Los nuevos riesgos para la conservación de la biodiversidad andino-patagónica (Secuestro de Carbono)


Lucas Chiappe

Como ustedes están escuchando, a través de la voz que elevamos desde distintas organizaciones no-gubernamentales de la Patagonia, últimamente está surgiendo una nueva amenaza que atenta desde un ángulo inédito hasta ahora, en contra de la conservación de nuestra biodiversidad: Los llamados “sumideros de carbono”. Una nueva forma de colonización encontrada por los paises industrializados para seguir emitiendo impresionantes cantidades de carbono a la atmósfera y justificándolo a través de la plantación de especies exóticas en el hemisferio Sur.
La excusa que se esgrime en este caso es, por dar un ejemplo concreto, que los 5 millones de Has. de “plantaciones” de árboles de rápido crecimiento que se pretenden instalar en la Patagonia, se ocupen de atrapar “para siempre” en sus tejidos la misma cantidad de carbono que los países del norte van a seguir emitiendo con sus industrias contaminantes. Una mentira que puede darnos muchos dolores de cabeza en el futuro cercano y que se puede transformar en una bomba de tiempo para nuestros planes de conservación.
Solo piensen en esto: ¿Existe algún estudio de impacto ambiental ante tamaña modificación de un ecosistema al que llamamos meseta patagónica?, ¿Quién puede garantizarnos que esa implantación masiva de un monocultivo de pinos no termine teniendo efectos contrarios a los que se pretenden alcanzar? ¿Hay algún organismo preparado para luchar contra la magnitud de los incendios forestales que van a desatarse en lugares donde prácticamente no hay agua y los vientos suelen alcanzar velocidades impresionantes durante gran parte del año?, ¿Qué cantidad y qué tipo de pesticidas se van a utilizar para controlar las plagas inevitables en cualquier monocultivo de pinos?. Además sabiendo que el cambio climatológico ya es un hecho concreto a través de las estadísticas del aumento de la temperatura en las últimas décadas: ¿Cuánto tiempo van a poder crecer esos pinos a medida que aumente el calor y la sequía en la meseta y que se ensanche el agujero de la capa de ozono? Y en el lógico caso de que esos millones de Has. de pino se sequen: ¿Se imaginan que va a ocurrir?... Simplemente que todo ese carbono acumulado en sus tejidos se va a desprender, y, al volver a la atmósfera, va a agravar de manera drástica el problema que los “expertos” quieren hacernos creer que se mitigaría de esta manera.
Por último dos consideraciones de orden práctico: ¿Sabían ustedes que esas plantaciones que los “rápidos del norte” pretenden llevar adelante en los territorios de los “pobres del sur”, son y serán pagados con inversiones que provienen de nuestros propios bolsillos, o sea a través de subsidios del Estado Argentino?.
¿Ante la magnitud de éstas cifras, alguien se puso a pensar cuál va a ser la próxima industria que va venir a la zaga de esas forestaciones? Obviamente la industria del papel con sus plantas químicas, que son consideradas entre las fabricas más contaminantes que existen en el planeta.
¿Es ése el futuro que pretendemos para la Patagonia?
En definitiva, avivémonos vecinos que una vez más nos están tratando de vender espejitos de colores. Analicemos los hechos y el negocio que les estamos brindando a los países que, como Estados Unidos, se rehusaron durante una entera década a firmar el tratado internacional para reducir las emisiones de carbono y demás gases letales a la atmósfera:
1º) Se sacan el problema de tener que reducir sus emisiones tóxicas a la atmósfera.
2º) Implantan una masa de materia prima para sus futuras industrias con los subsidios que nosotros vamos a regalarles (aumentando de esta manera nuestra deuda externa).
3º) Reciben las ganancias de los “bonos verdes”.
4º) Preparan sus futuros negociados madereros y celulósicos.
5) Y encima, “lavan sus conciencias” ante los reclamos del sur y “se pintan de verde” ante los ojos medio nublados de la humanidad.....
Todo por 2 pesos.
Y si luego de analizar estas cifras y estos motivos todavía la Argentina va a apoyar en la próxima "cumbre" la postura norteamericana para que los “sumideros” se acepten como parte de los mecanismos para la reducción del calentamiento global (efecto invernadero), y nosotros los patagónicos aceptamos esas supuestas “inversiones” bajo el pretexto de crear empleo y desarrollar recursos genuinos para nuestra región: "- Que la inocencia nos valga compatriotas".

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente