Francia prohíbe la cría de orcas y delfines en cautividad

 “Francia ha decidido prohibir la cría en cautiverio de marsopas, ballenas y delfines, además de aplicar reglas más estrictas para los animales que viven en parques acuático y delfinarios de todo el país; una medida que los activistas esperan sea el comienzo del final de los espectáculos que involucran a los animales.”

Una normativa muy estricta
La ministra francesa de Medio Ambiente, Segolene Royal, firmó la semana pasada la nueva legislación, que introduce “controles muy estrictos sobre la reproducción de estas criaturas marinas”, según reza el comunicado de prensa emitido por dicho ministerio. Esta medida, muy aplaudida por las asociaciones que bregan por el cierre de los espacios lúdicos que emplean animales, implicará la aplicación de regalas más radicales en este tipo de lugares y según el vocero del ministerio de Medio Ambiente, evitará entre otras situaciones lamentables, que se droguen animales en acuarios. Las nuevas normas prohíben el cautiverio de todo tipo de ballenas, delfines y marsopas, excepto las orcas y los delfines nariz de botella que ya se encuentran en determinados acuarios que cuentan con una autorización explicita para ello. El contacto directo entre los animales y el público también estará prohibido. Otra de las normativas que regirán respecto a los acuarios será la exigencia de “un aumento de al menos el 150% de las piscinas, con el fin de evitar el contacto directo de los animales con los visitantes y con otros especímenes, además de prohibir la adición de cloro como parte del tratamiento del agua. Se ha otorgado un plazo de seis meses para que los acuarios y delfinarios se adecuen a las nuevas reglas en cuanto a la cría, el contacto con el púbico, las condiciones de vida de y los cuidados de los animales, etc. y hasta tres años para ampliar sus piscinas.
A favor y en contra
Los activistas de los derechos de los animales calificaron esta nueva prohibición como un “avance histórico”. Cinco agrupaciones de conservación, entre las que se incluyen One Voice y Sea Shepherd, hicieron una declaración conjunta explicando que: “en términos claros, esto significa el fin de la cría, el intercambio de animales y los programas de importación. También comentaron que ante la imposibilidad de adquirir nuevos ejemplares y de obtenerlos por reproducción dentro de los acuarios, este sería el primer paso para que desaparezcan los espectáculos acuáticos y los circos marinos en todo el territorio francés. Por otra parte, los dueños de los establecimientos que emplean animales en espectáculos y exhibición, se han quejado amargamente de las consecuencias de dicha ley. Jon Kershaw, jefe del delfinario Marineland Antibes en el sur de Francia, calificó la nueva normativa como una auténtica “bomba” que dinamitará su negocio.

Fuente: Naturaleza

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente