La insostenibilidad en turismo se paga y además puede ser muy cara. El síndrome del “morir de éxito”

Por Arturo Crosby*

No es que de repente la moda es que todo deba ser sostenible y en concreto el turismo, sino que debería ser sentido común para los emprendimientos y empresas, en este caso turísticas, aunque válido para todos.
 
Es cierto que si solo se mirase las cuentas de resultados de los alojamientos turísticos, pues estas salen bastante importantes y mas en estos últimos años y con previsiones de seguir creciendo, lo que augura un buen negocio para las empresas de esta industria y en especial las que se ubican en destinos maduros como por ejemplo los españoles del sol y playa y algunas ciudades clave.
Si no se tiene en cuenta los costes de servicios, infraestructuras públicas y demás facilidades para los turistas, el balance sin duda sale muy positivo. Pero si se pusiese en la balanza costes e ingresos, ya habría grandes dudas.
Lo cierto es que no todo es tan bonito, como parece y de hecho el denominado “Sindrome Venecia” cada vez esta más presente y se agudiza.
Es un hecho el “Tourist go Home” de Barcelona, donde al igual que Venecia, los cruceristas y las grandes concentraciones de turistas, muchos de ellos tipo low cost, que no por eso, sino porque su repercusión económica es mucho menor y generan el mismo coste, han y están causando tal impacto social, que están obligando a sus responsables públicos a tomar medidas urgentes, porque en muchas ocasiones se hace realmente insostenible.
Estos episodios de reacción activa y negativa por parte de la comunidad, son como muchos indicadores ambientales de capacidad de carga, alertas que a veces ya pueden indicar situaciones irreversibles o como mínimo de muy alto coste.
Se puede afirmar que son un caso de “morir de éxito” por su insostenibilidad. El problema es que pueden morir y la reencarnación o resurrección del destino es poco probable. Puede que algunas empresas se puedan deslocalizar pero nunca el destino. Es lo que técnicamente se llama entrar en la fase de declive.
Aquí nos enfrentamos a una duda sobre la sostenibilidad y la competitividad, porque al final no ser sostenible puede ser muy caro y si no vean estos casos como Reikiavik, Venecia, Barcelona… o como Nueva York ha actuado re-conduciendo la oferta y flujos turísticos hacia otros barrios, creando entornos propicios y fuera del área más atractiva de Manhattan. En parte esto se llamaría rejuvenecimiento de un destino que podía estar estancado o comenzando su declive.
La sostenibilidad turística implica una gestión eficiente de su patrimonio social, cultural, natural-ambiental, y económico y a su vez estos factores son la clave para conseguir calidad y por ende experiencias memorables en sus visitantes, pero también sin olvidar a su comunidad que son parte esencial de ese todo que forman los destinos y suele olvidarse.

* CEO Forum Natura Internacional - Imagenes: ‪Ecotumismo‬ - ‪Te interesa‬ - Publicado en: Ecoportal.net
------------
¿Qué es el turismo sostenible? 
 “Pasear sin destruir, visitar sin dejar una huella negativa, conocer sin ensuciar, descubrir sin destrozar, consumir sin contaminar, ofrecer servicios que respeten el medioambiente, todo eso y más es parte del turismo sostenible.”

Definición y características 
El turismo es una de las industrias de más rápido crecimiento en el mundo y una fuente importante de ingresos para muchos países. Al ser una industria orientada a las personas, el turismo también proporciona muchos puestos de trabajo, que han ayudado a revitalizar las economías locales. Sin embargo, al igual que otras formas de desarrollo, el turismo también puede ser fuente de problemas como la pérdida del patrimonio cultural, la dislocación social, la degradación ecológica y la dependencia económica. Aprender cuáles son los impactos que el turismo puede tener ha llevado a muchas personas a buscar la forma de que sus vacaciones no tengan repercusiones medioambientales, ya sea por su parte como visitante y al mismo tiempo eligiendo lugares y servicios que se orienten al turismo responsable Por ello hoy en día existen varias formas de turismo alternativo o sostenible, tales como: el turismo basado en la naturaleza, el “ecoturismo y el turismo cultural. El turismo sostenible se está volviendo tan popular que algunos dicen que lo que actualmente llamamos "alternativa" será habitual en pocos años. Todas las actividades de turismo sin importar la motivación (vacaciones, viajes de negocios, conferencias, experiencias deportivas o de aventuras, escapadas románticas o visitas puntuales) ni la duración de las mismas, deben ser sostenibles. El turismo sostenible se define como aquel que respeta tanto a la población local como al viajero, al patrimonio cultural y al medio ambiente. Se trata de proporcionar a la gente unas vacaciones emocionantes y educativas, que al mismo tiempo sean beneficiosas para el lugar elegido. 
Objetivos del turismo sostenible 
 El objetivo principal de este tipo de turismo es apreciar tanto los beneficios (para disfrutarlos) como los problemas (para evitarlos) derivados de las diversas formas de turismo, especialmente en términos de equidad social y medio ambiente. Además, es importante tener en cuenta que el turismo sostenible permite desarrollar una conciencia crítica de las formas en que esta actividad puede mejorar el bienestar de las personas y proteger el patrimonio natural y cultural. Otro de sus pilares es promover un compromiso personal con las diversas formas de turismo que existen, con el fin de maximicen vez de desvirtuar, el desarrollo humano sostenible y la calidad ambiental. La idea fundamental es que se puede llegar a un sitio, disfrutarlo e irse de él, sin dejar huellas negativas de ningún tipo.

Fuente: Sostenibilidad

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”