España: ¿Cómo se renegociará la limpieza de residuos nucleares en Palomares con la administración Trump?

50 años después Tres de las cuatro bombas que cayeron de un avión en 1966 fueron encontradas cerca del pueblo pesquero de Palomares. Los dispositivos explosivos no nucleares habían detonado contaminando un área de dos kilómetros cuadrados con plutonio. La cuarta bomba cayó en el mar y se recuperó meses después. 

Medio siglo más tarde, el 19 de octubre de 2015, España y Washington firmaron un acuerdo que no es legalmente vinculante allanando el camino para que los EEUU se ocupen de retirar y transportar, unos 50.000 metros cúbicos de suelo contaminado de las costas almerienses. El proyecto requiere un tratado internacional que todavía tiene que ser ratificado por el Congreso de España y se calcula que costará un mínimo de 150 millones de euros, recoger y trasladar toda esa cantidad de tierra contaminada. Tanto el gobierno de Obama como el español acordaron cerrar el acuerdo antes del 31 de diciembre de 2015, dadas las condiciones que imperaban en ese momento en España, ante las elecciones fallidas del 20 de diciembre. Según fuentes de la Embajada de Estados Unidos en Madrid, las reuniones que tenían como propósito la limpieza medioambiental de Palomares, fueron meramente técnicas, dado que la administración provisional encabezada por Mariano Rajoy del Partido Popular carecía de la autoridad para firmar un acuerdo internacional. El 8 de noviembre, cuatro días después de que Rajoy asumió el cargo al frente de un gobierno minoritario, Donald Trump ganó las elecciones de los EEUU. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores de España dijeron que seguramente habrá que renegociar las condiciones del acuerdo anterior para recuperar la salud del Medio Ambiente de Palomares. 
Quid pro quo Como contrapartida de la limpieza de Palomares, se habría aceptado una petición de la administración Obama, para instalar una flota de unos 20 helicópteros en la base aérea de Morón en Sevilla que se usa para luchar contra el tráfico de drogas. Luego está la cuestión de la solicitud de la administración Obama para instalar agentes propios de la Agencia de Protección de Aduanas y Fronteras en el Aeropuerto de Madrid-Barajas para comprobar si hay sospechosos de terrorismo que puedan abordar vuelos a los Estados Unidos. El gobierno español no ha respondido a la solicitud y de hecho, ha expresado sendas preocupaciones a Washington, dado que los agentes estarían armados y gozarían de inmunidad diplomática, una medida que según estiman, pone en juego la soberanía nacional.

Fuente: Reciclaje de Residuos - Imagen: almeriahoy.es

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente