lunes, 27 de febrero de 2017

El neoliberalismo y la soledad humana: la disgregación de nuestras sociedades

George Monbiot 
 
Los cuerpos y mentes de millones de personas se están viendo afectados por trastornos mentales epidémicos. Es hora de preguntarse adónde nos dirigimos y por qué. ¿Qué mayor síntoma de fracaso puede dar un sistema que el hecho de provocar psicopatías epidémicas? Aun así, la ansiedad, el estrés, la depresión, la ansiedad social, los desórdenes alimenticios, la autoagresión y la soledad son males que afligen a las sociedades en todo el mundo. Los últimos y alarmantes datos publicados sobre la salud mental de niñas y niños británicos reflejan una situación de crisis global.

Existen múltiples razones secundarias para este desgraciado fenómeno, pero me parece que la causa subyacente es la misma en cualquier lugar: los seres humanos, en tanto que mamíferos extraordinariamente sociales y cuyos cerebros están programados para interactuar con los demás, están sufriendo un proceso de disgregación. Los cambios económicos y tecnológicos son factores fundamentales en esta cuestión, pero también lo es la ideología. A pesar de que nuestro bienestar está inseparablemente vinculado a la vida de los demás, el mensaje que se nos transmite es que la prosperidad se alcanza por medio de un individualismo extremo, competitivo y ególatra.
En el Reino Unido, hombres que han pasado toda su vida entre cuatro paredes (la escuela, la universidad, el bar o el parlamento) nos aleccionan para que uno solucione sus problemas por sí mismo. El sistema educativo se hace más brutalmente competitivo año tras año. La búsqueda de empleo es una batalla a sangre en la que lucha una multitud de personas desesperadas por un número cada vez menor de puestos de trabajo. Los nuevos carceleros de los pobres atribuyen una culpa individual a las circunstancias económicas y los interminables concursos televisivos alimentan unas esperanzas imposibles, mientras las oportunidades reales se contraen.
El consumismo suple el vacío social pero, lejos de curar el trastorno que provoca el aislamiento, intensifica la comparación social hasta el punto en que, tras haber consumido todo lo posible, nos convertimos en nuestras propias presas. Las redes sociales aproximan a las personas, al tiempo que pone distancia entre ellas al permitirles cuantificar con exactitud su posición social y comprobar que las otras personas tienen más amigos o seguidores.
Gracias a la brillante investigación de Rhiannon Lucy Cosslett, sabemos que las jóvenes suelen modificar las fotos que comparten en internet para parecer más esbeltas y delgadas. Algunos teléfonos lo hacen por sí solos gracias a los ajustes de “belleza” que incorporan. Ahora es posible que uno mismo se convierta en su propio ejemplo de delgadez a seguir (es decir, convertirse en su propio thinspiration, o como se ha dado en llamar hoy en día a las imágenes de delgadez que circulan por la red y cuya comparación con uno mismo sirve, a ciertas personas, como factor de motivación para reducir su peso). Bienvenida a la distopía post-hobbesiana: la guerra de todos contra sí mismos.
No es de extrañar, por lo tanto, teniendo en cuenta estos solitarios mundos interiores en los que el retoque fotográfico ha sustituido al contacto físico, que los trastornos psicológicos afecten de manera tan desmesurada a mujeres jóvenes. Un estudio realizado recientemente en el Reino Unido muestra que una de cada cuatro mujeres de entre 16 y 24 años se han autolesionado y que una de cada ocho padecen ahora de un trastorno de estrés postraumático. La ansiedad, la depresión, las fobias o el trastorno obsesivo-compulsivo afectan al 26 % de las mujeres comprendidas en esa franja de edad. Sin duda, estos datos revelan una situación crítica en materia de salud pública.
Si la ruptura del vínculo social no recibe una atención tan seria como una rotura de cadera es porque la primera no es tan visible. Pero los expertos de la neurociencia sí pueden percibirla. Un conjunto de fascinantes investigaciones realizadas en el Reino Unido sugieren que las aflicciones físicas y sociales se procesan a través de los mismos circuitos neuronales. Ello podría explicar por qué, en diferentes idiomas, es difícil describir el impacto de la ruptura de un vínculo social sin acudir a los términos empleados para explicar heridas o dolores físicos. Tanto en los humanos como en otros mamíferos de conducta gregaria, el contacto social reduce el dolor físico. Por eso abrazamos a nuestros hijos cuando se hacen daño: el afecto es un potente analgésico. Los opiáceos alivian tanto la agonía física como la angustia de la separación. Quizás esto explique el vínculo que existe entre la adicción a las drogas y el aislamiento social.
Una serie de experimentos, resumidos y publicados en la revista Physiology and Behaviour (Fisiología y conducta), muestra que los mamíferos de comportamiento social prefieren sufrir dolor físico y no sentirse aislados. Un grupo de monos capuchinos que hayan ayunado en soledad durante 22 horas, se reunirán con sus compañeros antes de acudir a la comida. Los niños que padecen abandono emocional, según muestran algunos estudios, sufren peores consecuencias para su salud mental que los niños que padecen tanto abandono emocional como maltrato físico (ya que, por horrible que sea, la violencia implica atención y contacto). La autolesión se ejerce a menudo como medida de alivio contra la angustia: otra señal que indica que el dolor físico no es tan malo como el emocional. De este modo, y tal como es bien sabido en las prisiones, uno de los métodos más eficaces de tortura es el régimen de aislamiento.
No resulta difícil apreciar las razones evolutivas de las aflicciones sociales. La supervivencia entre mamíferos se hace mucho más factible cuanto mayor sea el vínculo con el resto del grupo. Son los animales solitarios y marginalizados los que mayores posibilidades tienen de cazados por sus depredadores o de fallecer de hambre. Del mismo modo que el dolor físico nos protege de dañarnos físicamente, el dolor emocional nos protege del daño social. Nos impulsa a reconectar, aunque a muchas les resulte casi imposible.
No sorprende que el aislamiento social esté tan estrechamente relacionado con la depresión, el suicidio, la ansiedad, el insomnio, el miedo y la percepción de amenaza. Es más sorprendente descubrir el número de enfermedades físicas que causa o que exacerba. La demencia, la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, los derrames cerebrales, los déficits inmunitarios o incluso los accidentes son más comunes entre personas que sufren soledad crónica. La soledad tiene un impacto sobre la salud comparable al consumo de 15 cigarrillos diarios: incrementa el riesgo de muerte prematura en un 26 %. Esto se debe, en parte, a que se incrementa la producción de la hormona del estrés, el cortisol, que suprime el sistema inmunológico.
Estudios realizados sobre animales y humanos sugieren una posible razón para la ansiedad alimenticia: el aislamiento reduce el control sobre los impulsos, lo cual conduce a la obesidad. Dado que aquellos que están en el escalón socioeconómico más bajo tiene más posibilidades de padecer soledad, ¿puede ser esta una de las explicaciones para el vínculo evidente entre el nivel económico bajo y la obesidad?
Es fácil comprobar que algo más importante que la mayoría de los temas que nos preocupan no ha ido bien. ¿Por qué participamos en este delirio de destrucción medioambiental y perturbaciones sociales, si lo único que produce es un dolor insoportable? ¿Acaso esta pregunta no debería hacerles caer la cara de vergüenza a nuestros líderes públicos?
Existen maravillosas organizaciones sin ánimo de lucro que hacen lo posible para combatir esta plaga y con algunas de ellas colaboraré en mi proyecto Loneliness (Soledad). Pero, por cada persona a las que ayudan, muchas otras pasan abandonadas.
Este problema no requiere una respuesta política, sino algo mucho más grande: una reevaluación de toda nuestra visión del mundo. De todas las fantasías del ser humano, la idea de que puede vivir solo es la más absurda y quizás la más peligrosa. O permanecemos juntos o nos hundiremos desunidos.
George Monbiot es uno de los periodistas medioambientales británicos más consistentes, rigurosos y respetados, autor de libros muy difundidos como The Age of Consent: A Manifesto for a New World Order y Captive State: The Corporate Takeover of Britain, así como de volúmenes de investigación y viajes como Poisoned Arrows, Amazon Watershed y No Man's Land.
Fuente: https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/oct/12/neoliberalism-creating-loneliness-wrenching-society-apart?CMP=share_btn_wa - Traducción:José Manuel Sío Docampo - Imagenes: ‪Igor Morski‬


Ecuador prohibirá a funcionarios públicos tener bienes en paraísos fiscales

En un plebiscito realizado junto a las elecciones presidenciales el pasado domingo, los ecuatorianos se pronunciaron para que ninguna dignidad de elección popular ni servidor público pueda tener bienes o capitales en paraísos fiscales. Un 55% apoyó la medida. En Ecuador, casi 6 mil millones de dólares están depositados fuera del país en paraísos fiscales, de los cuales 3 mil 200 millones están en Estados Unidos y 2 mil 467 millones en Panamá.

El Ciudadano

El presidente Rafael Correa propuso este referéndum consultivo, conocido como “Pacto Ético”, el pasado mes de julio, a raíz del escándalo de los Panama Papers, documentos que revelaron activos financieros de personalidades y corporaciones del mundo –incluidas ecuatorianas– escondidos en paraísos fiscales. La aprobación de esta resolución soberana significará que, en el plazo de un año contado a partir de la proclamación de los resultados definitivos de la consulta, las autoridades electas y servidores públicos que tengan capitales y bienes de cualquier naturaleza en paraísos fiscales, deberán retornarlos al país; su incumplimiento será causal de destitución. 

Con la cláusula de un año de plazo, se argumenta que la consulta no afectaría el resultado de las elecciones realizadas el mismo 19 de febrero, ya que cualquier candidato que resulte electo, y tenga bienes o capitales en paraísos fiscales, tendrá 12 meses para cumplir con el mandato popular. Por su parte, la Asamblea Nacional debe en ese mismo plazo reformar la Ley Orgánica de Servicio Público, el Código de la Democracia y las demás leyes pertinentes, a fin de adecuarlos al pronunciamiento del pueblo ecuatoriano.
La evasión fiscal en cifras
Estudios estiman que cerca de 7.6 billones de dólares están depositados en paraísos fiscales en todo el mundo, lo que implica en muchos casos una evasión de impuestos y constituye un freno para el desarrollo, particularmente de los países del Sur al restarles fondos para su impulso económico[1]. Latinoamérica es una de las regiones más afectadas por este problema, ya que pierde más del 50% de los ingresos por impuestos sobre la renta. El 10% más rico de la población latinoamericana acumuló $7 de cada $10 de la riqueza regional y la evasión tributaria suma 340 mil millones de dólares. América Latina sigue siendo la región más desigual a nivel mundial, a pesar de grandes progresos en los últimos años.
Un informe emitido en enero de 2017 por Oxfam señala que 32 millones de latinoamericanos podrían salir de la pobreza si se pagaran los impuestos de una porción del dinero de la región escondida en estas guaridas financieras. De esta manera, tanto en América Latina como en el mundo, los paraísos fiscales se han constituido como uno de los factores que aumentan la desigualdad, por el hecho de que las personas de clase media y baja pagan impuestos y financian a los países, mientras que las élites no lo hacen.
Solamente en Ecuador, de acuerdo al Servicio de Rentas Internas (SRI), existen 94 consorcios de los 200 mayores grupos económicos ecuatorianos que tienen vinculaciones con paraísos fiscales. Según datos publicados por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, de esta nación suramericana se han fugado cerca de 30 mil millones dólares, lo que equivale a casi un tercio del PIB ecuatoriano. Solo desde 2014, han salido más de 4 mil millones de dólares del país hacia paraísos fiscales, evadiendo impuestos que podrían haber cubierto, por ejemplo, el costo de la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto ocurrido en 2016.
Ecuador lleva el tema a la ONU
Ecuador ha hecho un llamado para que este tema sea tratado a nivel de la Organización de Naciones Unidas (ONU), donde impulsa la creación de un organismo intergubernamental a favor de la Justicia Fiscal Global que pueda poner fin a los paraísos fiscales. Este organismo tributario trabajaría sobre la complicada red internacional de miles de tratados tributarios y sistemas internacionales paralelos, los cuales crean agujeros en la legislación y competencia entre países y jurisdicciones para reducir tasas de impuestos, que afectan negativamente a las economías de la región. Al eliminar esta complejidad y las inconsistencias, permitiría establecer reglas democráticas claras y así dar paso a un sistema fiscal más justo e igualitario.
En septiembre de 2016, el Canciller Guillaume Long presentó esta propuesta en la Asamblea General de la ONU. En enero de este año, en su discurso de aceptación de la Presidencia del influyente grupo G77 (que hoy reúne a 134 países), Rafael Correa anunció que este tema será una prioridad de su periodo a la cabeza de esta entidad. “Insistiremos en que se prohíban los paraísos fiscales para evitar la corrupción, el lavado de dinero, la evasión de impuestos”, declaró. La propuesta fue bien recibida por el Grupo que hace mucho tiempo viene planteando el problema. Toda vez, Correa termina su periodo presidencial en Ecuador el próximo 24 de mayo, lo que significa que la continuación de esta política en el G77 dependerá del nuevo gobierno. El candidato de la derecha, el banquero Guillermo Lasso, quien mantiene buena parte de su fortuna en paraísos fiscales, se opuso rotundamente a la consulta popular, pues considera fue dirigida contra él.
El problema radica en los países desarrollados
Diversas organizaciones sociales de todo el mundo manifestaron su compromiso de trabajar junto al gobierno de Ecuador por la justicia fiscal y erradicar los paraísos fiscales durante el seminario internacional “Hacia una agenda fiscal internacional basada en los derechos humanos: Por el fin de los paraísos fiscales y por un organismo tributario intergubernamental de la ONU”, que se llevó a cabo en la ciudad de Quito entre los días 13 y 14 de febrero, y que fue organizado por la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos (Latindadd); la Red de Justicia Fiscal LAC; la Financial Transparency Coalition y la Alianza Global por la Justicia Fiscal, junto a la Cancillería de Ecuador.
En la Declaración Final, califican de positivas las acciones internacionales del Estado ecuatoriano de promover tanto un tratado vinculante que sancione a empresas transnacionales que vulneren los derechos humanos, como la creación de un órgano intergubernamental en Naciones Unidas para abordar los aspectos fiscales.
Durante este seminario, el diputado argentino y ex ministro de economía, Axel Kicillof, recalcó que la lucha contra los paraísos fiscales no trata de oponerse a pequeños estados insulares, sino de poder operar desde los “apéndices del sistema financiero internacional que funcionan en los países centrales y usan a las guaridas fiscales como un mecanismo para hacer el trabajo sucio que necesita el sistema de especulación en su conjunto”.
Por su parte, Andrés Arauz, Ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano de Ecuador, resaltó el tema de las plataformas fiscales que son utilizadas como punto de operación de las instituciones bancarias para lavar el dinero y luego reinsertarlo a las grandes economías de los países centrales del norte. “Islas Caimán no es paraíso fiscal como Suiza, sino que es usado como un tránsito donde el capital es lavado. El 99% de los bancos de Islas Caimán son bancos estadounidenses, suizos, alemanes, que mantienen operaciones en esas islas”.
Destacó que en el caso de América Latina, el 40% de la liquidez de la región está depositada en bancos panameños y el resto se encuentra en bancos que tienen una subsidiaria en Panamá.
En el caso de Ecuador, casi 6 mil millones de dólares están depositados fuera del país en paraísos fiscales, de los cuales 3 mil 200 millones están en Estados Unidos y 2 mil 467 millones en Panamá, lo demás se encuentra repartido en bancos de Alemania, Hong Kong, etc. Arauz manifestó que con los dineros ecuatorianos en esos países, se resolvería –en términos macro monetarios– más del 85% de la problemática de la fuga de capitales.
Alainet
----------
Argentina: ONG sostienen que los trabajadores pagan lo que las grandes empresas fugan

Un grupo de organizaciones reclaman que cada empresa pague los impuestos que le corresponden: "El 60 % de lo que fugan corresponde a flujos ilícitos".
 
Pablo Waisberg
 
Un grupo de redes de organizaciones que reclaman la justicia fiscal, que cada empresa pague los impuestos que le corresponde, lanzaron una campaña global para pedir que #PaguenLoJusto y denunciaron que 1,4 billones de dólares fueron transferidos desde América Latina hacia guaridas fiscales entre el 2004 y el 2013.
"Los principales beneficiarios son las grandes empresas multinacionales y los grandes perjudicados son el Estado y la gente", sostuvo Adrián Falco, coordinador de la Fundación SES, que integra la Red de Justicia Fiscal, que forma parte de la campaña.
"Por un lado, lo que no pagan las empresas, lo pagamos nosotros. Por otro, el dinero de las guaridas no es dinero estático y esa es una faceta poco explorada debido a la opacidad de estas jurisdicciones. El dinero de las guaridas, opaco, termina financiando terrorismo, campañas presidenciales, trafico de drogas, armas, personas", agregó Falco en declaraciones a El Destape.
Falco planteó un tema que también está desarrollado en el trabajo de Nicholas Shaxon sobre de dónde sale el dinero que se aloja en las guaridas fiscales: "El robo y la corrupción están adosados al sistema político pero si se analizan las corrientes de flujo financiero ilícito el 60 por ciento de es flujos comerciales ilícitos y sólo el 5 por ciento corresponde a la corrupción política".
En su libro "Las islas del tesoro", Shaxon menciona el ánalisis del presidente de Global Financial Integrity (GFI), Raymond Baker, quien calculó que dos tercios de esos fondos están conformados por transacciones comerciales que hacen las multinacionales a través de las fronteras -elusión y evasión-, un tercio proviene del crimen organizado y el 3% de la corrupción.
"Los traficantes de drogas, los terroristas y otros delincuentes usan exactamente los mismos mecanismos y subterfugios extraterritoriales de los que se valen las corporaciones: bancos pantalla, trust y empresas fantasma", completó Shaxon.
"Sin Panamá Papers nunca hubiésemos sabido que la familia Macri tenía empresas en Panamá", señaló Falco al referirse a la opacidad de esos países que funcionan como guaridas fiscales y que, en este caso, quedaron al descubierto por una filtración masiva de documentación. Sobre esa base, el diputado Darío Martínez (Frente para la Victoria) le pidió al fiscal Federico Delgado que investigue la existencia de 50 sociedades pertenecientes al Grupo Macri, que estarían radicadas en distintas guaridas fiscales.
La campaña, que puede seguirse desde web www.paguenlojusto.org tiene materiales de información sobre los niveles de evasión y los mecanismos utilizados en los distintos países. "Ese dinero, alojado en las islitas del caribe no está quieto. El ejemplo de Hernán Arbizu, de mover plata entre cuentas de un lado a otro, es la forma de financiar otra cosas", agregó Falco.

Admitamos que nuestras creencias nos están matando


Portada de la revista Time dedicada a Keynes, diciembre 1965.

Paul Romer, nuevo economista jefe del Banco Mundial, demuele los cimientos de la corriente del pensamiento económico neoclásico, la hegemónica en nuestros días, a la que él pertenece
Joaquín Estefanía


Paul Romer es desde hace unos meses el nuevo economista jefe del Banco Mundial. Desde que Joseph Stiglitz ocupó ese cargo a finales del siglo pasado, el organismo multilateral no había tenido en ese puesto a un economista de relevancia mediática como Romer sino de perfil más discreto. Considerado por la revista Time una de las 25 personas más influyentes de EE.UU., conocido como uno de los pioneros de las teorías del nuevo crecimiento (“crecimiento endógeno”), siendo profesor en lugares como Berkeley o Stanford, Romer ha conmovido los cimientos de la profesión al publicar un texto (del que aquí adjuntamos un resumen al que se han eliminado todos los aspectos técnicos y matemáticos, que corresponden a otro tipo de publicación) en el que demuele los cimientos de la corriente del pensamiento económico neoclásico, la hegemónica en nuestros días, a la que él pertenece. La primera frase de ese artículo resume todo lo demás: “Desde hace tres décadas, la macroeconomía está yendo marcha atrás”.
Romer se ha unido en esta crítica a otros colegas que desde hace ya bastantes años ponen en cuestión la economía neoclásica, aunque la mayor parte de ellos se haya formado dentro de la misma. Recorreremos algunos de esos hitos. En el año 2009, en el momento más duro de la Gran Recesión, Paul  Krugman publicó un artículo en The New York Times (“¿Cómo pudieron equivocarse tanto los economistas?”) que dio la vuelta al mundo. Escribió el Nobel de Economía que los economistas creían tener las cosas bajo control antes de la crisis económica y que, siendo importante el error de no ver avanzar las dificultades, mucho más significativa fue su ceguera ante la posibilidad de que hubiera fallos catastróficos en la economía de mercado. No los consideraban factibles. Krugman estableció la famosa distinción entre los economistas “de agua dulce” (neoclásicos) y los economistas “de agua salada” (básicamente keynesianos).  Durante dos décadas (1987-2007) ambos grupos firmaron una paz intelectual basada en la confluencia de opiniones que salvaban al mercado de sus fallos; eran los años de la “Gran Moderación” en los que había poca inflación y las recesiones eran relativamente suaves; los economistas “de agua salada” se tranquilizaron pensando que la Reserva Federal [el banco central de EEUU] tenía todo bajo control; los “de agua dulce”, aun sin creer que las políticas de la Reserva Federal fuesen óptimas, como las cosas iban bien miraron hacia otro lado. La Gran Recesión terminó con esa paz postiza durante la cual las fricciones ideológicas entre ambos grupos habían permanecido dormidas aunque no se había producido la mínima convergencia real entre ellos.
La primera frase de ese artículo resume todo lo demás: “Desde hace tres décadas, la macroeconomía está yendo marcha atrás”
Ha sido Steve Keen, profesor australiano de quien se dice que fue el que más se aproximó a los efectos que iba a tener la Gran Recesión y al momento en el que estallaría, uno de los que más eficazmente ha atizado a la economía neoclásica (en la que ha incluido a Krugman, dando sentido a esa frase de que en economía todos somos neoclásicos respecto a alguien). Su libro La economía desenmascarada(Capitán Swing) es pródigo en ejemplos de su tesis principal: que la economía neoclásica es responsable no sólo por no haber anticipado la Gran Recesión sino por ser intrínsecamente errónea y haber contribuido a multiplicar las calamidades que intentaba prever. Si su único fallo hubiera sido no anunciar la crisis con tiempo, para que los ciudadanos pudieran guarecerse, los economistas neoclásicos no se diferenciarían de los meteorólogos que no ven llegar una tormenta: serían culpables de no haber dado la alerta pero no se les podría responsabilizar de la tormenta misma.
En cambio, los economistas neoclásicos tendrían una responsabilidad directa en la tormenta económica ya que convirtieron lo que podría haber sido una crisis financiera y una recesión “del montón” en una crisis mayor del capitalismo; las creencias y las acciones de los neoclásicos lograron que la última crisis económica fuese mucho mayor de lo que hubiera sido sin su intervención.
Las creencias y las acciones de los neoclásicos lograron que la última crisis económica fuese mucho mayor de lo que hubiera sido sin su intervención
Steve Keen, que se define a sí mismo como economista poskeynesiano y sraffiano [seguidor del economista italiano Piero Sraffa] comprometido, hace asimismo una denuncia de la penetración de la ortodoxia neoclásica en la docencia (libros de texto, profesorado, cátedras,…), en los servicios de estudio, programas de investigación, organismos multilaterales, selección de las materias principales que se estudian en las facultades de Económicas y Empresariales, medios de comunicación, etcétera. Esta posición de dominio neoclásico se muestra en los nombramientos de las jefaturas de estudios de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, gobernadores de los principales bancos centrales, ministros de Economía y Hacienda o premios Nobel de Economía.
También analiza Keen si estos economistas han reconocido su fracaso, si han reflexionado sobre las contorsiones ideológicas (las políticas monetarias expansivas, las intervenciones permanentes en la banca privada) hechas para salvarse del descrédito. Nada de nada. Un ejemplo de ello es Ben Bernanke, el anterior gobernador de la Reserva Federal, que ha argumentado que no hay necesidad alguna de revisar la teoría económica como resultado de la crisis, distinguiendo entre “ciencia económica”, “ingeniería económica” y “gestión de la crisis”… para permanecer donde estaba. “La reciente crisis financiera”, escribió Bernanke, “ha tenido más que ver con un fallo en la ingeniería económica y en la gestión económica que en lo que yo he llamado ciencia económica (…), las deficiencias en materia de ciencia económica (…) fueron en su mayor parte menos relevantes de cara a la crisis; es más, aunque la mayoría de los economistas no previeron el colapso del sistema financiero, el análisis económico ha demostrado ser –y lo seguirá demostrando-- de una importancia crítica a la hora de entender la crisis, desarrollar políticas para contenerla y diseñar soluciones de largo plazo para prevenir su recurrencia”.
La conclusión a la que llega Keen es muy significativa para este debate: ¿por qué a pesar de tantos bienintencionados economistas neoclásicos, casi todas sus recomendaciones favorecen a los ricos antes que a los pobres, a los capitalistas antes que a los trabajadores, a los privilegiados antes que a los desposeídos?. “Llegué a la conclusión de que la razón por la que manifestaban estas conductas tan poco intelectuales, tan ideológicas y en apariencia tan destructivas desde el punto de vista social no tenía que ver con patologías personales superficiales, sino que era de naturaleza más profunda: lo que ocurría es que la forma en que habían sido formados les había inculcado las pautas de comportamiento de los fanáticos, más que de intelectuales desapasionados”.
¿Por qué a pesar de tantos bienintencionados economistas neoclásicos, casi todas sus recomendaciones favorecen a los ricos antes que a los pobres?
Uno de los aspectos que centran las críticas a los economistas es la utilización excesiva del aparato matemático: la economía trata de la gente, no de las curvas, se dice. El periodista italiano Roberto Petrini, que ha escrito un alegato titulado Proceso a los economistas (Alianza Editorial), acusa al mainstream de esta profesión no sólo de errar continuamente en sus diagnósticos (“la feria de las previsiones”) sino de haber perdido el contacto con la realidad al padecer una sobredosis de matemáticas; los físicos, habitualmente discretos, han sacado del bolsillo el dedo que señala y subrayan los defectos de quienes practican una ciencia social imperfecta. Uno de ellos, Jean-Philippe Bouchard, escribió un artículo incendiario en Nature, cuyo inicio es arrollador: “En comparación con la física se puede decir que los éxitos cuantitativos de la economía son decepcionantes. Los cohetes llegan a la Luna, se extrae la energía del átomo, los satélites permiten que millones de personas encuentren el camino a casa… ¿Cuál es el resultado representativo de la economía si dejamos a un lado la recurrente incapacidad de predicción y de evitar crisis?”.
En el artículo citado, Krugman afirma que los economistas han confundido la belleza, revestida de matemáticas de aspecto imponente, con la verdad. La causa inmediata del error de la profesión fue el deseo de un planteamiento intelectualmente elegante que lo abarcase todo y que, además, brindara a los economistas la oportunidad de presumir de sus proezas matemáticas. Kalle Lasn, coordinador de un libro singular titulado Guerra de memes. La destrucción creativa de la economía neoclásica, editado por Adbusters, una organización canadiense que lleva una cruzada contra el consumismo, se pregunta: “¿Sufren los economistas de un complejo de inferioridad académico denominado `envidia de la física´?”.
En otro momento habrá que abordar la relación simbiótica entre la revolución conservadora y la economía neoclásica.
Fuente: http://ctxt.es/es/20170222/Politica/11261/neoliberalismo-paul-romer-paul-krugman-Steve-keen.htm - Joaquín Estefanía Fue director de El País entre 1988 y 1993. Su último libro es Estos años bárbaros (Galaxia Gutenberg)

EEUU: La lucha para detener el oleoducto en Dakota terminó con fuego.


Un edificio incendiado por los manifestantes que se preparan para evacuar el principal campamento contra el oleoducto Dakota Access cerca de Cannon Ball. Foto: Reuters / Terray Sylvester
Chanse Zavalla, de 26 años, de California, observa un edificio incendiado por manifestantes que se preparaban para evacuar el principal campamento cerca de Cannon Ball. Foto: Reuters / Terray Sylvester
Policía intenta despejar el campamento Oceti Sakowin en Cannon Ball. Foto: Reuters / Stephen Yang
Manifestantes en contra del oleoducto Dakota Access salen de su campamento principal cerca de Cannon Ball. Foto: Reuters / Terray Sylvester
Los manifestantes prendieron fuego las estructuras esperando la hora límite de las 2pm para abandonar el campamento Oceti Sakowin. Foto: AFP / Stephen Yang/Getty Images
Energy Transfer Partners finalizó las excavaciones bajo el lago Oahe y próximamente iniciaría la instalación del ducto bajo el embalse del río Missouri
CANNON BALL, Dakota del Norte, EE.UU. (AP) _ El petróleo podría empezar a circular por el oleoducto Dakota Access en menos de dos semanas, de acuerdo con documentos presentados por la empresa constructora a la corte poco antes de que la policía y el ejército iniciaran la evacuación de un campamento de protesta en Dakota del Norte.
Energy Transfer Partners finalizó las excavaciones bajo el lago Oahe y próximamente iniciaría la instalación del ducto bajo el embalse del río Missouri, dijo la empresa con sede en Dallas, Texas.
``Dakota Access calcula y prevé que el oleoducto estará terminado y en condiciones de llevar petróleo entre la semana del 6 de marzo de 2017 y el 1 de abril de 2017'', dijo el abogado de la empresa, William Scherman, en documentos presentados en Washington el martes.
El tramo bajo el embalse del río Missouri es el último del oleoducto de 1.900 kilómetros (1.200 millas) que transportará el crudo a través de las Dakotas y Iowa hasta un punto de embarque en Illinois. ETP obtuvo el permiso del gobierno del presidente Donald Trump, favorable a los intereses petroleros, a pesar de que las tribus indígenas siguen combatiendo el proyecto en las cortes.
Las tribus sioux de Standing Rock y Cheyenne River dicen que el ducto amenaza el agua potable, varios sitios culturales y la práctica de su religión, que requiere agua pura. ETP rechaza esos argumentos.
Las tribus empezaron a movilizarse contra el ducto a mediados del año pasado, cuando iniciaron una demanda.
Han pedido al juez federal James Boasberg que anule un permiso de cruce del río, un recurso al que ETP aún no ha respondido.
El Congreso Nacional de Indios Estadounidenses, la Asociación de Presidentes de Tribus de las Llanuras y 34 tribus presentaron un documento el jueves en apoyo al pedido de Standing Rock.
Boasberg ha convocado a una audiencia el martes para entender en un pedido de la tribu de Cheyenne River de detener las obras hasta que se resuelva el caso judicial.
Los trabajos se realizan cerca de un campamento de protesta en tierras federales donde se encontraban los opositores al ducto desde agosto. Las autoridades lo clausuraron el miércoles ante la inminencia de las inundaciones de primavera y entre 150 y 200 manifestantes lo abandonaron pacíficamente. La policía y efectivos de la Guardia Nacional arrestaron el jueves a decenas de manifestantes que se negaron a partir.
Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1987716-la-lucha-para-detener-el-oleoducto-en-standing-rock-dakota-termino-con-fuego - Edición de fotografía: Adán Jones

Recetas para destruir el planeta: 'sopa de plástico'

El estudio se centra en los microplásticos primarios, que entran en los océanos en pequeñas partículas, lo contrario a los grandes residuos de plástico, que se degradan en el agua, procedentes de las viviendas o de los productos industriales a lo largo de siete regiones geográficas.

Las diminutas partículas de plástico derivadas del lavado de productos, como los tejidos sintéticos o los neumáticos de los vehículos podrían aportar, al menos, al 30 por ciento de la 'sopa de plástico' en los océanos de todo el mundo, según un informe de la UICN, que señala que en muchos países desarrollados esta fuente de contaminación es mayor que los residuos plásticos que están en los mares. El estudio se centra en los microplásticos primarios, que entran en los océanos en pequeñas partículas, lo contrario a los grandes residuos de plástico, que se degradan en el agua, procedentes de las viviendas o de los productos industriales a lo largo de siete regiones geográficas. Las fuentes de microplásticos que analiza la UICN incluye neumáticos de coches, textiles sintéticos, los revestimientos de las paredes de los barcos, los productos de cuidado personal, los pellets de plástico e incluso el polvo de las ciudades. En total, se calcula que cada año se arroja a los océanos unos 9,5 millones de toneladas de plástico y de estos, entre el 15 y el 31 por ciento son microplásticos, de los que dos tercios proceden del lavado de textiles sintéticos y de la abrasión de los neumáticos durante su uso. El director general de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), Inger Andersen, ha señalado que este informe sirve para abrir realmente los ojos y mostrar que los residuos de plástico no son solo los plásticos que hay en el océano. Andersen ha reflexionado sobre las actividades diarias, tales como lavar la ropa o la conducción contribuyen "significativamente" a contaminar y estrangular los océanos, con efectos potenciales desastrosos para la rica diversidad marina y, con ello, sobre la salud humana. "Estas averiguaciones indican que debemos mirar más allá de la gestión de residuos si queremos abordar la contaminación marina en su integridad", concluye Andersen que hace un llamamiento a los líderes del sector privado para que tome las medidas necesarias para mejorar sus cadenas de producción. En países desarrollados, donde hay un gestión de los residuos, tales como América del Norte, los microplásticos primarios son una fuente mayor de contaminación plástica marina que los plásticos. En Asia, la principal fuente son los textiles sintéticos mientras en Asia Central, Europa y América dominan los microplásticos de los neumáticos. El responsable del Programa Marino Global de la UICN, Joao de Sousa, ha destacado que las conclusiones de este documento tienen "implicaciones importantes" para la estrategia global para atacar la contaminación por plásticos.
 Asimismo, señala que esto indica que las soluciones deben incluir el diseño de productos e infraestructuras así como mejorar el comportamiento de los consumidores. "Los tejidos sintéticos podrían ser diseñadas con menos fibras y los consumidores pueden tomar partido mediante la lección de productos fabricados con fibras naturales mejor que por los sintéticos", considera. Las diminutas partículas de plástico derivadas del lavado de productos, como los tejidos sintéticos o los neumáticos de los vehículos podrían aportar, al menos, al 30 por ciento de la 'sopa de plástico' en los océanos de todo el mundo, según un informe de la UICN, que señala que en muchos países desarrollados esta fuente de contaminación es mayor que los residuos plásticos que están en los mares. El estudio se centra en los microplásticos primarios, que entran en los océanos en pequeñas partículas, lo contrario a los grandes residuos de plástico, que se degradan en el agua, procedentes de las viviendas o de los productos industriales a lo largo de siete regiones geográficas. Las fuentes de microplásticos que analiza la UICN incluye neumáticos de coches, textiles sintéticos, los revestimientos de las paredes de los barcos, los productos de cuidado personal, los pellets de plástico e incluso el polvo de las ciudades. En total, se calcula que cada año se arroja a los océanos unos 9,5 millones de toneladas de plástico y de estos, entre el 15 y el 31 por ciento son microplásticos, de los que dos tercios proceden del lavado de textiles sintéticos y de la abrasión de los neumáticos durante su uso. El director general de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), Inger Andersen, ha señalado que este informe sirve para abrir realmente los ojos y mostrar que los residuos de plástico no son solo los plásticos que hay en el océano. Andersen ha reflexionado sobre las actividades diarias, tales como lavar la ropa o la conducción contribuyen "significativamente" a contaminar y estrangular los océanos, con efectos potenciales desastrosos para la rica diversidad marina y, con ello, sobre la salud humana. "Estas averiguaciones indican que debemos mirar más allá de la gestión de residuos si queremos abordar la contaminación marina en su integridad", concluye Andersen que hace un llamamiento a los líderes del sector privado para que tome las medidas necesarias para mejorar sus cadenas de producción. En países desarrollados, donde hay un gestión de los residuos, tales como América del Norte, los microplásticos primarios son una fuente mayor de contaminación plástica marina que los plásticos. En Asia, la principal fuente son los textiles sintéticos mientras en Asia Central, Europa y América dominan los microplásticos de los neumáticos. El responsable del Programa Marino Global de la UICN, Joao de Sousa, ha destacado que las conclusiones de este documento tienen "implicaciones importantes" para la estrategia global para atacar la contaminación por plásticos. Asimismo, señala que esto indica que las soluciones deben incluir el diseño de productos e infraestructuras así como mejorar el comportamiento de los consumidores. "Los tejidos sintéticos podrían ser diseñadas con menos fibras y los consumidores pueden tomar partido mediante la lección de productos fabricados con fibras naturales mejor que por los sintéticos", considera. ep

Fuente: Reciclaje de Residuos - Imagen: ‪theurbanearth.wordpress.com‬
------------------
La ONU lanza una campaña mundial para acabar con los plásticos en los océanos


El Programa de Naciones para el Medio Ambiente (Pnuma) lanzó hoy una campaña mundial para eliminar en 2022 las principales fuentes de basura en los océanos, entre las que predomina el plástico.
Bajo el lema “#MaresLimpios, ¡Cambia la marea del plástico!“, la ONU pidió a los Gobiernos que lleven a cabo políticas para la reducción del plásticos, y apeló a los consumidores a que abandonen el hábito de usar y tirar productos plásticos “antes de que perjudique irreversiblemente a nuestros océanos”.
Cerca del 90 por ciento de toda la basura que flota en los océanos es plástico, por lo que la organización pidió a la industria que minimice los envases elaborados con este material.
Cada año se lanzan más de 8 millones de toneladas de plástico a los océanos, el equivalente a verter un camión de basura lleno de plásticos cada minuto, según datos del Pnuma, con sede en Nairobi.
Más plástico que peces
A este ritmo, en 2050 los océanos contendrán más plásticos que peces, y aproximadamente el 99 % de las aves marinas habrá ingerido plástico, según algunas estimaciones.
Estos daños en los ecosistemas marinos ascienden al menos a 8.000 millones de dólares, ya que no solo causan estragos en la flora y fauna marina sino también en la pesca y el turismo.
“Ha llegado el momento de abordar el problema del plástico que daña nuestros océanos. La contaminación por este material navega ya por las playas de Indonesia, se instala en el fondo del océano en el Polo Norte y llega hasta nuestras mesas a través de la cadena alimentaria”, alertó el director ejecutivo del Pnuma, Erik Solheim, en un comunicado.
Uruguay y Costa Rica
Entre los países que ya apoyan esta campaña de la ONU figuran Uruguay, que se ha comprometido a gravar las bolsas de un solo uso a finales de este año, y Costa Rica, que tomará medidas para disminuir el plástico mediante una mejor gestión de los residuos y la educación.
“Nuestro objetivo es desincentivar el uso de bolsas de plástico a través de la normativa, dar una alternativa para los trabajadores del sector de residuos y desarrollar planes educativos sobre el impacto del uso de bolsas de plástico en el medio ambiente”, señaló la ministra de Medioambiente de Uruguay, Eneida de León.
Por su parte, su homólogo de Costa Rica, Edgar Gutiérrez-Espeleta, afirmó que su país está “firmemente a favor de la participación de todos los actores implicados en este tema, incluida la sociedad civil y el sector privado, para apoyar los esfuerzos nacionales y mundiales” en la lucha contra la basura marina.
La firma tecnológica Dell también ha querido unirse a esta campaña y se comprometió a reciclar el plástico de los océanos para utilizarlo en el embalaje de sus productos.
También los cosméticos
Otra fuente de basura marina son las microperlas utilizadas en productos cosméticos: cerca de 51 billones de partículas de microplástico (cantidad 500 veces superior a las estrellas que hay en la galaxia) ensucian nuestros mares y amenazan gravemente la flora y fauna marinas, según la ONU.
La organización espera poder anunciar avances en su lucha contra el plástico en los océanos durante la Conferencia de los Océanos que celebrará en junio en Nueva York y durante la Asamblea para el Medio Ambiente prevista para diciembre en Nairobi.

Foto: La ONU lanza la campaña "#MaresLimpios, ¡Cambia la marea del plástico!". EFE/Alex Hofford
EFE Verde http://www.efeverde.com/


Malos tiempos para el fitoplancton en el Océano Austral

Se espera que una serie de factores de estrés inducidos por el clima, desde el calentamiento de los mares al aumento de la acidificación oceánica hasta la reducción de la salinidad y el hielo marino, alteren las comunidades fitoplanctónicas a través del Océano Austral.

Aumenta la incertidumbre sobre el futuro de las plantas unicelulares en la base de la cadena alimentaria del Océano Austral, que juegan un papel clave en la reducción del carbono atmosférico. Se espera que una serie de factores de estrés inducidos por el clima, desde el calentamiento de los mares al aumento de la acidificación oceánica hasta la reducción de la salinidad y el hielo marino, alteren las comunidades fitoplanctónicas a través del Océano Austral. Pero una revisión de las últimas investigaciones científicas, realizada por Stacy Deppeler, estudiante de doctorado en IMAS (Institute for Marine and Antacrtic Studies) de la Universidad de Tasmania, ha revelado que una clara tendencia de cómo estos factores no afectan al fitoplancton del Océano Austral no se hará evidente hasta mediados de siglo, momento en el cual los cambios pueden ser demasiado avanzados para mitigarlos o revertirlos. "Si bien una parte fundamental del ecosistema está cambiando de maneras que podrían tener implicaciones globales, hay incertidumbre sobre exactamente cuáles serán los cambios y su impacto", dijo Deppeler en un comunicado. "Es poco probable que podamos identificar tendencias claras hasta alrededor de 2050, momento en el que probablemente habrán ocurrido grandes cambios en las comunidades fitoplanctónicas y será demasiado tarde para considerar mitigarlas. El fitoplancton es importante porque toda la vida marina en el Océano Austral depende en última instancia de ellos como fuente de alimento", dijo. También extraen carbono al fotosintetizar --explica-- y lo captan en el océano profundo cuando se hunden en el fondo marino. El nivel de carbono atmosférico sería alrededor del 50 por ciento más alto sin la absorción proporcionada por el fitoplancton del Océano Austral.
Los cambios en las comunidades de fitoplancton podrían tener implicaciones significativas para nuestro medio ambiente y clima. La investigación muestra que parece haber una tendencia hacia el fitoplancton celular más pequeño, que puede afectar a su valor nutricional para los depredadores y la cantidad de carbono capturado por la bomba de carbono. Los cambios en la capacidad del fitoplancton para fotossintetizar y crecer, o los cambios en la estructura de la comunidad de fitoplancton de células grandes que contienen mucho carbono a células más pequeñas que no tienen tanto, afectará a la cantidad de carbono que se hunde en el océano profundo. Pero entender exactamente lo que está sucediendo es difícil debido a la complejidad de los factores de estrés que afectan al fitoplancton, el tamaño y la diversidad regional del Océano Austral, y los retos logísticos de realizar investigaciones allí. "Si bien los cambios en el fitoplancton pueden ocurrir con bastante rapidez, tardarán mucho tiempo en revertirse. Aunque actualmente se desconoce si la tasa de cambio ambiental superará la capacidad del fitoplancton del Océano Austral de adaptarse, es inevitable que los cambios en el Océano Austral influyan en la cadena alimenticia allí, la biogeoquímica del océano y la retroalimentación sobre el clima", dijo Deppeler. Aumenta la incertidumbre sobre el futuro de las plantas unicelulares en la base de la cadena alimentaria del Océano Austral, que juegan un papel clave en la reducción del carbono atmosférico. Se espera que una serie de factores de estrés inducidos por el clima, desde el calentamiento de los mares al aumento de la acidificación oceánica hasta la reducción de la salinidad y el hielo marino, alteren las comunidades fitoplanctónicas a través del Océano Austral. Pero una revisión de las últimas investigaciones científicas, realizada por Stacy Deppeler, estudiante de doctorado en IMAS (Institute for Marine and Antacrtic Studies) de la Universidad de Tasmania, ha revelado que una clara tendencia de cómo estos factores no afectan al fitoplancton del Océano Austral no se hará evidente hasta mediados de siglo, momento en el cual los cambios pueden ser demasiado avanzados para mitigarlos o revertirlos. "Si bien una parte fundamental del ecosistema está cambiando de maneras que podrían tener implicaciones globales, hay incertidumbre sobre exactamente cuáles serán los cambios y su impacto", dijo Deppeler en un comunicado. "Es poco probable que podamos identificar tendencias claras hasta alrededor de 2050, momento en el que probablemente habrán ocurrido grandes cambios en las comunidades fitoplanctónicas y será demasiado tarde para considerar mitigarlas. El fitoplancton es importante porque toda la vida marina en el Océano Austral depende en última instancia de ellos como fuente de alimento", dijo. También extraen carbono al fotosintetizar --explica-- y lo captan en el océano profundo cuando se hunden en el fondo marino. El nivel de carbono atmosférico sería alrededor del 50 por ciento más alto sin la absorción proporcionada por el fitoplancton del Océano Austral. Los cambios en las comunidades de fitoplancton podrían tener implicaciones significativas para nuestro medio ambiente y clima. La investigación muestra que parece haber una tendencia hacia el fitoplancton celular más pequeño, que puede afectar a su valor nutricional para los depredadores y la cantidad de carbono capturado por la bomba de carbono. Los cambios en la capacidad del fitoplancton para fotossintetizar y crecer, o los cambios en la estructura de la comunidad de fitoplancton de células grandes que contienen mucho carbono a células más pequeñas que no tienen tanto, afectará a la cantidad de carbono que se hunde en el océano profundo. Pero entender exactamente lo que está sucediendo es difícil debido a la complejidad de los factores de estrés que afectan al fitoplancton, el tamaño y la diversidad regional del Océano Austral, y los retos logísticos de realizar investigaciones allí. "Si bien los cambios en el fitoplancton pueden ocurrir con bastante rapidez, tardarán mucho tiempo en revertirse. Aunque actualmente se desconoce si la tasa de cambio ambiental superará la capacidad del fitoplancton del Océano Austral de adaptarse, es inevitable que los cambios en el Océano Austral influyan en la cadena alimenticia allí, la biogeoquímica del océano y la retroalimentación sobre el clima", dijo Deppeler. ep

Fuente: Naturaleza - Imagenes: ‪Vista al Mar‬

sábado, 25 de febrero de 2017

La radiación de Fukushima ha contaminado todo el océano Pacífico y se pone cada vez peor


El desastre nuclear ha contaminado el océano más grande del mundo en sólo cinco años y aún continúan escapándose 300 toneladas de desechos radiactivos cada día.
 
Ecoportal
¿Cuál fue el desastre nuclear más peligroso de la historia mundial? La mayoría de la gente diría el desastre nuclear de Chernobyl en Ucrania, pero estarían equivocados. En 2011, un terremoto, que se cree fue una réplica del terremoto de 2010 en Chile, creó un tsunami que causó un colapso en la planta nuclear de TEPCO en Fukushima, Japón.Tres reactores nucleares se derritieron y lo que sucedió después fue la mayor liberación de radiación al agua en la historia del mundo. Durante los próximos tres meses, los productos químicos radiactivos, algunos en cantidades aún mayores que Chernobyl, se filtraron en el Océano Pacífico.Sin embargo, los números pueden en realidad ser mucho más altos, tal como las estimaciones oficiales japonesas han sido probadas por varios científicos como deficientes en los últimos años. Como si esto no fuera lo suficientemente malo, Fukushima sigue produciendo 300 toneladas de desechos radiactivos en el Océano Pacífico cada día. Continuará haciéndolo indefinidamente ya que la fuente de la fuga no puede ser sellada ya que es inaccesible tanto para humanos como para robots debido a temperaturas extremadamente altas.
No debería sorprender, pues, que Fukushima haya contaminado todo el Océano Pacífico en sólo cinco años. Este podría ser el peor desastre ambiental en la historia de la humanidad y casi es mencionado por los políticos, los científicos convencionales, o por las noticias.
Es interesante notar que TEPCO es una filial de General Electric (también conocida como GE), una de las compañías más grandes del mundo, que tiene un control considerable sobre numerosas corporaciones de noticias y políticos.
¿Podría explicar esto la falta de cobertura de noticias que Fukushima ha recibido en los últimos cinco años?
También hay evidencia de que GE sabía sobre el mal estado de los reactores de Fukushima durante décadas y no hizo nada. Esto llevó a 1.400 ciudadanos japoneses a demandar a GE por su papel en el desastre nuclear de Fukushima.
Incluso si no podemos ver la radiación en sí, algunas partes de la costa occidental de América del Norte han estado sintiendo los efectos durante años. No mucho después de Fukushima, los peces de Canadá comenzaron a sangrar por sus branquias, bocas y globos oculares.
Esta «enfermedad» ha sido ignorada por el gobierno y ha diezmado poblaciones de peces nativos, incluyendo el arenque del Pacífico Norte. En otros lugares del oeste de Canadá, científicos independientes han detectado un aumento del 300% en el nivel de radiación.
Según ellos, la cantidad de radiación en el Océano Pacífico está aumentando cada año. ¿Por qué esto es ignorado por los principales medios de comunicación?
Podría tener algo que ver con el hecho de que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá han prohibido a sus ciudadanos hablar de Fukushima para que «la gente no se asuste».
Más al sur en Oregon, Estados Unidos, estrellas de mar comenzaron a perder piernas y luego se desintegraron completamente cuando la radiación de Fukushima llegó allí en 2013. Ahora, están muriendo en cantidades extremadamente altas, poniendo en peligro todo el ecosistema oceánico en esa área.
Sin embargo, funcionarios del gobierno dicen que Fukushima no es culpable a pesar de que la radiación en el atún de Oregon se triplicó después de Fukushima.
En 2014, la radiación en las playas de California aumentó en un 500 por ciento. En respuesta, los funcionarios del gobierno dijeron que la radiación provenía de una misteriosa fuente «desconocida» y no era motivo de preocupación. Sin embargo, Fukushima está teniendo un impacto más grande que solo la costa del oeste de Norteamérica.
Los científicos ahora están diciendo que el Océano Pacífico ya es altamente radioactivo y en la actualidad es por lo menos 5-10 veces más radioactivo que cuando el gobierno de los EE.UU. dejó caer numerosas bombas nucleares en el Pacífico durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

Fuente: http://www.ecoportal.net/Eco-Noticias/La-radiacion-de-Fukushima-ha-contaminado-todo-el-Oceano-Pacifico-y-se-pone-cada-vez-peor
----------------------
La alta radiación obliga a sustituir un robot por otro en el reactor 2 de Fukushima

EFE Verde
Un robot tomó en 2011 esta imagen del interior del reactor 3. EFE/Tepco

Conocer la radiación fundamental para su retirada
La operadora de la accidentada central de Fukushima introducirá hoy un nuevo robot dentro de su reactor número dos para evaluar su estado, después de que otro aparato similar fuera retirado la semana pasada por los niveles demasiados altos de radiación.
El dispositivo, con forma de escorpión y desarrollado en colaboración con IRID y Toshiba, tomará imágenes, medirá la temperatura y los niveles de radiación dentro de la vasija de contención del reactor, explicó la empresa operadora de la planta, Tokyo Electric Power Company (TEPCO), en un comunicado.
Alta radiación
La introducción de este robot llega después de que operarios de TEPCO se vieran obligados a retirar un aparato de similares características después de que este midiera altísimos niveles de radiación, estimados en torno a los 650 sieverts por hora y capaces de dañar su electrónica.
Una dosis de un solo sievert al día puede causar daños graves en la salud humana y hasta la muerte, por lo que los niveles estimados en ese punto del interior de las instalaciones nucleares imposibilitan el acceso de personas.
Conocer la radiación fundamental para su retirada
Los reactores 1, 2 y 3 sufrieron fusiones parciales de sus núcleos a raíz del desastre que originó el terremoto y el tsunami de marzo de 2011, y conocer el estado exacto de las barras de combustible radiactivo es fundamental para su manejo y retirada.
En el caso de la unidad 2, los técnicos de TEPCO creen que el combustible se fundió lo suficiente como para perforar la vasija de presión y acumularse en el fondo de la de contención.
Las imágenes que tome ahora el robot servirán para evaluar el estado del reactor; además, la compañía pretende identificar la localización exacta del combustible, algo que ayudará a desarrollar nueva tecnología capaz de retirarlo.
Sin embargo, los altos niveles de radiación en las instalaciones dificultarán esta retirada, uno de los pasos necesarios para el proceso de desmantelamiento del reactor, que se calcula que durará entre 30 y 40 años.
La crisis atómica de Fukushima, desencadenada por el terremoto y posterior tsunami que azotaron el nordeste del archipiélago japonés, ha sido el peor accidente nuclear desde el de Chernóbil en 1986.

Fuente: http://www.efeverde.com/noticias/83798-fukushima-alta-radiacion-sustituir-robo/