Hamburgo: El anticapitalismo frente al G20

Anticapitalistas venidos de todo el planeta se han dado cita en la ciudad alemana de Hamburgo con el fin de protestar contra la cumbre del Grupo de los Veinte países industrializados y emergentes del mundo que tiene lugar el 7 y 8 de julio. Marchando por las calles de Hamburgo buscan denunciar las prácticas devastadoras y de explotación que utilizan estos países.

Para el G20 es más importante el crecimiento económico que el calentamiento global o detener la destrucción de los medios de subsistencia.
Como acostumbra a pasar en estas respuestas democráticas frente a la actitud de las “políticas” de los países participantes, el G20 recurre al despliegue policial para acallar las voces de la disidencia.
La represión cuenta con 21.000 agentes de policía e incluso con una cárcel montada expresamente para las protestas contra el G20, con capacidad para 400 personas, donde también estarán presentes jueces que tendrán potestad para pronunciarse en comparecencias de urgencia.
La Policía ha erigido una zona de 38 kilómetros cuadrados en la que estará prohibido manifestarse durante los dos días que tendrá lugar la reunión de los mandatarios.
G20 de desacuerdos
Previo al G20, Merkel nombró los principales retos de esta edición de la cumbre: el terrorismo, el cambio climático y el proteccionismo: “El mundo está inquieto, hay menos acuerdo”.

Este “menos acuerdo” que nombra Ángela Merkel es personificado sobre todo por el presidente estadounidense Donald Trump, su homólogo ruso Vladimir Putin, y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.
Los tres estarán presentes en Hamburgo y, de antemano, está claro que intentarán imponer sus propios intereses.
Erdogan busca aprovechar su visita a Alemania para dirigirse a los turcos que viven en Hamburgo.
El Gobierno germano le prohibió celebrar mítines en el país. Habrá que ver si se atiene a ello. Trump, por su parte, desea reunirse por primera vez en persona con Putin.
Los temas bilaterales abundan: la crisis ucraniana, la guerra en Siria, las sanciones contra Rusia y la presunta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.
Sin olvidar, que entre los temas del G20 estará como siempre la cooperación económica internacional, la política económica y financiera, y en esta ocasión también tendrá un papel relevante el tema del libre comercio.
Cumbre alternativa: El G20 es parte del problema
“Para el G20 es más importante el crecimiento económico que el calentamiento global o detener la destrucción de los medios de subsistencia”
Poco antes de que los jefes de Estado y de Gobierno del G20 se reúnan en Hamburgo, grupos críticos procedentes de la sociedad civil discutirán este miércoles y el jueves en una cumbre alternativa sobre soluciones para lograr un mundo mejor y reclamarán a los líderes un cambio de política.
A la cumbre de la solidaridad mundial, en el centro cultural Kampnagel en Hamburgo, se espera que acudan hasta 1.500 personas de cerca de 20 países.
Entre los organizadores se encuentran consejos de refugiados, la Fundación Heinrich-Böll -próxima a Los Verdes-, la organización de protección del clima Robin Wood y el partido de La Izquierda.
A lo largo de un gran número de paneles de discusión y talleres, la cumbre alternativa analizará problemas como el hambre, la huida de las personas de sus hogares, la destrucción del medio ambiente y el racismo.
Asimismo, buscarán estrategias para ver cómo evitar que la brecha entre pobres y ricos se agrande, cómo lograr una buena política de paz o cómo conseguir aplicar una igualdad de género.
“Bienvenidos al infierno”
En los días precedentes a la cumbre y hasta el próximo domingo hay convocadas en Hamburgo más de veinte manifestaciones y concentraciones de distinta índole, organizadas mayoritariamente por grupos de izquierda o antiglobalización, sindicatos, colectivos sociales y un sinfín de variadas organizaciones.
La denominada “acampada anticapitalista”, que se esperaba que podía concentrar a unas 40.000 personas, dispuestas a quedarse en el centro de Hamburgo hasta el domingo para participar en distintos actos de protesta fue al principio prohibida por las autoridades locales, pero tras recurrir sus organizadores a varias instancias judiciales lograron que se autorizara, aunque solo como lugar de concentración diurno, sin que pueda pasar allí la noche.
Para el viernes próximo el lema “bienvenidos al infierno” recorre la ciudad, grupos autónomos han prometido que intentarán impedir la llegada de los jefes de gobierno al centro de convenciones…

Fuente: http://www.loquesomos.org/hamburgo-anticapitalismo-frente-al-g20/ - Resumen Latinoamericano / LQS
---------
Protestas contra el G-20: casi 200 policías heridos en Hamburgo

Pese a contar con casi 20.000 efectivos, las autoridades tuvieron que pedir refuerzo de un millar de agentes a otros estados vecinos

Tras dos noches consecutivas de enfrentamientos entre la policía y manifestantes, miles de personas se congregaron este sábado en las calles de Hamburgo, Alemania, con el objetivo de protestar contra la cumbre del Grupo de los 20.
En tanto que por lo menos otros 213 oficiales resultaron heridos;, decenas de manifestantes fueron llevados a hospitales –11 de gravedad– y más de 70 activistas fueron arrestados, mientras que 96 permanecieron detenidos en espera de una investigación. 

Unas 30 marchas de protesta fue vigilada por miles de policías antimotines. Aunque la mayoría de las concentraciones fueron pacíficas y hasta creativas, algunos manifestantes lanzaron bombas molotov, tubos metálicos y piedras.
La policía precisó que este sábado por la mañana un contingente de 12 mil personas apelaba por el tema “Solidaridad en lugar de G20″. 

El legislador del Partido de Izquierda, Jan van Aken, organizó la manifestación junto con el Consejo de Refugiados de Hamburgo y los ambientalistas locales. En su cuenta de Twitter, @jan_vanaken, publicó un mensaje donde llamó a la gente a sumarse a las masas para enviar una señal contra el G20 contra la escalada y la violencia sin sentido.

Imagenes: ‪El Horizonte‬ . elfinanciero.mx


----------------
Hamburgo, capital mundial de la protesta

La ciudad está sitiada por la policía y han llegado refuerzos de otros estados de Alemania. Los disturbios se suceden mientras los líderes mundiales prosiguen sus encuentros. Este sábado se esperan cientos de autobuses y trenes con manifestantes procedentes de toda Europa.

Laura Cruz

La reunión del G-20, que dio comienzo este viernes en Hamburgo, ha congregado a miles de manifestantes antiglobalización en la ciudad alemana. Durante todo el fin de semana se esperan numerosas protestas, convocadas desde principio de año y que traerán autobuses de varias ciudades europeas. La marcha “Welcome to hell” (bienvenidos al infierno) recorrió ayer la ciudad natal de Angela Merkel y en ella participó el llamado “Black bloc” (bloque negro).
Es una táctica nacida en Alemania en los 80 y utilizada en muchas manifestaciones de todo el mundo. Consiste en formar un bloque en el que los manifestantes vayan vestidos totalmente de negro para que sea más difícil su identificación. Al grito de “a-anti-anticapitalista”, marcharon por la ciudad hasta que la policía los reprimió con cañones de agua y gas pimienta.
Los organizadores se quejaban de que se ha abusado de estas herramientas y que el agua de los cañones venía de dos direcciones, arriconando en medio a quienes protestaban. Algunos portaban paraguas y chubasqueros para intentar hacer frente a la policía, que ha prohibido las manifestaciones en un ratio de 35 kilómetros e, incluso, ha pedido refuerzos a otros Bundesländer (Estados federados).
Disturbios y violencia
La seguridad de las familias de algunos líderes no pudo ser garantizada y Melania Trump tuvo que quedarse esta mañana en su hotel, al no poder asistir a la excursión en barco por el río Elba, que estaba programada para los acompañantes de los gobernantes. El ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble, también suspendió un encuentro con estudiantes internacionales por motivos de seguridad.
Los disturbios se prolongaron varias horas y la policía cargó contra los manifestantes. En Alemania es muy normal mandar a un número muy elevado de policías a disolver manifestaciones aunque no se produzca violencia en ellas. En este caso, algunos participantes sí lanzaron piedras contra los Bullen (nombre con el que despectivamente se conoce a los policías en Alemania, que significa literalmente ‘toros’) y botellas de cristal de la cerveza Astra, fabricada en Hamburgo.
El FC St. Pauli ha ofrecido 200 plazas para dormir en las instalaciones de su estadio a los manifestantes que se quedaron sin poder acampar
Hamburgo es una ciudad con tradición reivindicativa, sobre todo en el famoso barrio de St. Pauli, donde todavía sobreviven algunas de las famosas casas “okupa” de la ciudad. Su equipo de fútbol, el FC St. Pauli, ofreció ayer 200 plazas para dormir en las instalaciones de su estadio a los manifestantes que se quedaron sin poder acampar, ya que la policía desmanteló su campamento. En las calles del barrio se podían ver carteles en contra del G-20 y algunos en los que se recordaba a Carlo Giuliani, asesinado por las fuerzas de seguridad en Génova en 2001 durante la cumbre del G8. También eran frecuentes las consignas en contra del presidente estadounidense, Donald Trump.
Coches calcinados y fogatas
Tras la primera manifestación, se han sucedido en Hamburgo otras espontáneas a lo largo del día y la ciudad ha vivido una noche de violencia callejera. Numerosos automóviles han aparecido calcinados y las redes sociales se han llenado de vídeos en los que los vehículos esquivan numerosos objetos que arden en llamas en medio de la carretera. La policía ha cortado varias calles, sobre todo las que dan acceso al centro de conferencias donde se desarrollan los encuentros de los líderes internacionales y algunas líneas de metro. Las barricadas de contenedores ardiendo se sucedían en los aledaños de la calle Beck y en otros puntos de la ciudad.
"Me manifiesto porque el mundo no puede seguir girando en contra de los intereses de la gente"
Phil Butland es un activista de Die Linke que ha viajado desde Berlín para manifestarse en contra del G-20. Cuenta que “hoy Hamburgo es una ciudad sitiada, la policía ocupa toda la ciudad y está reprimiendo duramente con cañones de agua. Me manifiesto porque el mundo no puede seguir girando en contra de los intereses de la gente. La causa principal de la crisis actual son líderes como Trump, Merkel, Erdogan o Putin, que este fin de semana se reúnen en Hamburgo y miles de personas les están demostrando que no son bienvenidos”.
La primera jornada del G-20 ha finalizado con un concierto en la filarmónica del Elba, edificio que tardó más de quince años en estar finalizado y cuyos sobrecostes han sido diez veces más elevados que los 77 millones de Euros inicialmente presupuestados. Mientras los líderes mundiales disfrutaban de un concierto en las instalaciones del moderno edificio, en las calles continuaban las protestas. Para mañana se esperan cientos de autobuses y trenes con manifestantes procedentes de toda Europa, que marcharán por las calles de Hamburgo desde las 11 de la mañana, en la que se espera que sea la mayor manifestación de esta cumbre del G-20.

Fuente: publico.es

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”