Trump: ¿carta blanca para seguir emitiendo CO2?

“El nuevo presidente de los EEUU, Donald Trump está cumpliendo con las promesas de su campaña: desde un principio dijo que no era fan del Cambio Climático y que tome medidas que lo agraven no sorprende a nadie. Lo cierto es que los ambientalistas y ecologistas auguran cuatro años de oscurantismo y retrocesos en ese ámbito.”

 América primero es su lema y ha dejado muy claro que combatir el aumento de las emisiones de C02 o de los Nox no está entre sus prioridades; más bien le importa poco, puesto que lo primero que ha hecho es retomar la construcción de los oleoductos para seguir quemando combustibles fósiles y es un acérrimo defensor del carbón como fuente de energía. Trump dice NO a la COP21 El presidente electo podría hacer varias cosas para frustrar el acuerdo: la primera sería retirar formalmente a los Estados Unidos dentro del año siguiente a que éste entre en vigor y para ello no necesita la aprobación del Congreso. Esta es la opción más agresiva y es probable que provoque una feroz condena internacional y una importante resistencia interna. 
La segunda opción sería cumplir con la cláusula que dice que los países firmantes deben esperar al menos tres años antes de activar un período de suspensión de un año, seguido de una espera adicional de un año más, lo que lo llevaría casi al final de su mandato. El escenario final y tal vez el más probable, es simplemente no hacer ningún esfuerzo por cumplir con las medidas propuestas en París y necesarias para reducir la contaminación, por ejemplo, las emisiones de CO2, en los Estados Unidos. No a la EPA ni a las energías limpias Trump entre sus medidas anti ambientales, ha dicho que le gustaría eliminar la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, responsable, entre otras cosas, de regular la contaminación por gases de efecto invernadero en el país. En vez de ello colocó como director de la misma a un acérrimo defensor del fraking. Esto ha provocado que ecologistas y ambientalistas se quejen amargamente de que si no se sigue el plan de reducción que había impuesto Obama y la tendencia al uso de energías limpias, las emisiones de C02 y de los demás gases que provocan y agravan el efecto invernadero se dispararán y sus consecuencias en la salud y el medioambiente serían gravísimas. Respecto al Plan de Obama de las Energías limpia, ya se lo estaba combatiendo internamente desde que lo presentó, de hecho, hay al menos 24 estados que lo han apelado, con el argumento de que las reducciones de CO2 impuestas se podría considerar que son anticonstitucionales, pues interfieren contra los derechos de las personas (a contaminar, se sobreentiende). Al controvertido presidente Trump le están poniendo trabas de todo tipo ante medidas del tipo migratorio, laboral o económico, pero lamentablemente en el tema medioambiental, cuenta con el apoyo de las dos cámaras de su partido, así que los estadounidenses tendrán que despedirse del aire puro, los cielos límpidos y los controles de gases contaminantes.

Fuente: CO2

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”