Propuestas para el Manejo de Bosques Fiscales, Reservas Forestales y Parques Provinciales



PROYECTO LEMU - EPUYEN
LUCAS CHIAPPE

1º.- En primer lugar y mediante una Ley pertinente se deberán definir las Areas Naturales Protegidas de la Provincia, vale a decir las áreas merecedoras de un grado de protección especial debido a su belleza paisajística, su valor como banco genético, su importancia para la regulación hídrológica de las cuencas y muchas razones más, faciles de resumir para cualquier experto forestal.
Cabe acotar que este paso imprescindible de zonificación fue contemplado acertadamente por la DGByP (Dirección General de Bosques y Parques, hoy elevada al rango de Sub-Secretaría), durante la administración del Ing. Arnoldo Diaz quien, a instancias de las Ong que se dedican a la conservación de los Bosques Andino-Patagónicos, preparó un proyecto para la creación de una "Red de Areas Naturales Protegidas y de Usos Múltiples de la provincia del Chubut en Junio de 1996. 
Sin embargo ese proyecto que incluía una serie de 11 zonas específicas con detalles de su ubicación geográfica, delimitaciones, superficies y mapas satelitales, fue "cajoneado" por las sucesivas administraciones, sin ninguna explicación oficial. Situación que facilitó, permitió y estimuló todos los conocidos desmanes ocurridos dentro de los bosques fiscales provinciales desde ese momento. Las únicas voces de protesta por la falta de implementación de este Proyecto de Ley (que hubiera evitado el caos que hoy lamentamos los chubutenses) se elevaron desde las organizaciones no-gubernamentales cordilleranas que hicimos públicos nuestros reclamos una y otra vez en los medios patagónicos. Llegándose a debatir esta situación con varios políticos y funcionarios interesados en esta propuesta, quienes manifestaron la imposibilidad de transformar el sospechoso inmobilismo de los poderes Legislativo y Ejecutivo, respecto al tema. 
Sin embargo en Agosto de 1999 el Ing. Carabelli a cargo del area de conservación del Ciefap organizó un seminario de dos días que permitió reverdecer el proyecto de la Red de ANP de la Provincia, señalándose en ese taller la necesidad de ampliar las 11 áreas propuestas en 1996, agregándole otros 4 lugares propuestos por su valor y bio-diversidad.
Lo único que provocó este hecho fue que la DGByP consiguiera un subsidio y delegara en una consultora compuesta por un equipo multidisciplinario, la confección de un diagnóstico sobre la Reserva Forestal Cuartel Epuyén que recién iba a desembocar en su cambio radical de "status" 4 años más tarde, transformándose en la Reserva Forestal y de usos múltiples Lago Epuyen. 
En definitiva, bajo nuestra óptica la implementación de esta Red de Areas Naturales Protegidas sería la única forma de garantizar la permanencia de esos bosques fiscales bajo la administración pública provincial, impidiendo que funcionarios inescrupulosos terminen privatizando, enajenando, vendiendo e incluso alquilando este valiosísimo bien común, aduciendo el débil argumento que esos bosques fiscales se hallan dentro de los ejidos municipales administrados por ellos (uno de grandes peligros de ese engendro de Ley llamada Administradora Forestal, aprobada en la Legislatura pero vetada luego por el Poder Ejecutivo)
Todos conocemos la apetencia inmobiliaria y la codicia que despiertan los boques nativos patagónicos y nadie puede desconocer la vulnerabilidad de los administradores y funcionarios políticos cuando se barajan cifras altísimas como es el caso de las tierras con bosque nativos cordilleranos y/o costas de lago o ríos. 
Y es por eso que consideramos una falta gravísima por parte de las autoridades gubernamentales dejar sin definir una política forestal clara con una legislatura adecuada a los tiempos en que vivimos.
NO hay excusas para demorar la sanción entonces de esta Red de ANP de la Provincia y éste debería ser el punto de inicio si lo que se quiere es regularizar la situación de descontrol existente y si se pretende legislar con una visión de futuro que apunte al beneficio del conjunto de la población y no al provecho económico de unos pocos ricos poderosos y/o influyentes como ha sido el caso hasta aquí.
Lo que proponemos entonces es: 
A) Que todos los bosques fiscales libres de ocupación, en jurisdicción provincial sean declaradas Areas Protegidas y de Usos Múltiples.

B) Que las ANP que estén reservadas con anterioridad mediante Decretos del Ejecutivo, se ratifiquen definitivamente mediante ésta Ley.

C) Que las tierras forestales libres de ocupación ubicadas en jurisdicciones municipales debán considerarse áreas protegidas, siempre y cuando no tengan un destino específico documentado por Ordenanza y ratificado a través de una plebiscito, garantizando que no se contraponga su uso con el bienestar general.
2º.- Continuar con la aplicación de la Ley 13273 y su adhesión Ley Prov.124.
Consideramos que es inutil intentar cambiar una Ley que tiene una vigencia total por otra que se dilata en el tiempo y que no tiene visos de mejorar la existente.
El falso argumento de querer cambiar esa Ley porque no se cumple no nos garantiza que la que la reemplace ponga las cosas en su lugar. 
Ese argumento es el mismo que se utilizó para la aprobación de la Adiministradora Forestal aduciendo que como el Director de Bosques era un inepto había que pasar la administración de los bosques a las Municipalidades… Cuando la realidad es que lo que hay que implementar es una fiscalización estrícta y adecuada permitiendo cumplir y respetar la ley existente. 
Y si un administrador poco idóneo en ese cargo obstaculiza el cumplimiento de las leyes vigentes, simplemente hay que cambiarlo por uno que actue adecuadamente. 
En breve seguimos sosteniendo que la autoridad de aplicación debe seguir siendo la Sub-Secretaría Provincial De Bosques y Parques quien obviamente deberá mejorar su administración… Impidiendo que se perpetúen en sus cargos funcionarios inadecuados a través de la participación de un Consejo Consultivo vinculante que incluya a entidades idóneas y competentes en esta materia y algunas organizaciones no-gubernamentales de reconocida trayectoria en la conservación de los bosques cordilleranos, que cumplan funciones de monitoreo de esa gestión.
3) Crear dentro de la Dirección General de Bosques y Parques una Dirección de Areas Naturales Protegidas cuyo Director será designado por concurso.
.- Definir como Zona de Protección y establecer la intangibilidad de todas las tierras fiscales (provinciales y municipales) a partir de la cota 700snm a fin de preservar el recurso hídrico. 
Los bosques de altura (lenga y ñire) son los máximos reguladores hídricos de las cuencas y su intangibilidad permitiría preservar las cuencas resultantes aguas abajo.
5º.- Los Títulos de Propiedad existentes, las adjudicaciones en venta y permisos precarios otorgados que contengan bosques, cualquiera sea su porcentaje sobre el total de la superficie, seguirán siendo fiscalizados y administrados por la SSByP.
Los Municipios y el IAC tendrán la obligación, previo al otorgamiento de un Permiso Precario o Adjudicación en Venta de contar con la visación de la SSByP
6º.- Todas las mensuras que contengan Bosques deberán tener para su aprobación definitiva el Visto Bueno de la SSByP.
7º) Bosque quemado a causa de incendios forestales (96 % intencionales según esadísticas de la DGByP). Consideramos que dada la desaparición del 85 % de los bosques originarios de Ciprés en la cordillera ha llegado el momento de frenar su saqueo y apuntar a la restauración de lo poco que queda de los Bosques más australes del Planeta, que abarcaban hace tan sólo un siglo, todos los territorios cordilleranos desde el Norte de la Provincia del Neuquén hasta el sur de la Provincia de Chubut. 
Hoy la realidad nos indica que este valioso bien natural ha sido sobreexplotado y agotado, sin embargo la codicia inmobiliaria y antes maderera, ha encontrado en los incendios forestales intencionales una manera nefasta de seguir obteniendo materia prima para sus negociados. No podemos obviar el hecho comprobado que la recurrencia de estos fenómenos, que fue durante milenios de un incendio forestal de magnitud cada 200-300 años, se ha vuelto una constante que devora miles de hectáreas todos los años y provoca una enorme pérdida de biodiversidad, empeorando las posibilidades de subsistencia de los escasos bosques nativos que han sobrevivido a este ataque masivo.
Como es de público conocimiento las localidades de Epuyén, Lago Puelo, El Hoyo, Cholila y Corcovado han sido las más castigadas en los últimos años y las estadísticas indican que esto se debió a una clara intencionalidad… lo que nos permite afirmar que la política utilizada por la SSByP ha sido absolutamente equivocada y ha provocado año a año un desastre ecológico y social difícilmente reversible en el corto plazo.
En consecuencia exigimos que además de prohibirse la saca de madera luego de un incendio forestal, como ocurre desde hace unos años, también se imposibilite el cambio de status legal de las Reserva Forestales, hasta que se cree la Red de Areas Naturales Protegidas que incluya a los Parques Provinciales y demás ANP en todo el territorio de la Provincia

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”