radiactivos que van a permanecer ahí, en algún lugar, y en algunos casos durante millares de años. Esto representa claramente una hipoteca a futuro pero es también un punto crítico de contaminación ambiental que se origina no tan sólo alrededor de las centrales sino en relación al medio ambiente, con su difusión por la biosfera y su entrada en los ciclos de las cadenas tróficas, de donde obviamente pueden llegar a los seres humanos.
Esto es así diga lo que diga y publicite el señor Patrick Moore. Y todo esto, vale la pena insistir, en la hipótesis del funcionamiento normal, sin accidentes, de las centrales. Hay aquí una generación de elementos radiactivos nuevos, con difusión ambiental porque, además, siempre existen escapes. Hoy por hoy no hay forma de evitarlos totalmente.
3. Desde el punto de vista del medio, desde la perspectiva de la contaminación.
Desde ese punto de vista, si consideramos el ciclo completo de tecnologías de generación eléctrica como la nuclear o las renovables, podemos observar como por cada kilowatio/hora producido, la industria nuclear emite más CO 2 que cualquiera de las energías renovables. ¿Por qué? Por la gran cantidad de combustibles fósiles que es preciso consumir en todas estas etapas del ciclo.
Es decir, desde un punto global, donde debemos buscarnos, también en el punto señalado la falsedad y el engaño permanecen en el puesto de mando.

Notas.
[1] ERF y SLA, Casi todo lo que usted deseaba saber algún día sobre los efectos de la energía nuclear en la salud y el medio ambiente, Barcelona, El Viejo Topo, 2007. - Fuente: Rebelión - Imagen: rinconverde.blogspot.com


Argentina: El petróleo avanza sobre el agro y el INTA censura

Un trabajo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria confirma el avance hidrocarburífero sobre las chacras frutícolas de Río Negro y alerta sobre las consecuencias. En la primera vez que la institución aborda el tema de manera pública. La investigación iba a ser presentada en la Universidad Nacional del Comahue, pero fue censurada por autoridades del INTA.
Por Darío Aranda

“La frontera hidrocarburífera avanza en Río Negro de la mano de la fractura hidráulica, cuando todavía no está claro su impacto ambiental. La técnica experimental es cuestionada en diferentes países por el alto riesgo de contaminar las reservas subterráneas de agua, amenaza la economía de la fruticultura y a la población rural de Allen, donde se instaló sin consulta previa, debate ni licencia social”. La advertencia proviene, por primera vez, del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, espacio técnico emblema del sector rural). Lo paradójico: en lugar de dar a conocer el estudio, alertar a la sociedad y convocar a debatir políticas públicas y posibles soluciones, el INTA censuró la difusión del trabajo, prohibió la presentación del mismo en una jornada académica e intentó archivar la investigación.
El rol de YPF, la contaminación y las posibles afecciones en la salud.
El trabajo censurado
“Avance de la frontera hidrocarburífera sobre suelo productivo. Estación Fernández Oro (EFO), Alto Valle del Río Negro”, es el nombre de la investigación del INTA, firmada por Diego Rodil, que trabaja en la institución desde hace diez años y desde hace dos que se dedica a profundizar el impacto petrolero en la tradicional zona de chacras de Allen (entre General Roca y Cipolleti). De 19 páginas, aclara desde que se trata de la primera etapa de una investigación más amplia, un trabajo exploratorio-descriptivo y que se enmarca en el proyecto específico “Políticas públicas, modelos de desarrollo y gobernabilidad en los territorios (Programa Nacional para el Desarrollo y la Sustentabilidad de los Territorios)”.
“Desde el 2013 se experimenta un avance acelerado de la extracción de gas y petróleo (con más de 70 pozos activos) sobre la zona rural de Allen, la ciudad productora de manzanas (2971 hectáreas) y peras (3200 hectáreas) más importante del país”, explica la investigación y destaca: “No es posible hablar de convivencia entre las dos economías cuando la decisión de hacer fruta o petróleo queda librado a las dinámicas del mercado, que para petróleo paga diez veces más por hectárea. La incompatibilidad de actividades se visualiza en la perdida creciente de suelo productivo y la proliferación de chacras abandonadas, riesgos sanitarios en la fruta, los estándares de exportación pueden cambiar y ser rechazada la fruta en un futuro; además de riesgos elevados de contaminación de napas y aguas superficiales”.
En el INTA regional trabajan más de 130 técnicos de las más diversas áreas de conocimiento. La institución, que tiene como uno de sus objetivos favorecer el desarrollo agropecuario y asesor a los productores, nunca se había expedido sobre la avanzada petrolera.
Otro párrafo del trabajo censurado advierte: “Algunos de los problemas denunciados por la población rural fueron ruidos molestos en el momento de la perforación, contaminación de suelo y agua, rajaduras en casas por tránsito de maquinaria pesada, y el incremento de problemas de salud manifestado en afecciones respiratorias por venteo de gases. Preocupa también la proliferación de casos de cáncer y pérdida de embarazos que requieren la urgente intervención de salud pública para determinar las posibles causas y su relación con el fenómeno estudiado”.
El trabajo se centra en la localidad de Allen, “capital nacional de la pera”, ubicada en el centro del Alto Valle del Río Negro, a 25 kilómetros de la capital de Neuquén. Se caracteriza por tener la mayor concentración de chacras productoras de peras y cuenta con una amplia infraestructura de galpones de empaque, frigoríficos y empresas exportadoras. La investigación del INTA revela que entre 2009 y 2014 Allen perdió 409 hectáreas de frutales (el 6,3 por ciento del total) y lo atribuye a un fenómeno multicausal, enmarcados en la llamada “crisis de la fruticultura”. El trabajo señala como hipótesis que “el avance extractivo y la falta de políticas públicas acertadas de protección del pequeño productor, han acelerado éste fenómeno (la crisis)”.
La actividad hidrocarburífera se da en la zona desde la década del 60, pero con la explotación de la vecina Vaca Muerta se aceleró (con la cuestionada técnica de “fracking” o fractura hidráulica). La Estación Fernández Oro (EFO) es la mayor formación gasífera de Río Negro y pertenece a YPF (a través de su empresa “Yacimiento del Sur”). Allí funciona una planta separadora del petróleo y el gas, que los pone en condiciones para el bombeo y comercialización. Rodil afirma que cuenta con más de 70 pozos activos (de más de 160 existentes) que producen 1.750.000 metros cúbicos de gas.
“Este avance acelerado de los últimos tres años trajo numerosas consecuencias. A pesar de que diferentes voces del gobierno municipal, provincial y nacional aseguraron la compatibilidad con la fruticultura, en la zona de Allen ya se perdieron 58 hectáreas de forma directa y se observa un importante número de chacras en estado de abandono. También se registró en este periodo derrames de crudo, roturas de caños de agua, explosiones e incendios, contaminación del agua, rajaduras de casas por tránsito de maquinaria pesada”, detalla el trabajo del INTA.
Explica que se observa una “competencia/tensión” por el uso del espacio rural. “La expansión de la frontera hidrocarburífera presiona sobre las tierras sistematizadas para la agricultura. El territorio productivo se repliega y se fragmenta, dando lugar a prácticas incompatibles con las agropecuarias, con la consecuente pérdida de suelo productivo, de productores y de puestos de trabajo”, advierte.
Afirma que no se tiene en cuenta el costo que representa la pérdida de suelo productivo sistematizado y dotado de infraestructura, la pérdida de capital social que también llevó años construir, y los puestos de trabajos que dejan de existir. “Tampoco se contempla que sobre el suelo productivo se producen alimentos y que se trata de una economía sustentable que lleva cien años y puede continuar en el tiempo. Las economías extractivas tienen un ciclo de vida limitado, cuando se acaba el recurso, se acaba la actividad”, destaca Rodil.
Avanza en la caracterización: “La extracción de hidrocarburos no es compatible con la producción agropecuaria y la residencial. El Estado debe regular este conflicto y generar políticas públicas que protejan el suelo productivo y a la población rural”.
Y alerta que “la apuesta de Ysur (YPF) es duplicar la producción de gas en los próximos cinco años. La campaña de perforación representa 100 pozos más”.
El trabajo aborda tópicos como “el extractivismo en América Latina”, “pasivo ambiental y maldesarrollo” y “matriz y política energética”, entre otras. Recuerda que en septiembre pasado el gobierno provincial licitó otras seis áreas petroleras en el Alto Valle y el Valle Medio, lo que puso en alerta a productores de Villa Regina, histórica zona de frutas y chacras.
Entre las conclusiones parciales, la investigación destaca: “La ‘crisis frutícola’ no justifica el cambio de uso del suelo rural, por el contrario debería representar una oportunidad para debatir un nuevo modelo basado en la soberanía alimentaria, la agricultura familiar y la agroecología”.
Contaminación
El trabajo del INTA precisa que en agosto de 2013 el Concejo Deliberante de Allen aprobó por unanimidad una ordenanza que prohibió el fracking. Tres meses después, y en línea con lo solicitado por el gobierno provincial, el Tribunal Superior de Justicia la declaró inconstitucional.
En marzo de 2014 explotó en Allen el pozo “EFO 141” de Ysur-YPF. En julio de 2014 explotó el pozo “EFO 236”, en el barrio Costa Oeste. En julio de 2015 se produjo un derrame en el pozo “EFO 280”, sobre la calle Nº10. En agosto pasado hubo un nuevo derrame de crudo en la barda norte de Allen y la empresa Ysur suspendió la actividad del pozo “EFO 224” por persistentes olores a combustión y explosiones. El mismo mes, vecinos del barrio Costa Este denunciaron que otro pozo (“EFO 252”) generó tres explosiones y fuego que superaba la altura de los centenarios álamos.
“En septiembre de 2015, Ysur-YPF ofreció a familias de calle Nº 10 hasta 44.000 pesos con un contrato de confidencialidad para compensar las ‘molestias’ por la actividad petrolera”, señala el trabajo.
El INTA empetrolado
El trabajo de Diego Rodil del INTA iba a ser presentado públicamente en la mañana del jueves 12 de noviembre en la “VII Jornadas de la Asociación Argentina Uruguaya de Economía Ecológica”, en la sede de Neuquén de la Universidad Nacional del Comahue. Un día antes Rodil recibió un llamado del director de la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) del INTA Alto Valle, Jorge Oscar Toranzo. Le prohibió que dé a conocer la investigación y lo instó a que la mañana siguiente se presente en el INTA para tener una reunión. El horario señalado por Toranzo era las 8 de la mañana. A las 8.30 Rodil debía estar en la Universidad para disertar sobre su investigación.
Ante la posibilidad de que Rodil falte al INTA, Toranzo le envió un correo electrónico. Argumentó que la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia y el Departamento Provincial de Agua (DPA) son quienes controlan a las petroleras (justamente, ambas dependencias muy denunciadas por su inacción) y avanzó en la política de desprestigio profesional: “Su trabajo no refleja datos concretos de investigación, son solamente relevamientos de algunos recortes periodísticos y no cuenta con sustento científico, ni ambiental ni médico”.
“Esta Dirección (del INTA) no considera pertinente su exposición en las Jornadas de Economía Ecológica, como así tampoco que sea publicado por los organizadores de las Jornadas”, exigió Toranzo. También argumentó que se enteró de la exposición en la Universidad “por terceras personas” y la mañana previa a la disertación. El correo finaliza amenazante: “Esperamos que esta situación no vuelva a repetirse”.
El jueves 12 de noviembre fue la reunión entre Rodil y su superior, Toranzo. También estuvo el director regional (superior de Toranzo), Jorge Reynals . Se repitieron los conceptos y los tonos del correo.
Rodil confirmó estos hechos a 8300 pero solicitó no hablar (al menos por el momento). Sólo recordó que hacía dos años trabajaba en esa investigación y que había dado aviso a sus superiores. Incluso afirmó que Reynals sabía el tenor del trabajo desde 40 días antes de las jornadas académicas.
Una línea de conducta
En mayo de 2015 el INTA organizó junto a la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad del Comahue una jornada sobre la situación del sector frutícola. A último momento, el INTA se bajó de la jornada. Toranzo iba a ser uno de los disertantes, pero no fue. Los organizadores dejaron la silla vacía, para explicitar la ausencia.
El INTA está presente en la región desde 1913 (en ese momento aún no era INTA, sino “Chacra Experimental de Río Negro”) y la mayor parte de sus recursos se destina al sector frutícola, que atraviesa una de las peores crisis de las últimas décadas. Pero el responsable político señaló que no podía brindar una “opinión institucional”.
El 20 de mayo de 2014 se realizó en el INTA la charla “los hidrocarburos en yacimiento no convencionales”. El objetivo era, según la institución, “tomar conocimiento sobre este tipo de prácticas y su influencia en zonas frutícolas”. Se realizó en el Centro de Capacitación Jaime Belli (Agencia de General Roca). Fue una suerte de abc positivos sobre el fracking, y se utilizaban términos como “estimulación hidráulica” (eufemismo que utilizan las empresas y gobiernos).
El curso estuvo a cargo de Carlos Soraire y Roberto Villa, ambos integrantes del Instituto del Petróleo y del Gas (IAPG), espacio de lobby político y técnico de las grandes petroleras.
Ante unos 40 técnicos del INTA, los enviados del IAPG hicieron una defensa irrestricta del avance petrolero. Incluso llegaron a afirmar que el fracking “tiene impacto cero”.
Fue el colmo para algunos técnicos del INTA, que pidieron que no les mientan en la cara. Las quejas fueron tantas que Toranzo prometió otra jornada, con otras miradas sobre el fracking.
La promesa nunca se cumplió.
“Yo decido”
Jorge Oscar Toranzo es ingeniero agrónomo y casi toda su vida se desempeñó en el sector privado. Asumió como director del INTA en octubre de 2013.
“Nosotros no somos periodistas, no podemos basar nuestros trabajos en títulos de diarios. No es serio. Yo le dije a Rodil que no presente eso en las jornadas. ¿Sabés por qué? Porque yo soy el director (del INTA) y yo decido”, fueron las primeras palabras de Toranzo cuando comenzó la entrevista telefónica con 8300.
“El INTA no puede decir que el petróleo produce cáncer si no tiene pruebas. Y no le corresponde. Eso debe decirlo la Provincia”, argumentó.
8300 le advirtió que en ninguna de las 19 carillas del trabajo de Rodil se afirma la vinculación fracking-cáncer. Toranzo cambió de tema: “Nosotros no tenemos una posición militante. No podemos decir cosas que no sabemos”.
¿Pero saben que hay torres petroleras en las chacras?
-Claro que sí, trabajamos allí. Y no nos gusta eso y hace mal a la producción.
-¿Y por qué el INTA nunca tomó posición en eso y advirtió a los productores?
Silencio.
La réplica llega de golpe y con tono de voz alta: “¿Y quién es usted para decirnos cuándo debemos decir algo? ¿Por qué debo rendirle cuenta a usted”.
-Le debe rendir cuenta a los productores y a la sociedad. ¿El INTA no debe advertirle a los productores de los riesgos del fracking?
-Sí.
-¿Cuántas declaraciones públicas hizo el INTA al respecto?
Toranzo no responde.
El INTA nunca se refirió al tema en público ni alertó de los riesgos de la avanzada petrolera.
La entrevista con el director del INTA duró 27 minutos. En tres oportunidades remarcó que Diego Rodil “es licenciado en turismo”, minimizando su conocimiento sobre el petróleo en Allen (cuenta con estudios de posgrado, Maestría en Desarrollo Turístico Sustentable). Y en todo momento insistió en la falta de “rigor científico”, aunque el trabajo fue aceptado por el comité académico de las jornadas en la Universidad Nacional del Comahue (quienes suministraron la investigación a 8300).
“Nos preocupa el tema, por eso desde que asumí trabajamos en el tema”, afirmó Toranzo.
-¿Cuántas investigaciones hizo el INTA en este tiempo?
-Rodil trabajaba en eso.
-¿Trabajaba? ¿ya no?
-Sí. Trabaja.
-¿Y qué otras personas de las más de cien abordan el tema?
-No hay personal ni recursos suficientes.
-Si es un tema que preocupa al INTA y a los productores. ¿Solicitó ayuda a la Dirección Nacional del INTA?
Se escucha la carcajada del otro lado del teléfono. Y sobreviene la explicación: “Acá la gente se jubila y no nos dan remplazos. No podemos pedir más recursos”.
Toranzo insistió en reiteradas oportunidad que el control y los informes deben ser de la Provincia (que es la misma que avala el avance petrolero).
-¿El INTA puede alertar por lo visible, como los derrames de petróleo?
-Claro que puede pero para eso un trabajo con rigor técnico debe decir dónde y cuándo fueron esos derrames.
-El trabajo de Rodil lo detalla en la página 14. ¿Lo leyó?
Toranzo no contesta. Y apunta a que el powerpoint que Rodil iba a presentar en las jornadas académicas era incorrecto y con faltas de rigor científico. “Si se ajusta la presentación, podría darse en unas jornadas… pero nosotros no podemos decir cosas que perjudiquen a todo el Valle”, advierte. Da como ejemplo una reciente noticia de una productora orgánica que le rechazaron la cosecha por la contaminación petrolera. Pero no es el caso del trabajo de Rodil.
Jorge Toranzo fue gerente de una de las mayores corporaciones del sector frutícola, Expofrut, empresa denunciada por posición dominante, pagos exiguos a los productores y pésimas condiciones de trabajo (mediante contratistas). Incluso denunciada en 2011 por la desaparición y asesinato de un trabajador (Daniel Solano), caso emblemático de derechos humanos en Río Negro.
Estas grandes empresas compran la cosecha a los pequeños productores a precios muy bajo y luego exportan, obteniendo grandes diferencias.
Entre 2005 y 2011 Toranzo fue “jefe de desarrollo” y luego “gerente corporativo”.
El INTA, lejos de promover una política agropecuaria ligada a pequeños productores, optó por un gerente de Expofrut, una gran corporación del sector.
-¿Usted trabajó en Expofrut?
-Trabajé en muchos lados.
-¿Recuerda si lo hizo en Expofrut?
No responde.
-¿Qué opinión le merece el rol de empresas como Expofrut y cómo impacta en los pequeños y medianos productores?
-Este año no va a comprar a otros, utilizará sus propias frutas… No se trata de una empresa…
-¿Qué opina del accionar de Expofrut, Moño Azul y todas las grandes empresas del sector?
-Usted tiene un sesgo ideológico.
Fin de la conversación.
8300 también llamó y dejó mensajes a Jorge Reynals (superior de Toranzo y mayor cargo jerárquico del INTA en la región -director regional de Patagonia Norte-) y a Dolores Raffo (superior de Rodil), pero no devolvieron los llamados.
Fuente y foto: Opsur 

2015, el año más caluroso... hasta 2016



En vísperas de la COP21, un informe de la agencia del clima de Naciones Unidas

EcoWatch

La Organización Meteorológica Mundial (WMO, por sus siglas en inglés) ha anunciado el 25/11/15 que es probable que 20l5 encabece el registro de los años más calurosos en las mediciones modernas, en la cual el quinquenio 2011-2015 es el más tórrido jamás registrado.

Cuando aún falta agregar dos meses completos, la temperatura media mundial en superficie entre enero y octubre de este año ha sido 0,73 ºC por encima de la media del periodo 1961-1990. Esta medición ya pone a 2015 bien por arriba de 2014, cuando la temperatura media global superó en 0,57 ºC el promedio 1961-1990.
El anuncio de hoy se ha hecho coincidir con el inicio de la COP21 en París, donde los gobernantes del mundo se reunirán el lunes para comenzar a discutir para llegar a un acuerdo de reducción de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.
Hito ‘importante’
Esta noticia, dicha de otro modo, nos dice que probablemente la temperatura global de 2015 supere el listón “simbólico e importante” de un grado centígrado por encima del nivel de la era preindustrial, dice la WMO.
Este anuncio sigue al reciente de la Oficina Meteorológica de que se espera que en 2015 la temperatura en la base global de datos HatCrut4 –una de los tres utilizadas por la WMO­– supere la marca de 1 ºC. Acerca de esto, el doctor Ed Hawkins, de la Universidad de Reading dijo: “En este registro de 1 ºC, aproximadamente el 95 por ciento se debe a la actividad humana. Es probable que los ciclos naturales del sistema climático, entre ellos El Niño, la actividad solar y las variaciones naturales, sean responsables del resto del calentamiento”.
A principios de este mes, la WOM señaló que los gases invernadero en la atmósfera habían alcanzado un nuevo record, con un aumento de la concentración en el hemisferio norte de 400 ppm.
Impacto mundial
El calentamiento global de los océanos medido en los 700 metros debajo de la superficie y a 2.000 metros de profundidad alcanzó cifras record en los primeros nueve meses de 2015, dijo la WMO. El promedio global a nivel del mar en la primera mitad del año ha sido el más alto desde que empezaron los registros satelitales en 1993.
La mayor parte de los lugares en tierra –aunque no todos– experimentaron temperaturas más altas que la media entre enero y octubre de 2015. Sin embargo, Hawkins no cree que este año haya un record en Gran Bretaña: “Aunque en el Reino Unido, 2015 no rompa el record del año más caluroso (2014), sabemos que en lapsos más prolongados el calentamiento en este país es un 20 por ciento más rápido que el del promedio global. Las zonas de tierra se calientan más de prisa que los mares; esto significa que muchas regiones de tierra en todo el mundo, donde vive la mayor parte de la población, han superado el umbral de 1 ºC hace algunos años y continúan calentándose con más rapidez que el promedio global”.
Las altas temperaturas registradas en 2015 agravaron muchos fenómenos climáticos extremos, señala el informe de hoy. Europa ha sido afectada por olas de calor. El norte de África y Oriente Medio, en la primavera y el verano de 2015, y muchos otros lugares sufrieron intensas lluvias. El secretario general de la WMO Michel Jarraud dijo hoy en una entrevista radial: “El estado en que se encuentra el clima mundial en 2015 es un hito histórico por varias razones... Es probable que el de este año sea un registro record en cuanto al calentamiento desde que se empezaron a registrar las mediciones de temperatura. Es posible que se supere el umbral de 1 ºC... Esta es una muy mala noticia para el planeta”.
Para contextualizar mejor el estado del clima, la WMO compiló los datos promedio de cinco años, en lugar de tener en cuenta los anuales. El informe de hoy indica que el quinquenio 2011-2015 ha sido el más caluroso de los registrados, con un promedio de 0,57 ºC por encima de la línea de referencia correspondiente a 1961-1990. Además, con el fenómeno de El Niño alcanzando su pico alrededor del cambio de año, es muy probable que esto continúe durante 2016, dice la WMO.
Fuera del margen de error
El año pasado, la diferencia entre las temperaturas globales 2013 y 2014 estuvo por debajo del nivel de certeza con el que los científicos pueden hacer mediciones, que está en el orden de la décima de grado centígrado. Esto hizo que la WMO describiera 2014 como el año “nominalmente” más cálido registrado, con la advertencia de que podría no ser absolutamente cierto cuál de los últimos años ha sido el más caluroso.
Este año, el cuadro es mucho más claro. La diferencia entre la mejor estimación para 2015 y el pasado es de 0,16 ºC, considerablemente mayor que el margen de error de una décima de grado.
Si bien esto no responde al desafío planteado por algunas comunicaciones del año pasado en cuanto a cuál había sido el año más caluroso, lo cierto es que resulta más revelador observar el cuadro en el largo plazo, dice el profesor Tim Osborne, de la Universidad de East Anglia. Él le ha dicho a Carbon Brief: “Por supuesto, los registros hechos año a año son útiles por varias razones, pero no sirven para mostrar el calentamiento en el largo plazo. Cualquier año de un siglo podría ser cinco centésimas de grado centígrado más cálido que el año anterior. Con un margen de incertidumbre de +/– 0,10 ºC, ningún año estaría fuera del intervalo de confianza del año anterior; aun así después de 100 años podríamos tener un calentamiento de 5 ºC”.
La reunión cumbre de París que empieza hoy marcará el final de un año excepcional, dice David Reay, profesor de ‘Manejo del carbono’ en la Universidad de Edimburgo. Reay dice: “En los últimos años, los records climáticos se han roto con tanta frecuencia que resulta fácil no tener en cuenta lo importante que ha sido 2015. Los libros de historia dejarán asentado en sus relatos la superación de los umbrales de dióxido de carbono y temperaturas extremas. Si el capítulo final de 2015 incluirá o no una nota al pie más positiva depende ahora de París”.
Y antes de que el lunes se abran las puertas de la sala de conferencias en París, ha dejado un mensaje muy claro para los negociadores: “La emisiones de gases de efecto invernadero, que provocan el cambio climático, pueden controlarse. Tenemos el conocimiento y las herramientas para actuar. Nosotros tenemos la posibilidad de elegir. Las generaciones futuras no la tendrán”.

Gráficos: Temperaturas globales medias comparadas con el periodo 1961-1990, basadas en los tres principales bases de datos de temperatura global (HadCrut4, NASA GisTEMP y NOAA).
Las barras rojas muestran El Niño del año, las azules corresponden a La Niña y las grises son neutrales. Margen de error: 0,1 ºC. Imagen de la WMO.
Anomalías en las temperaturas medias globales medidas en superficie en comparación con las medias del periodo 1961-1990,
Imagen de Carbon Brief, usando valores medios extraídos de las bases de datos de temperaturas medias globales de HadCRUT4, NASA GisTEMP y NOAA.