sábado, 21 de enero de 2017

El striptease del Estado: Homenaje a Zygmunt Bauman


Una de nuestras voces alterglobalizadoras (altermundistas) más reputadas nos ha dejado en este mes de Enero de 2017. Se trata del intelectual polaco Zygmunt Bauman. Este autor nos ha servido de inspiración y fuente de conocimiento para elaborar algunos de los textos que podrás encontrar en este blog. Nos sentimos deudores de su pensamiento y, por ello, vamos a realizar una breve reseña sintética de alguna de sus ideas.
 
* Durante las últimas décadas del siglo XX la “modernidad sólida”, que ofrecía a las personas un cierto sentido de pertenencia y una identidad social estable (a través de elementos como la familia, el trabajo, el barrio o la cultura propia, entre otros) pasa a convertirse en una “modernidad líquida” donde muchas coordenadas vitales se tambalean y la incertidumbre parece inundarlo todo. En este contexto se impone la volatilidad, la temporalidad y la provisionalidad de gran parte de los compromisos y certezas que en otro tiempo aportaban cierta raigambre identitaria a las vidas de millones de personas. La modernidad líquida propia de la globalización capitalista choca, sin embargo, contra dos potentes muros: el tiempo y el espacio. La aniquilación del tiempo y el espacio constituyen un objetivo primordial para el modelo consumista propio de este tipo de modernidadad ya que constituyen los principales “muros naturales” para su expansión.
* En el entorno de “modernidad líquida”, propio de la globalización capitalista, la identidad puede llegar a convertirse en un producto más de consumo. Las clases acomodadas tienden a encontrar “identidades líquidas” o fabricadas a medida de sus propias necesidades. Se mueven libremente, viajan y escogen las etiquetas que más le gustan o les conviene en cada caso: “Mi Dios es judío, mi pizza italiana, mi coche japonés, mi democracia griega, mis números aŕabes, mis letras latinas… solo mi vecino es extranjero”. El poder se vuelve “ingrávido” y aspira a “desterritorializarse”. A la vez un segundo estrato de población, mucho más numeroso que el anterior, tiene que aceptar identidades forzadas de las que le resulta casi imposible desembarazarse. Estas clases subalternas tienden a ser encerradas en demarcaciones territoriales, raciales o culturales cada vez más estrictas y rígidas. Por último podría hablarse de un tercer grupo a los que se les niega la identidad, son la “no-personas”, las invisibles, aquellas que ni siquiera pueden llegar a aspirar a una identidad impuesta y forzada. Estamos ante una globalización asimétrica y tramposa, diseñada a la medida de las élites económicas que manejan a su antojo los “semáforos” de los flujos migratorios, y las fronteras, dando siempre luz verde a los “turistas” y luz roja a los “vagabundos”. La solidaridad con el excluido no es una opción razonable en esta “modernidad líquida”, solo la evitación y la separación. No es cuestión de amar u odiar al prójimo sino de mantenerlo inmóvil y a distancia, así se anula el dilema y la elección se vuelve innecesaria. En la mesa de la globalización capitalista no hay sillas para estas colectividades, obligadas permanentemente a “esperar fuera”, de forma estática, un turno de entrada que nunca llega. Además debe  soportar mientras tanto pesadas identidades y condiciones existenciales no libremente elegidas. La inmovilidad es la derrota mientras el movimiento es el único camino hacia la victoria.
* Los “inversores”, sin embargo, exigen entornos fiables, predecibles y estables para desplegar sus mecanismos de acción, “generadores de riqueza”. La contrapartida es un entorno cada vez menos fiable, predecible y estable para la trabajadora/trabajador condenada a soportar sobre sus espaldas la molesta carga de la incertidumbre, el miedo al futuro o los riesgos crecientes para sus expectativas vitales. Otros autores, como Wallerstein, ya hablaron de estos mecanismos de desplazamiento del riesgo, que pueden ser espaciales, temporales o intersociales, generando entornos de alta desigualdad con concentraciones progresivas de poder, capital y de capacidad de libre elección.
* En este contexto la maquinaria política de los estados tiende a especializarse en la represión y el control social de sus poblaciones, mediante dispositivos jurídicos, policiales y mediáticos diseñados al efecto. El resto de las funciones tradicionalmente vinculadas a los gobiernos y al estado del bienestar, tales como suministrar soporte vital mínimo a sus poblaciones en forma de servicios sanitarios, educativos, de vivienda, de crédito o energéticos, son ignorados y no aceptados como parte de su campo de acción o responsabilidad. “En el cabaret de la globalización capitalista el Estado realiza un striptease y al final de la función solo queda lo mínimo: el poder de su maquinaria represiva”. Los estados rivalizan entre ellos para servirles a las élites globales masas de trabajadores/as dóciles y dispuestas a ser explotadas/fecundadas por el salvífico capital nómada. A estas élites financieras les interesa estados débiles desde el punto de vista de su soberanía política-económica pero fuertes desde el punto de vista de su capacidad policial y propagandística.
La voz de Bauman, en definitiva, accesible a través de su abundante producción intelectual en forma de libros, ensayos, artículos o conferencias, constituye una herramienta relevante para entender el mundo en que vivimos y para encontrar líneas de actuación que nos ayuden a transformarlo.

Fuente: https://alterglobalizacion.wordpress.com/ - Imagenes: ‪Revista Sputnik‬

La temperatura del planeta bate su récord por tercer año consecutivo


Un estudio determina que "estamos sometiéndonos a grandes cambios" ante el fenómeno que afecta tanto a la naturaleza del mundo como a la civilización humana.

La temperatura global del planeta ha alcanzado su récord más alto en 2016 por tercer año consecutivo, lo cual determina que estamos ante grandes cambios climáticos, según un estudio científico. Es la primera vez desde que se iniciaron los registros en 1880 que las temperaturas superan la cifra del año anterior durante tres años seguidos. Estos datos se han publicado dos días antes de la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, que jurará su cargo este viernes. Trump calificó el calentamiento global como un “cuento chino” y prometió que adoptaría nuevas políticas, que irían en la línea contraria a la adoptada por su predecesor por reducir las emisiones de gases que incrementan este fenómeno.
 
El estudio determina que la temperatura de La Tierra está aumentando notablemente, alcanzando altos niveles, un hecho evidente tanto para el mundo como para la civilización humana.
En 2015 y 2016 el calentamiento global se vio incrementado por el fenómeno climático denominado El Niño, que afectó al Pacífico oriental ecuatorial.
Durante el año 2016, la temperatura promedio a través de las superficies terrestres y oceánicas globales fue de 0.94 ° C por encima del promedio del siglo XX de 13.9 ° C. Este fue el más alto entre todos los años en el registro de 1880-2016, superando el récord anterior establecido el año 2015 por 0.04 ° C.
Durante 2016, la temperatura media mundial de la superficie terrestre fue de 1,43 ° C por encima de la media del siglo XX. Esta fue la más alta entre todos los años en el registro de 1880-2016, superando el récord anterior de 2015 por 0,10 ° C.
Aunque muchos desconozcan de qué se trata el calentamiento global sienten sus efectos en el clima local. EFE
Las temperaturas altas registradas sobre tierra firme se midieron a través de Extremo Oriente Rusia, Alaska, extremo oeste de Canadá, una franja del este de los Estados Unidos, gran parte de América Central y el norte de América del Sur, el sur de Chile gran parte de África Oriental y Occidental, del sur de Asia, gran parte de las naciones insulares del sudeste asiático y Papua Nueva Guinea, y partes de Australia, especialmente a lo largo de las costas norte y este. Ningún área de tierra firme fue más fría que la media durante el año.
La única zona oceánica con temperaturas frías registradas fue al este del Paso Drake cerca de la Península Antártica, un área que ha estado mucho más fría que la media desde finales de 2013.
En cuanto al hielo y la nieve, según los datos de la NOAA analizados por el Laboratorio de Nieve Global de Rutgers, la extensión media anual de la capa de nieve en el Hemisferio Norte durante 2016 fue de 15.304.000 kilómetros cuadrados. Esto fue cerca de 160.000 kilómetros cuadrados menos que el promedio 1981-2010.
En cuanto al Mar Ártico, las tendencias recientes en el declive de la extensión del hielo polar polar ártico continuaron en 2016. Al promediar los datos diarios del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo, y observando que hubo una transición de sensor no anticipada durante el año, la extensión anual promedio estimada del hielo marino en el Ártico fue de aproximadamente 6.308.000 kilómetros cuadrados, el promedio anual más pequeño del registro.
La extensión anual del hielo marino antártico fue la segunda más pequeña registrada, por detrás de 1986, en 6.936.000 kilómetros cuadrados. En noviembre y diciembre de 2016 extensiones batieron el récord como las de menor tamaño.

Fuente: PÚBLICO / EP

Chile: Triunfo ciudadano: Luksic abandona proyecto Alto Maipo

Motivos económicos y el daño de su imagen serían las razones de su salida. El empresario estaría dispuesto a perder su inversión de 350 millones de dólares para poder salir luego del proyecto, ya que lo más probable es que no hay otros socios interesados en participar, debido al rechazo de la ciudadanía y la poco favorable inversión que representa la hidroeléctrica.

Vasti Abarca

Según informa el Mercurio, el grupo Luksic se va del cuestionado proyecto Alto Maipo. La decisión ya estaría tomada y respondería a sobrecostos, el retraso de los plazos que se habían fijado y problemas entre Luksic, que es socio minoritario con un 40% y la controladora Gener que tiene un 60%.
 
La hidroeléctrica que pasaría a través de un túnel por debajo del Parque Nacional El Morado y devolvería las aguas al río a la altura de El Manzano, podría provocar que los ríos Yeso, Colorado y Tres Esteros que ya han sido afectados con la sequía, queden de manera permanente sin agua o con un mínimo de caudal.
Además el proyecto no ha estado exento de cuestionamientos legales, debido a la contaminación con metales pesados de los cauces de aguas cercanos que han provocado las faenas de construcción, el corte de agua que provocó el proyecto durante abril del año pasado, dejando a más de cuatro millones de personas sin el suministro y la posible desertificación de 100 mil hectáreas que incluyen lagunas y glaciares que dependen del río Maipo.
Dentro de lo más llamativo de la inminente salida de Luksic, es que no vendería la parte que es de su propiedad y asumiría una pérdida de aproximadamente 350 millones de dólares, lo que resulta extraño, ya que el empresario es conocido por no perder en sus negocios millonarios.
Para la coordinadora No Alto Maipo, es uno de los mejores días que han tenido como organización, ya que consideran que esta decisión es un triunfo ciudadano y el principio del fin de este millonario y dañino proyecto hidroeléctrico.
En palabras de Nathalie Joignant, covocera de la organización: “Cualquier empresa o grupo económico que quiera comprar esta parte sabe a lo que se va a enfrentar y que es inviable económicamente, lo más probable es que este sea el principio concreto y real del fin de Alto Maipo, porque este era el socio que representaba  la cara nacional del proyecto y ahora sólo queda la multinacional de Estados Unidos. Pierde la base nacional en donde está insertada esta inversión  y probablemente Luksic se va así, rápidamente porque no debe haber otros socios que estén dispuestos a tomar este proyecto y no va a querer esperar”
Según la información que publica El Mercurio, el sobreprecio de la inversión  es de 20% lo que significaría entre 200 y 400 millones de dólares. Para la organización opositora, las razones económicas no son las únicas que motivaron esta salida, y afirman que el empresario estaría preocupado por su deteriorada imagen, lo que era una de sus principales preocupaciones cuando asumió este proyecto.
Cabe recordar que el empresario ha vivido tensos momentos cuando ha estado en contacto con la ciudadanía como cuando en abril pasado se inundó parte de providencia por el desborde del río Mapocho, lo que fue atribuido al desarrollo del proyecto hidroeléctrico y una persona quiso expresar en televisión su indignación con el empresario y fue censurado por el periodista de Canal 13 (propiedad de Luksic) o también lo sucedido en el juicio contra Gaspar Rivas a causa de los insultos proferidos por el diputado hacia Luksic, el empresario fue increpado en las afuera de los tribunales por manifestantes que le pedían abandonar el proyecto, lo cual motivo que no se presentara en la segunda citación cuando se leyó la sentencia.

Fuente: El Ciudadano  - Imagenes: ‪El Desconcierto‬ - ‪www.theclinic.cl‬

Chile: Alza de conflictos socioambientales muestra mayor asimetría de poder entre empresas y comunidades

De acuerdo al Informe Anual del INDH existe un incremento de conflictos como consecuencia del tipo de proyectos que se están desarrollando y el empoderamiento de la ciudadanía para la reclamación de sus derechos. El centralismo se identifica como otro factor preponderante, pues no admite las particularidades de los territorios y concentra la recaudación fiscal en la capital.
 
Hace algunos días el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó su Informe Anual respecto a la situación de los derechos humanos en Chile durante el 2016.
En el apartado “Derecho a un medioambiente libre de contaminación”, el INDH revisa algunos resultados del Mapa de Conflictos Socioambientales 2015, incluye la crisis medioambiental en Chiloé y analiza las propuestas y conclusiones sobre participación y consulta indígena, emanadas de la Comisión Asesora Presidencial para la evaluación del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.
Cartografía de conflictos socioambientales
La actualización del Mapa de Conflictos Socioambientales 2015 registra un incremento de controversias hasta alcanzar las 102 a junio 2015, lo que podría relacionarse con el tipo de proyectos que se están desarrollando, y también al empoderamiento de la ciudadanía para la reclamación de sus derechos.
De acuerdo al INDH, las controversias aparecen con mucha mayor frecuencia en las regiones del norte chico y grande, particularmente entre las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo (36,5%), principalmente en relación con las industrias minera (zona cordillerana) y termoeléctrica (borde costero).
En tanto en la zona central, los conflictos se producen  por la fuerte concentración de actividades económicas de alto impacto (fundiciones, centrales térmicas, minería, depósitos de residuos), donde destaca la región de Valparaíso (9,4%).
En las regiones de Bio Bio y La Araucanía (18,8%), por proyectos hidroeléctricos y sus líneas de transmisión, así como por las plantaciones forestales.
En cuanto a las causas, el catastro considera: aquellas que se originan por el lugar de la exploración o explotación (53,9 %, de estas 60% afectan a comunidades indígenas); causales relacionadas con los residuos y emisiones generados por actividades particulares (36,3%, de las cuales un 56,7% de los casos es minería y 24,3% a industria energética); y aquellas que se desencadenan por el uso y/o contaminación de recursos naturales (9,8%).
Entre los más invocados están el derecho a un medio ambiente libre de contaminación, el derecho a la salud, el derecho al agua, el derecho a la participación y a la consulta previa establecido en el Convenio 169 de la OIT.
Sobre los factores subyacentes a los conflictos socioambientales, INDH destaca la debilidad de la normativa nacional, como elemento común en las controversias. El centralismo es otro factor preponderante, pues no admite las particularidades de los territorios y por otro lado, concentra la recaudación fiscal en la capital. También se menciona la escasa capacidad fiscalizadora.
En lo relativo a las comunidades involucradas en los conflictos socioambientales, existe desequilibrio de poder para conversar y negociar, hay deterioro de las confianzas y ausencia del Estado. Las relaciones del mundo privado con el público deben adecuarse a estándares más elevados de transparencia en los procesos y acceso a información, lo que debiera propender, en consecuencia, a una nueva forma de distribuir el poder.
Participación y consulta indígena
El INDH insiste al Poder Ejecutivo para que considere, en la reforma del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, los estándares internacionales en materia del derecho a la consulta previa, libre e informada a los pueblos indígenas, incluido el análisis que el Instituto ha realizado respecto del Decreto Supremo 40 y el Decreto Supremo 66. Los cambios debieran estar conforme a las directrices del Convenio 169 de la OIT en la materia. Así mismo; INDH considera positivo conformar comisiones con participación representativa en  materias relevantes como el Reglamento del SEIA.
Relación comunidades y empresas
De acuerdo al INDH, la crisis de la provincia de Chiloé sirve para mostrar  la relación entre las empresas y los derechos humanos. El Consejo de Derechos Humanos de la ONU en  2011, generó orientaciones voluntarias que indican a las empresas una pauta de conducta en torno a prevenir, mitigar y remediar los impactos de sus acciones sobre estos derechos.
En este sentido, INDH recomienda al Poder Ejecutivo, promover que la actividad empresarial tome en consideración los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, teniendo para ello presente los tres pilares de dichos Principios: el deber del Estado de proteger, la responsabilidad empresarial de respetar y de reparar si corresponde.
En específico sobre la situación de crisis vivida e Chiloé, el INDH insta al Poder Ejecutivo y al Poder Judicial a esclarecer las responsabilidades correspondientes, y tomar las medidas de reparación que permitan un desarrollo económico sustentable y respetuoso de los derechos humanos.
 
Fuente: El Desconcierto

Chile: Declaración Cobquecura y la defensa de los territorios ante impactos y amenazas industria salmonera

A continuación se comparte declaración pública emitida en el marco del “Primer Encuentro de Comunidades y Movimientos Sociales en Conflicto con los Monocultivos Industriales del Salmon”, realizado los días 14 y 15 de enero en Cobquecura, zona costera del Ñuble.
En Cobquecura, territorio costero del Ñuble, enero del 2017

Declaración Pública

En Cobquecura los días 14 y 15 de enero del 2017 con el nombre de “Primer Encuentro de Comunidades y Movimientos Sociales en Conflicto con los Monocultivos Industriales del Salmon”,  nos hemos reunido  representaciones de diversas comunidades y organizaciones sociales en torno a distintos conflictos de carácter socio ambiental del sur de Chile, cuyo espacio ha permitido la retroalimentación de múltiples conocimientos de tipo técnico científico, socio cultural, geo político y procesos de luchas y resistencias, relacionados a los impactos que generan los proyectos acuícolas salmoneros y otros de tipo extractivista.
Al respecto, se ha emitido la siguiente declaración pública, con los siguientes puntos para su difusión:

    •    Reafirmamos desde el mural artístico creado colectivamente en el marco del encuentro,  nuestro compromiso “por la defensa de la tierra y el mar del saqueo transnacional” que se levanta con mayor fuerza para seguir resistiendo a favor de la vida y de los territorios ante los impactos y amenazas de las industrias extractivistas y de monocultivo, como lo es la salmonera.
    •    Denunciamos, de acuerdo a múltiples experiencias que constan en diversos puntos del sur de Chile, que la industria salmonera trae consigo la destrucción ambiental, el desplazamiento de las economías locales y especies nativas, la propagación de diversas infecciones, abuso y descontrol en la aplicación de antibióticos para afrontar sus plagas, daño a la salud de las personas por su consumo, contaminación severa, explotación y saqueo.
    •    Exigimos que se respeten los derechos humanos de los habitantes de los diversos territorios y que las prioridades en materia de desarrollo debe ser siempre con relación al interés público y colectivo, como derecho inalienable e irrenunciable, que vaya de acuerdo a las necesidades locales en cuanto al fortalecimiento de las economías locales, a la integridad de las personas, a la integridad cultural y social, al cuidado de las últimas reservas de la naturaleza que quedan y de las especies nativas y endémicas indispensables para la supervivencia, condiciones que son incompatibles con las prácticas de las industrias extractivistas, razón por las cual exigimos su retirada.
    •    Anunciamos la proyección y fortalecimiento de procesos de articulación  tendiente a coordinarnos entre diferentes territorios para la defensa del borde costero ante los impactos y amenazas de la industria salmonera así como otras de tipo extractivista, valorando los aportes interculturales desde diversos ámbitos organizacionales, tales como: sindicato de pescadores, agricultores, comunidades – campesinas, forjadores del turismo, movimiento estudiantil, agrupaciones ambientales, técnicos y profesionales de la ciencia, medios de comunicación social, juntas vecinales, deportistas acuáticos, entre otros.
    •    Llamamos a la población local e internacional a no consumir salmón de Chile. Como ya se ha dicho, esta especie exótica trae plagas, como el Síndrome Rickettsial, llamado “piojo del salmón”, cuyas dosis de antibióticos supera alta, amplia y gravemente el estándar internacional permitido, con riesgo a la salud de la población. Asimismo, los monocultivos de salmones en su crianza contaminan los espacios naturales (concentración de toneladas de fecas, alimentos artificiales y antibióticos). La especie del salmón es carnívora y al producirse un evento de escape de las instalaciones industriales depredan múltiples especies nativas en el mar abierto. Son millones los salomones que existen en condición de escape por razones de negligencia humana o factores naturales. La industria salmonera está relacionada con múltiples factores de desigualdad e injusticia social y de grave contaminación como ha ocurrido en Chiloé, con miles de toneladas de mortandad y debacle.   La cadena salmonera también involucra la intervención e impactos en cientos de ríos y esteros en el sur de Chile para el desarrollo de pisciculturas para la crianza de las especies.
    •    Exigimos asimismo la anulación de la Ley de Pesca. Es impresentable que en un País cuyo estado se presenta como “democrático”, se mantenga en vigencia un cuerpo legislativo construido bajo la corrupción, con prácticas perversas y mafiosas a favor de los intereses de los principales grupos económicos vinculados a los intereses pesqueros. A su vez, exigimos el fin a los mecanismos de represión y criminalización a la protesta social. En el presente, se mantiene como práctica estatal, el uso de mecanismos represivos contra legítimas luchas y causas de resistencia que defienden derechos, estando detrás de estas acciones poderes fácticos relacionados a los principales grupos económicos y políticos que manipulan la institucionalidad a favor del saqueo y del control público.
    •    Con autonomía y unidad, seguiremos avanzando por justicia y dignidad para nuestros territorios.
Participaron del “Primer Encuentro de Comunidades y Movimientos Sociales en Conflicto con los Monocultivos Industriales del Salmon”, integrantes de las siguientes organizaciones:
    •    Vigilante costero, Comité defensa del mar de Mehuin, Defendamos Chiloé, EcoChiloé, Chiloé está Privao, Comité defensa del mar de Cobquecura, Todos somos Cobquecura, Red por la Defensa de los Territorios – Araucanía, Movimiento defensa y recuperación territorios macro zona sur, Borde Costero bio bio – Coronel, Coordinadora Chorera de Talcahuano, Defensa Ambiental de Coordinadora defensa territorios del Bio Bio, ADEMA de Putú, JJVV Nonguén, Comité Defensa Pullay, Comité Defensa Colmuyao, Defensa Lirquén. Medios de comunicación independientes: El Ciudadano, Radio Placeres, Mapuexpress, El Itihue, Radio Candelaria, Radio del Mar. Ongs e instituciones:   GreenPeace, Ecoceanos, Codeff, Terram, Germina, Iglesia Católica de Cobquecura, Cesfam Cobquecura,  Municipalidad de Cobquecura.

Fuente: El Ciudadano

Argentina: Modelo productivo extractivista y sus consecuencias: Inundaciones, incendios, derrames.

Arroyos y ríos desbordados, rutas cortadas o con circulación limitada, cientos de viviendas inundadas, campos bajo agua donde apenas asoman los postes del alambrado y la población refugiándose en lugares precarios, son imágenes cada vez más frecuentes.

Esto no es casualidad. Hay certeza ya de que es el modelo agrobiotecnológico el responsable de esta situación cada vez mas recurrente, caracterizada por desbordes inusuales, como las recientes lluvias que arrojaron un panorama desolador al registrarse solo en la provincia de Santa Fe más de un millon de hectareas bajo el agua.


Para  tener una noción del panorama actual, pueblos y ciudades enteras han quedado sumergidos como Pergamino, La Emilia, San Nicolás, Rafaela, Arroyo Seco, y casi un centenar en la región centro, en la pampa húmeda, una región que fuera una de las más fértiles y ricas del mundo.
En este marco, si bien son necesarias las obras hidráulicas, éstas solo maquillan un problema coyuntural: El deterioro manifiesto en el que se encuentran los suelos hace que los mismos no absorben lo que deben, escurriendo dichas aguas hacia las cuencas inferiores. Esto es lo que en definitiva agrava las inundaciones.
Estudios realizados por Universidades Públicas y especialistas de distintas disciplinas ratifican, entre otros, que los cultivos de raíces pequeñas como la soja transgénica no permiten la infiltración profunda o la evaporación; la eliminación de la actividad pecuaria provoca la subida de las capas freáticas, la desaparición de la fauna y flora por la aplicación de más de 300 millones de litros de agrotoxicos en cada campaña, compacta los suelos y los convierte en un vidrio en el que rebota el agua.
En efecto, la aplicación del paquete tecnológico de transgénicos, agrotóxicos y siembra directa, base del agronegocio, significó la subida de las capas freáticas, la uniformidad de la granulometría superficial del suelo y la muerte directa de los micros y macros organismos edáficos alterando negativamente los ciclos del agua y los nutrientes, el flujo de energía y la dinámica de las comunidades por encima y debajo del suelo.
Se confirma, una vez más, que seguir insistiendo con las buenas prácticas agrícolas o de labranza, no constituyen una solución ni razonable ni ética a este problema, dado que nos encontramos frente a un modelo de producción hegemónico y fuera de control que, en modo similar a la minería, desequilibran la situación funcional del suelo y le exprime el suelo hasta sus últimos nutrientes.


Si a este panorama le agregamos los múltiples focos de incendios en las provincias de La Pampa, Río Negro y el sur de Buenos Aires, incontrolables por los escasos recursos de contención del fuego que hay disponibles, que provocaron la masiva mortandad de animales y cientos de hectáreas desbastadas por el fuego. Los ríos enteros contaminados por los numerosos derrames de cianuro provocados por la actividad minera, dejando a poblaciones enteras sin acceso a agua potable y una mortandad de peces incalculable. El impactante alud que enterró las localidades de Volcán, Bárcena y Tumbaya en Jujuy, cuyos habitantes se esfuerzan por recuperar sus casas, anegadas por el lodo y, de alguna forma, recuperar la vida cotidiana. Las millones de hectáreas de bosque nativo destruidas en aras de “supuestas inversiones” o mejor dicho de “especulaciones inmobiliarias”, comprenderemos que nuestro país atraviesa por una verdadera situación de catástrofe ambiental.
No cabe ninguna duda de que la aceleración de las desastres ambientales que hoy padecemos son la resultante de un modelo productivo extractivista salvaje que, violando las leyes de la naturaleza, ha seguido las leyes del Dios Mercado basadas en priorizar las máximas ganancias para unos pocos, con consecuencias que las paga todo el pueblo, no solo con la pérdida de sus bienes, sino también porque compromete su salud y su bienestar, como asimismo, su presente y su futuro.
Es claro que el modelo de producción aplicado no es amigable con el ambiente, y  que los daños que genera son sufridos por miles de ciudadanas y ciudadanos argentinos, sumado a las incalculables pérdidas sociales, económicas y productivas que ello implica en general para nuestro país.
A 20 años de la implantación de este modelo productivo, la sociedad civil, las organizaciones sociales, los investigadores y científicos, las universidades, las víctimas que se acumulan en cada rincón de la patria, vienen alertando de las consecuencias de envenenar masivamente el suelo, el agua, el aire, la naturaleza y la vida misma.
Los responsables debajo de esta catástrofe "natural", sanitaria o ambiental. tienen nombre y apellido, son productores inescrupulosos, inversores y financistas, profesionales y funcionarios que pertenecen a una economía concentrada, monopólica y transnacional, que lucran desde hace décadas con el sufrimiento y la expoliación de los pueblos ,lo que hace que sostengamos que urge la toma de responsabilidad por parte del estado de gestionar otro modelo de producción, donde se respeten los equilibrios ecosistémicos y deje de lado las declaraciones de “emergencia agropecuaria”, que todos subsidiamos y cuyo destino final beneficia a unos pocos.
Sostenemos una vez más que hay una alternativa, una verdadera salida para enfriar el planeta y actuar sobre el cambio climático y no es con represión ni con su acción desenfrenada. Solo superaremos la difícil situación que atraviesa nuestro país, planificando revertir el camino desarrollado hasta ahora, y es optando por el modelo agroecológico de producción que se opone al agronegocio.

Adhesiones:
Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria (CALISA) – Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina.
Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria (CALISA) – Escuela de Nutrición de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina.
Seminario Interdisciplinario sobre el Hambre y el Derecho Humano a la Alimentación Adecuada – Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina.
Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria y Agroecología – Universidad Nacional de Luján (UNLu), Argentina.
Cátedra Abierta de Estudios Urbanos y Territoriales – Sede Trelew de la UNPSJB, Argentina.
Cátedra Libre de Agroecología y Soberanía Alimentaria (CLAySA) – Universidad Nacional de Córdoba (UNC), Argentina.
RENACE, Red Nacional de Acción Ecologista y sus organizaciones:
ASOCIACIÓN AMIGOS DEL LAGO DE PALERMO - ACCIÓN POR LA BIODIVERSIDAD. . AMBIENTE MAR - ASOCIACIÓN CONTRA LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL - ASOCIACIÓN ECOLÓGICA DE LANÚS. A.E.L. - BIOS ARGENTINA - COLECTIVO TINTA VERDE - ECOLOGÍA Y CRECIMIENTO CON ORGANIZACIÓN SOLIDARIA. - E.C.O.S. DE SALADILLO - FUNDACIÓN UÑOPATUN – PERMAHABITANTE - MOVIMIENTO ANTINUCLEAR DEL CHUBUT. MACH - FORO ECOLOGISTA DE PARANÁ -  FEDERACION ARGENTINA DE ESPELEOLOGIA- FadE - FUNDACIÓN CULLUNCHE -
ASOCIACIÓN AMBIENTALISTA PIUKE - SOCIEDAD ECOLÓGICA REGIONAL – SER – CENTRO DE PROTECCIÓN A LA NATURALEZA. CeProNat - CENTRO ECOLOGISTA RENACER – MUYUQUI - PRO ECO GRUPO ECOLOGISTA -  ECO SITIO
Imagenes: ‪noticias-ambientales-argentina.blogspot.com‬ - ‪
La Capital - Sin Mordaza‬
 

Argentina: “La agroecología no es para una élite”

Anna Park es una yerba mate orgánica y agroecológica. Siembran, cosechan y siguen de cerca todo el proceso (hasta el envasado) y comercialización. Críticas a la falta de políticas de Estado y necesidad de articular con otros productores.

Por Darío Aranda

Papel color madera, letras negras y verdes. Es el paquete de la yerba Anna Park, que se define como “orgánica y ecológica”. Vende más de 22.000 kilos al año, en todo el país, mantienen una reserva ecológica en Misiones, son muy detallistas en cada etapa del proceso productivo y cuestionan la falta de políticas estatales. No utilizan agrotóxicos (herbicidas, plaguicidas) ni abonos químicos. Explican que ambos “contaminan los suelos y el agua, en consecuencia afectan la salud humana, animal y vegetal”.
 
  “El futuro es orgánico”, es uno de lo lemas de la yerba mate Anna Park. Destacan que es elaborada de forma artesanal, con métodos implementados por el Pueblo Guaraní en épocas de la evangelización forzosa. La llamaban “caá”, la consumían con pequeñas bombillas de caña tacuara y también mascaban sus hojas crudas. Remarcan que la principal diferencia con otras yerbas es el proceso de secado y el “estacionamiento”.
  Eric Barney recuerda que el precio de la yerba era relativamente bueno hasta la década del 60, cuando comenzó un proceso en el que los grandes molinos (y algunos grandes productores) compraron las pequeñas y medianas charcas. Todo empeoró en los 90, cuando dejó de existir el mercado concentrador (que fijaba precios de referencia) y se dejó la producción librada al mercado. “Con Menem fue tierra de nadie. Entregabas la yerba a consignación y ni sabías cuánto te iban a pagar”, recuerda Eric Barney y afirma que algunos males de esos tiempos aún perduran: el precio para el productor nunca se recuperó. “Una yerba de buena calidad siempre estuvo lo mismo que un kilo de carne. Hoy hemos quedado muy atrás”, sostiene y aclara que el 30 por ciento del costo del paquete se va en impuestos.
  Y los bancos no dan créditos sostenibles para los más pequeños. Ofrecen préstamos con hasta 40 por ciento de interés anual. Imposible para los productores familiares.
En Anna Park cuestionan el monocultivo industrial de yerba mate, que utiliza agroquímicos y empobrecimiento de suelos. En la producción convencional de yerba se utiliza mucho herbicida (glifosato) y fertilizante (urea). También suele aplicarse cal y magnesio. Y venenos para controlar el “rulo” (plaga que retrasa o reduce la brotación). “Es muy fuerte los venenos, se mueren hasta los pájaros”, señala Barney.
  En la chacra están experimentando con árboles que den sombra al yerbal. “Es todo prueba y error”, afirma María Rosa Fogeler. Como todo experiencia agroecológica, explican que se trata de probar opciones, implementar formas nuevas e intercambiar con otros. Señala que el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, espacio de referencia en algunos sectores) tampoco saben de técnicas para producir yerba sin químicos. Han estudiado y tenido contacto con productores biodinámicos (agricultura ecológica que busca el equilibrio e interrelación entre suelos, plantas y animales, que rechaza el uso de pesticidas y que tiene en cuenta el movimiento de los astros, la luna y los planetas). Algunas cuestiones comparten, otras no tanto. Sí coinciden en que los productores por fuera del agronegocios deben intercambiar saberes, articular acciones, coordinar luchas. Y tiene una certeza: “La agroecología no es para una élite”.
En Anna Park se controlan las plantas no deseadas (llamadas “malezas” por el discurso del agronegocios) con machete y motoguadaña. Y la cubierta verde también ayuda a combatirlas. Probaron con el llamado “pasto elefante”, pero no están convencidos, también les resultó muy invasivo.
Cuestionan que, en vez de promover la yerba agroecológica, desde el gobierno provincial se impulsa el maíz transgénico, que incluso es repartido (con agroquímicos incluidos) por los mismos punteros del oficialismo. Y en Misiones también se impulsa el modelo forestal, con plantas de celulosa y sus consecuencias ambientales y sanitarias. “El sistema capitalista no puede seguir sin importarle el medio ambiente, sin importarle las personas. Solo le importa la ganancia y eso no puede seguir así”, advierte Eric Barney.
Paso a paso
Todo el proceso de la yerba Anna Park está bajo la supervisión de María Rosa Fogeler y Eric Barney.
El comienzo no es nada sencillo. La semilla “es muy dura”. Debe dejarse en agua hasta “pudrirse”. De ahí a la tierra y le lleva seis meses germinar. Luego de dos años de crecer en almácigos se traslada a campo. Entre las plantas de yerba se siembra la “cubierta verde”, plantas que enriquecen la tierra, mantienen la humedad y protegen (a la yerba) de las altas temperaturas. “Gracias a la cubierta verde evitamos el uso de herbicidas y otros agrotóxicos dañinos para la salud”, explican.
Recién cuatro años después de plantado el yerbal se inicia la primera poda y la cosecha (más conocida como “tarefa”). En Anna Park la cosecha se realiza cada dos años, para que las hojas estén maduras y no se debiliten las plantas.
Luego es el turno del “sapecado”, hacer pasar la yerba por aire caliente o fuego durante unos segundos a una temperatura aproximada de 900 grados centígrados. “La yerba nuestra es oreada, el oxígeno la fermenta, le da el sabor, el aroma”, detalla Barney. A continuación se transporta a un tambor horizontal giratorio donde continúa secándose, a menor temperatura, alrededor de veinte minutos. Así la yerba pierde el 30 por ciento de la humedad. Sobreviene el “barbacuá”, horno donde se termina de secar muy lentamente. Ese proceso tarda entre quince y veinte horas.
Le sigue el “canchado”, que es la molienda gruesa. Y la “zaranda”, donde se tamiza para eliminar los palos gruesos que hayan quedado. Después se guarda en bolsas de arpillera de 50 kilos.
Otro momento clave es el “estacionamiento”. Las bolsas de yerba se guardan por dos años en un galpón a oscuras llamado “noque”. Permite que la yerba pierda la clorofila o se “amarille” (obtiene su tonalidad más clara). La yerba con poco estacionamiento es más oscura y puede provocar trastornos digestivos (por ejemplo, acidez). El estacionamiento industrial rápido es de quince a 30 días (en condiciones controladas de humedad y temperatura para acelerar un proceso que debiera ser mucho más extenso). “Tenemos clientes que nos cuentan que habían dejado de tomar mate, por la acidez, pero ahora ya pueden volver a tomar. Nuestra yerba les garantiza calidad y que no le hará mal”, destaca María Rosa Fogeler. Sobre los dichos de que es una yerba más cara, lo relativiza. “Una gaseosa cuesta más de 20 pesos pesos y te dura media hora. No hay comparación con el placer y duración de unos mates”, compara. Y aporta otro dato. Afirma que la yerba de grandes marcas se lava a los diez minutos. Anna Park aguanta más de 25 mates.
El anteúltimo momento es la molienda final, cuando se separa la hoja del palo y se muelen en dos molinos diferentes para evitar el exceso de polvo y regular la calidad de la molienda. Otra vez sirve la comparación. Anna Park no permite más de trece por ciento de palo (contra hasta el 50 por ciento de las grandes marcas comerciales).
Una vez molidos se mezclan nuevamente. Y luego llega el envasado, cuando la yerba se deja caer en una balanza vibratoria que la acomoda en el paquete sin presionarla.
“Al ser un pequeño establecimiento podemos garantizar nuestra calidad superior, ya que supervisamos cada el detalle. Anna Park es una yerba rendidora, que no se lava fácilmente y mantiene su sabor”, afirman sus productores.
“El cuidado de los yerbales y del medio ambiente es el respeto por la vida. Cuando usted disfruta del sabor de Anna Park está, además, protegiendo la naturaleza”, afirman Eric Barney y María Rosa Fogeler. Refiere a que cuentan también con una reserva ecológica, 36 hectáreas de monte nativo ubicadas en Campo Ramón (departamento de Oberá). “Allí protegemos especies nativas de animales y vegetales. Y el cultivo de la yerba mate es una alternativa de desarrollo autosustentable que nos permite mantener la reserva”, explican.

Leé más sobre este tema: Agricultura ecológica. Caso Misiones: La cuna de la yerba mate.
*Darío Aranda es periodista especializado en extractivismo (petróleo, minería, agronegocios y forestales). Trabaja en el diario Página/12, la cooperativa de comunicación La Vaca y las radios FM Kalewche (Esquel), la Cooperativa La Brújula (Rosario) y Los Ludditas (FM La Tribu). Escribe sobre pueblos indígenas, organizaciones campesinas y asambleas socioambientales. Además es autor de “Argentina originaria: genocidios, saqueos y resistencias” y “Tierra Arrasada. Petróleo, soja, pasteras y megaminería.”
En el marco de la campaña de Agroecología, escribió una serie de artículos vinculados a la temática de la agricultura ecológica. Todos los jueves publicaremos en nuestro blog una nota contando diferentes aspectos y testimonios sobre este tema. No te pierdas este especial sobre el futuro de los alimentos en la Argentina.
Fuente: http://www.greenpeace.org.ar/blog/especial-de-agroecologia-la-agroecologia-no-es-para-una-elite/17952/